Entrevista sobre la psiconeuroinmunoendocrinologia

vevi-verdaguer-500x250

 

 

 

 

 

 

 

Xevi Verdaguer empezó sus andaduras en el mundo de la salud a través de los estudios de fisioterapia. Después de trabajar y ver que había pacientes que conseguía curar y que otros, realizando lo mismo, no mejoraban, empezó a interesarse por estudiar otras disciplinas: posturología integrativa, osteopatía, acupuntura, hipnosis, suplementación, homotoxicología, microinmunología y psiconeuroinmunología. Estas son las especialidades que le han ayudado a personalizar cada uno de los tratamientos e ir a la causa del problema de cada persona teniendo en cuenta la parte emocional, mental y física del paciente. Actualmente, Xevi compagina su trabajo en consulta con la de profesor en varias universidades. Es director del Postgrado de Posturología que realiza en Madrid, Oporto y Terrassa, y codirector del Postgrado de Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE) que realiza en el centro KenZen Salut de Terrassa.

 

Te has especializado en PNIE, o lo que es lo mismo, psiconeuroinmunoendocrinología. ¿En qué se basa?

La PNIE es una disciplina que estudia las interacciones entre el sistema inmune, el sistema nervioso central y el sistema endocrino. Estos tres sistemas presentan una compleja red de conexiones. Para dar un ejemplo sencillo, si vamos mal al baño, esto nos afecta directamente al sistema nervioso, hormonal y emocional.

¿Cómo?

Sabemos que en el intestino se encuentra el 80% de nuestro sistema inmune innato. Los alimentos que comemos y cómo absorbemos sus nutrientes será de vital importancia para la salud. Por ello, las analíticas de heces para conocer el estado de la flora intestinal (las bacterias proteolíticas productoras de gases, bacterias sanas, hongos y parásitos) serán muy importantes para saber cómo interactúa el sistema inmune intestinal con el sistema nervioso y emocional.

Muy interesante

Sí, sí. Sabemos que en el intestino se fabrica alrededor del 80-95% de la serotonina que, a través de plaquetas, viajará hacia el sistema nervioso central atravesando la barrera hematoencefálica. Esta serotonina, comúnmente conocida como la hormona de la felicidad, es esencial para conseguir bienestarUn intestino intoxicado fabricará menos serotonina. Cuando me dicen: «Estoy deprimido y cansado», yo contesto: «¿Estás seguro de que evacuas correctamente cada día?».

 Y el hecho de fabricar menos serotonina, ¿en qué se traduce?

En evacuar bolitas, como las cabras. La serotonina baja implica estreñimiento, estados de depresión e irritabilidad (están tristes pero no lloran), dificultad para dormir, dolor crónico, dolor de cabeza, manos y pies fríos. Si tenemos problemas de estreñimiento, fabricaremos menos serotonina y, por consiguiente, aparecerán estos síntomas. Las personas con depresión y angustia tienen estreñimiento o alteraciones digestivas como colon irritable.

 ¿Intervienen más protagonistas en la salud intestinal?

La dopamina, el óxido nítrico y el GABA son otros neurotransmisores que también tienen mucho que ver con el intestino. Se han encontrado bacterias específicas que fabrican serotonina y GABA. A una persona que está deprimida le daré probióticos que estén relacionados con la fabricación de serotonina. Por ejemplo, únicamente las bacteriasLactobacillus plantarum, Lactobacillus rhamnosus GG, Lactobacillus helveticus, Bifidobacterium infantis, Bifidobacterium bifidum y Bifidobacterium longum son las productoras de serotonina. Solamente estas, no otras.

 Las personas con problemas psiquiátricos tienen que tener el intestino muy bien.

Mi primera pregunta para la gente que está deprimida y angustiada es cómo evacuan.

Entonces, si presenta problemas psiquiátricos, ¿hay que dar probióticos?

Sí. Tanto las personas depresivas como las que toman medicamentos psiquiátricos son personas que tienen problemas digestivos, porque estos neurotransmisores alterados se fabrican básicamente en el intestino. Los medicamentos psiquiátricos actúan solamente en la recaptación de serotonina en el cerebro, pero el problema se encuentra muy habitualmente en el intestino. En esto se basa la nueva ciencia que está emergiendo en Estados Unidos, llamada neurogastroenterología, y que resulta indispensable para integrar la salud intestinal a la salud emocional.

 ¿Qué más nos puedes contar sobre nuestros intestinos?

También es fundamental la relación estrógenos-intestinos. Yo suelo preguntar: «Cuando tienes la menstruación, ¿evacuas mejor o las heces son más pastosas?». Cuando hay un exceso de estrógenos o se reabsorben en el intestino, favorecen la activación de las hormonas del estrés y del dolor crónico, inflamación intestinal, miomas, endometriosis, síndrome premenstrual, mamas fibrosas y a los hombres, ¡les aumentan las mamas! No es ninguna casualidad, así que, ¿tienes estreñimiento y dolores menstruales?

 Si una mujer tiene problemas de menstruación o los problemas antes mencionados, ¿qué tiene que hacer?

Si tienes problemas de reglas y tienes gases, primero hay que procurar solucionar el problema de los gases. Para ello es importante suplementar bacterias buenas (probióticos) y reducir el consumo de alimentos ricos en proteína animal, etc.

¿Gases?

Los gases malolientes son un indicativo de la presencia aumentada de clostridium: unas bacterias proteolíticas que se encuentran en el intestino grueso (colon) y que se incrementan con las dietas altas en proteína animal. El clostridium aumenta la presencia de una enzima (beta-glucuronidasa) que rompe el enlace de los estrógenos (estos unidos al ácido glucurónico) facilitando la presencia de estrógenos libres en el intestino que se reabsorben. Esta reabsorción de los estrógenos a nivel intestinal favorece el aumento de estrógenos en el organismo.

En conclusión, la gente que tiene gases malolientes (por exceso de bacterias proteolíticas,clostridium) tendrá exceso de estrógenos con el consiguiente síndrome premenstrual, irritabilidad, ansiedad, inflamación intestinal (se relaciona también con cáncer de colon), exceso de histamina… Los altos niveles de histamina también son un indicador de un exceso de estrógenos en el cuerpo.

¿Cómo podemos saber si presentamos niveles altos de histamina?

Cuando el paciente sufre estos síntomas de forma recurrente: alergias primaverales (rinitis, sinusitis, estornudos); dolor de cabeza o migrañas; contracturas o dolores articulares; piel seca, atópica o eczema; estreñimiento o diarrea o ambos (colon irritable); fatiga, sensación de estar siempre cansados y presión arterial baja. Es muy, muy habitual encontrarse con dolor crónico, fatiga o falta de energía, problemas de piel, problemas de menstruación y no evacuar al baño regularmente. Intestino-estrógenos-histamina. Esto es la neurogastroenterología.

Los altos niveles de histamina tenemos que eliminarlos-degradarlos. En caso contrario, tendremos dolor, eczemas, fatiga, alergias… siempre. La incapacidad de una completa degradación de la histamina puede deberse a un déficit intestinal de diaminooxidasa, o lo que se conoce como DAO, entre otros motivos.

¿Y qué condiciona la DAO en la salud?

Un déficit de esta enzima, la diaminooxidasa, provoca una mala metabolización de la histamina alimentaria y la del medio ambiente (polen, gramíneas, ácaros del polvo). Una mala degradación de la histamina provoca el consecuente acúmulo de histamina en el organismo (histaminosis). Este déficit de DAO puede ser debido a una inflamación intestinal (por intolerancia al gluten o un virus) o bien por motivos genéticos. Es medible con un simple análisis de sangre.

Por otro lado, una catástrofe… Existen muchos medicamentos que inhiben la diaminooxidasa, como los ansiolíticos, los antidepresivos, los mucolíticos, las pastillas para la presión, los relajantes musculares… Estos medicamentos son perfectos para sufrir dolor crónico, fatiga crónica, eczemas crónicos. Si la persona tiene niveles bajos de esta enzima, entonces se le acumulará la histamina en el organismo. Tiene que reducir el consumo de alimentos ricos en histamina y dejar los fármacos que inhiben la diaminooxidasa (con la ayuda de un profesional).

 ¿Qué alimentos son ricos en histamina o facilitan su liberación?

Los peligrosos son las frutas como la naranja, el pomelo, el kiwi, el plátano, las fresas, los melocotones, las cerezas, los albaricoques y la piña. El chocolate y derivados, lácteos (leche, quesos, yogures), soja y derivados, café, té, alcohol, vinagre, pescado azul, marisco y conservas, frutos secos (especialmente nueces y cacahuetes), cerdo y derivados (embutidos), trigo y derivados (pan, pasta, pizza, bollería, harinas), tomates, pimientos, berenjenas, espinacas, acelgas, azúcar blanco, aditivos, glutamato monosódico y aspartame. En menos cantidad, también encontramos en la clara de huevo, en algunas legumbres como garbanzos, aceitunas y setas.

Para el exceso de estrógenos, ¿qué tenemos que hacer?

Hay que hacer un estudio personalizado. La evolución de la ciencia y la nueva tecnología también nos permite un estudio genético del metabolismo de los estrógenos.

Por un lado, tener en cuenta nutrientes específicos como el magnesio, la vitamina B6, la B9, la B12 y la metionina. Por otro lado, es importante tener buenos niveles de hormona luteinizante (LH), producida en la hipófisis o glándula pituitaria, que favorecerán la secreción de progesterona. De hecho, niveles bajos de progesterona y altos de estrógenos están relacionados con el síndrome premenstrual, mujeres con reglas de ciclos cortos o reglas muy abundantes. En estos casos, también es muy importante la vitamina D y el zinc, porque favorecen buenos niveles de LH y, por lo tanto, de progesterona y también de DHEA. Todos medibles en un simple análisis de sangre.

¿Qué más recomiendas a las mujeres con altos niveles de estrógenos?

Los frutos rojos son excelentes porque tienen un principio activo, las fitoalexinas, que inhiben el metabolismo de estrógenos procarcinogénicos como el 4-OH estradiol o el 16-OH estradiol. A las mujeres con miomas, endometriosis y que han tenido la regla a muy temprana edad (10 años) les puede ir muy bien.

 Cuando hay problemas digestivos, ¿qué recomiendas?

Un análisis de heces, una dieta baja en proteína animal y rica en fruta y verdura y lasuplementación de probióticos y prebióticos, que ayudan a fabricar ácido butírico, esencial para favorecer un ecosistema intestinal saludable.

Para saber todo esto, ¿siempre recomiendas hacer analíticas?

Es muy importante individualizar los tratamientos y valorar la necesidad de diferentes pruebas (analítica de heces, de aminoácidos, de ácidos grasos esenciales, de hormonas) para tener una visión bioquímica real de cada paciente. Por ejemplo, nos podemos encontrar con personas deprimidas que sintetizan buenos niveles de serotonina pero que esta no entra adecuadamente en el interior de las células porque hay alteraciones de las membranas celulares. Y están deprimidos, claro. En estos casos, la suplementación con taurina, fosfoserina y omega-3 puede ser importante para facilitar la entrada de serotonina al interior de la célula.

¿En qué casos recomiendas una desintoxicación?

En todos los casos. Es esencial realizar una buena limpieza hepática e intestinal y, al mismo tiempo, una hidroterapia de colon.

¿Cuál es tu recomendación para la desintoxicación?

Suelo recomendar desintoxicar el organismo a nivel de la matriz extracelular con la combinación de homeopatía o plantas hepáticas como el desmodium, la alcachofera, la cúrcuma (como el Hepat+ de Eophy) y también desintoxicar a nivel intracelular con la coenzima Q10. Ambas cosas son necesarias para actuar a nivel de la matriz extracelular e intracelular. Seguidamente, recomiendo limpiar los canales biliares hepáticos y de la vesícula biliar (en este caso, recomiendo la limpieza hepática de Andreas Moritz) y la limpieza de colon.

Si no vamos al baño cada día, ¿qué pasa?

Que te estás autointoxicando. Deberíamos ir al baño una o dos veces. Lo normal es ir antes de desayunar y las heces tienen que ser como churros, más gruesas que un dedo y se tienen que hundir. Si hace esto, el intestino está fabricando-metabolizando correctamente la serotonina, GABA, dopamina, etc.

Respecto a la hidroterapia de colon, ¿cada cuándo la recomiendas?

Depende de la persona, pero es muy recomendable al menos una vez al año hacer una serie de tres hidroterapias de colon seguidas. Por ejemplo, una hidroterapia a la semana durante tres semanas. Está probado que tras una serie de tres hidroterapias de colon bajan los niveles de clostridium en el intestino, aumenta la actividad de las hormonas relajantes (antiestrés) y aumentan los linfocitos en la sangre. ¡Solo limpiando el colon!

Y el famoso estrés, ¿cómo nos afecta?

El estrés mantenido favorece la síntesis de citoquinas (mensajeros) proinflamatorias y más activación de la amígdala cerebral. Está relacionado con dolor crónico, ansiedad y otras enfermedades de nuestro día a día. También fomenta la disbiosis intestinal aumentando la producción de gases y la hiperpermeabilidad intestinal. Es la psiconeuroinmunología.

¿Y las personas que padecen dolor crónico?

Tienen que hacer una dieta baja en histamina y desintoxicar el cuerpo.

Y la parte emocional, ¿cómo la trabajas?

Cuando estás preocupado, se liberan citoquinas inflamatorias como la interleucina 6 (IL-6). La amígdala está más activa y tenemos que hacer algo para frenarla. Lo conseguiremos manteniendo activo el córtex prefrontal, que fabrica dopamina (hormona de la alegría, la recompensa, la concentración, la libido). El córtex prefrontal se activa con la recompensa, manteniendo a la gente ilusionada. Hay varias formas de activar esta zona del cerebro, que se ha visto que está menos activa en pacientes con dolor crónico.

¿Algún ejemplo?

Muéstrate agradecido con una persona cada día. Es una obligación. Apúntate cosas buenas de ti y cosas buenas de una persona cercana. Para mí, esta parte es crucial para mantener las mejoras en el tiempo y no recaer. También es muy positivo practicar meditación. Está comprobado que las personas que meditan tienen el córtex prefrontal más activado.

Para terminar, ¿cuáles son tus recomendaciones básicas para todo el mundo?

Cada uno puede hacer lo que desee con su salud, pero lo importante es estar bien informado para cambiar las creencias de las personas desinformadas y poco colaboradoras que creen que lo suyo es crónico o dicen que es hereditario. Recomiendo a todo el mundo que sea respetuoso con su salud: adapta tu alimentación a tu metabolismo. Come según lo que metabolizas y absorbes. Recuerda que eres lo que comes. Es fundamental desintoxicar linfa, riñones, hígado e intestinos periódicamente. No olvides mantenerte activo, haz algo de deporte y sobretodo sé positivo y muéstrate agradecido con los demás. Por último, también te diría: ¡Sáltate la dieta y mis consejos de vez en cuando! (Sin decírmelo).

 

Dónde visitar a Xevi Verdaguer

CLÍNICA OMEGA ZETA

Paseo de Gracia, 118 2º 1ª

08008 BARCELONA

Tel. 93 368 26 54

 

 CLÍNICA VERDAGUER-HOMS

Av. Sant Jordi, 146

17800 OLOT (GIRONA)

Tel. 972 26 30 30 – Móvil 61 61 61 107

http://www.xeviverdaguer.com