Los estrógenos ya preparan su viaje.

Los estrógenos circulan por nuestras arterias y prefieren viajar con crucero, un transportador, y no de forma libre. Os lo aseguro. Los estrógenos, si circulan con un transportador son una delicia.

En cambio, cuando los estrógenos circulan libres por nuestra circulación sanguínea, pueden condicionar muchos problemas para nuestra salud activando  excesivamente las células diana con funciones hormonales.

El predominio de estrógenos libres puede provocar:

Dolores premenstruales, miomas, mamas fibrosas, cálculos en la vesícula biliar, estreñimiento, hipotiroidismo, retención de líquidos, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares crónicos, mala circulación, ICTUS, hemorroides, várices en los testículos,  sobrepeso, hirsutismo, ovarios poliquísticos, ansiedad, depresión, acné y problemas más graves como el cáncer de mama, de endometrio, de próstata, de tiroides y de colon.

Transportadores hormonales

Las hormonas masculinas y femeninas (estrógenos) pueden circular en sangre de forma libre (<10 %) o bien acopladas a un transportador (>90 %):

  • Albúmina (20-40 %)
  • SHBG (Sex-Hormone Binding Globulin) (60-80 %): es una glicoproteína producida mayoritariamente por el hígado y también por el cerebro, el útero, por las células de Sertoli de los testículos y por la placenta. Tiene mucha afinidad por la DHT, y también por la testosterona y estrógenos.

Estos dos transportadores son los que yo denomino cruceros.

El SHBG y la albúmina regulan la cantidad de hormonas libres circulantes y, por lo tanto,  estos cruceros que transportan y fijan las hormonas masculinas y femeninas, podrán inhibir o activar la actividad hormonal de las células diana. Cuanto más crucero tenemos circulando en sangre… menos estrógenos libres y así menos actividad hormonal tendremos. Una delicia.

La biodisponibilidad de estas hormonas viene determinada por la cantidad de estos dos transportadores, de los cruceros.

Las hormonas… o van libres o van con transportador.

Un pequeño % de estrógenos y de testosterona circulan de forma libre en sangre y son los que serán biológicamente activos al acoplarse a su receptor situado en la mayoría de las células de nuestro cuerpo.

El resto son captados por los transportadores (los cruceros) y no estarán biodisponibles para activar los receptores hormonales de las células diana.

Cuando tenemos pocos transportadores hormonales es seguro sufrir una mala salud hormonal.

Necesitamos que el hígado fabrique transportadores (SHBG y Albúmina) para evitar las enfermedades por exceso de estrógenos y andrógenos (hormonas masculinas). ¡Necesitamos fabricar más transportadores, más cruceros, más SHBG!

Los niveles en plasma del transportador SHBG se utilizan hoy en día como marcadores biológicos para predecir varias enfermedades.

Cuando puedas, valora que tal estás a nivel hormonal y hazte  analíticas de sangre valorando: la Testosterona libre, Testosterona total, DHEA-sulfato, DHEA, 17-beta estradiol, albúmina y el SHBG.

Los valores normales del transportador más importante, el SHBG son:

Tipo de pacienteRango
Mujer adulta, premenopáusica40 – 120 nmol/L
Mujer adulta, posmenopáusica28 – 112 nmol/L
Hombre adulto20 – 60 nmol/L
Edad 1-23 meses60 – 252 nmol/L
Prepuberal (24 meses a 8 años)72 – 220 nmol/L
Mujer puberal36 – 125 nmol/L
Hombre puberal16 – 100 nmol/L

Por ejemplo, una mujer adulta, en edad fértil, que sufre de problemas por exceso de estrógenos como dolores premenstruales, mamas fibrosas o migrañas… prefiero que tenga niveles altos del SHBG, entre 80-112 (niveles normales 40-120).

El SHBG es segregado por el hígado bajo el control de:

  • Hormonas: Las hormonas tiroides, los estrógenos, los fitoestrógenos, la genisteína o los medicamentos antiestrogénicos como el tomoxifeno o mitotane, aumentan el SHBG y también la actividad del gen del SHBG.Los andrógenos (hormonas masculinas) reducen el SHBG.
  • Estado metabólico: La resistencia a la insulina, el IGF-1, la inflamación de bajo grado, el BMI/sobrepeso y la grasa hepática reducen el SHBG. La leche de vaca es muy rica en IGF-1 y también en estrógenos, por lo tanto, reduce el transportador SHBG acumulando estrógenos libres en sangre y, además, contiene estrógenos gratuitos en sí misma. Un cóctel tremendo que perjudica la salud de la mayoría de los humanos.
  • Factores nutricionales: El ácido palmítico y los monosacáridos (glucosa o fructosa) reducen el SHBG induciendo la lipogénesis que reduce los niveles de HNF-4alfa hepático, un factor de transcripción que activa el gen del SHBG.
  • La edad: Cuanto más viejos somos, más SHBG y menos hormonas libres.La menor cantidad de testosterona y de estrógenos biodisponible con el envejecimiento, por el aumento fisiológico del SHBG, condiciona una menor libido sexual, menos fuerza y resistencia muscular y pérdida de densidad ósea (osteoporosis)…
  • La vitamina D: La vitamina D aumenta el SHBG. Necesitamos estar expuestos al sol para que nuestra piel lo pueda fabricar.
  • El ejercicio físico: El ejercicio físico hace aumentar el SHBG.

Las concentraciones del SHBG varían a lo largo de nuestra vida y sabemos que las personas con sobrepeso suelen tener bajos niveles del SHBG. Un alto índice de masa corporal BMI>25 o una tasa de WHR alta también se relacionan con bajos niveles del SHBG.

Gracias a los recientes estudios de Rafael Simó de la Unidad de Diabetes y Metabolismo de la Universidad de Barcelona, publicados en julio del 2015, sabemos que las personas con bajos niveles de SHBG tienden a sufrir:

  • Obesidad o resistencia a la insulina.
  • Diabetes tipo 2.
  • Hígado graso no alcohólico (NAFLD) o esteatosis hepática.
  • SOP (ovarios poliquísticos)
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Hipotiroidismo.
  • Hiperprolactinemia: Durante la lactancia los estrógenos caen, provocando una reabsorción del calcio de los huesos para entrar a la leche del pecho de la madre y satisfacer las necesidades de calcio del bebé.
  • Exceso de actividad androgénica.
  • Sd. De Cushing.

Cuando los niveles de la SHBG son bajo tendremos que buscar el origen a fin de facilitar que el hígado vuelva a fabricar más, y así resolver estas enfermedades consideradas crónicas. Tienes que resolver la situación en que te has puesto.

Se ha comprobado que las personas que tienen niveles bajos de SHBG es por un exceso de citoquinas proinflamatorias (IL-1, Il-6, TNF-alfa), bien por esteatosis hepática (hígado graso), o exceso de alimentos ricos en monosacáridos y ácido palmítico.

Hay que recordar que los cereales que contienen gluten, todos ellos, provocan un aumento de las citoquinas proinflamatorias y por lo tanto son un desastre para la salud hormonal. Aunque no seas celiaco.

Trigo, espelta, kamut, cebada, avena, malta… todos reducen los transportadores, nuestro estimado crucero SHBG, y son un desastre para la salud hormonal.

En humanos, se puede utilizar el nivel plasmático del SHBG como un parámetro muy fiable para predecir el grado de inflamación crónica que tenemos en las enfermedades metabólicas, el grado de grasa en el hígado (esteatosis hepática) y no la grasa visceral como antes se había postulado.

Los pacientes con low grade inflamation o inflamación crónica de bajo grado, típicas en enfermedades como la depresión, la artritis, osteoartritis u obesidad y diabetes, tienen niveles elevados de la citoquina inflamatoria TNF-alfa y niveles de SHBG circulantes más bajos. Los medicamentos para estos enfermos con artritis psoriásica o artritis reumática, que bloquean el TNF-alfa (los anti-TNF) provocan un aumento del SHBG circulante.

La inflamación de bajo grado es el principal factor de riesgo para tener una carencia de SHBG plasmática, que condicionará directamente a sufrir enfermedades metabólicas como la obesidad, la resistencia a la insulina, los ovarios poliquísticos, la menarquia precoz, la diabetes tipo 2 y un riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Nestler et. al. estudiando la relación de la insulina y el SHBG en humanos, publicaron en 1991 que: Las mujeres que tienen ovarios poliquísticos y son tratadas con un medicamento que reduzca la fabricación de insulina, consiguen aumentar sus niveles de SHBG, recuperarse de su enfermedad metabólica y tener una ovulación normal.

Peter et. al. también comprobó en el 2010 que los niveles de glucosa en ayunas se relacionan inversamente con los niveles de SHBG. Niveles de glucosa altos condicionan menos transportadores y más hormonas libres en sangre. La glucosa en ayunas tiene que estar entre 70-100 mg/dL.

Tenemos que evitar los alimentos que nos hacen subir la glucosa como los azúcares, refrescos edulcorados, alcohol o cereales refinados… y dormir entre 6,5h-8h porque dormir poco también nos hace aumentar la glucosa en sangre.

Los hombres y las mujeres obesas de todas las edades tienen niveles bajos en sangre de SHBG y éste aumenta cuando se reduce el peso.

Adelgazar y hacer ejercicio físico hace aumentar el SHBG asociado más a la reducción de la grasa hepática que a la reducción de la grasa visceral o de la grasa corporal total.

Según estudios, desde 1981 se acepta que los niveles elevados de insulina condicionan una menor fabricación de SHBG a nivel del hígado. Los niveles bajos de este transportador SHBG se asocian a un riesgo de sufrir diabetes tipo 2 por resistencia a la insulina, ovarios poliquísticos, acné y enfermedades cardiovasculares.

La dieta también puede regular la síntesis del SHBG

La dieta afecta la expresión del Hepatocyte Nuclear Factor 4-alfa (HNF-4alfa) y del PPARgamma que regulan la estimulación del gen que fabrica el SHBG, nuestro crucero, nuestro estimado transportador.

Alimentos que aumentan y que reducen el SHBG…

No tenemos un consenso muy claro respecto a la influencia de la dieta como único factor sobre el SHBG. Según publicaron C. Longcope et. al.  en “The J. Of Clinical Endocrinology & Metabolism”, sobre la relación entre la dieta y el SHBG:

Los niveles de SHBG no tienen nada que ver con las calorías. Y que no se afecta de forma significativa ni por las calorías, ni por los carbohidratos ni las grasas animales o vegetales.

En cambio, afirman que:

El consumo de fibra y la edad aumenta los niveles de SHBG… y reducen los niveles de testosterona y estrógenos.

Otros investigadores han descrito claros beneficios haciendo cambios alimentarios

Una dieta vegetariana aumenta el SHBG, comparado con una dieta omnívora, reduciendo las hormonas libres circulantes y su actividad hormonal.

El aceite de oliva estimula la fabricación del SHBG.

Un estudio realizado en el 2012 en España, que comprendió el seguimiento de 928 personas durante 6 años comparando el uso de aceite de girasol respecto el aceite de oliva, evidenció que los niveles de SHBG eran más altos en las personas que utilizaban el aceite de oliva para cocinar.

El aceite de oliva frena la actividad del PPARgamma que es una proteína que se ha visto que inhibe la producción hepática de SHBG.

En el 2010, Kalgaonkar et. al. estudiando el mecanismo patológico que provoca la formación de los ovarios poliquísticos, encontraron evidencias de que las almendras (ricas en ácidos grasos mono insaturados) reducen la testosterona libre.

Y que las nueces (ricas en ácidos grasos omega 3) aumentan el SHBG, reduciendo la testosterona y estrógenos libres. Entre horas… cambia el bocadillo, la galleta o torradetes por los frutos secos… ¡Hay que comerlas!

Las grasas saturadas (carne y derivados, lácteos y derivados, mantequilla, aceite de coco y aceite de palma…) reducen el SHBG. No podemos abusar de ellos.

Tanto en humanos como en mujeres japonesas o personas que siguen una dieta lactovegetariana y macrobiótica, y en primates no humanos, se ha visto que… Una dieta rica en fibra aumenta los niveles de SHBG y tienen un menor riesgo de sufrir cáncer de mama u otros cánceres hormona dependientes.

Los lignanos (lino, sésamo, crucíferas, ortigas) y los fito estrógenos (soja, lúpulo, kudzú, legumbres…) aumentan el SHBG… cuando se sigue una dieta rica en fibra.

Una dieta rica en grasas reduce el SHBG y aumenta la testosterona y los estrógenos libres. No es bueno comer brioxeria…

Las dietas muy ricas en hidratos de carbono refinados reducen el SHBG y son un desastre para la salud hormonal porque inducen:

  • La lipogénesis (fabricaremos más células de grasa)
  • Acumulación de grasa intrahepática o de esteatosis hepática.
  • Formación de triglicéridos.
  • Inhibición de la beta-oxidación de los ácidos grasos de cadena larga en las mitocondrias.
  • Reducen la actividad del HNF-4alfa y por lo tanto, reducen la fabricación de SHBG.

Quizás te podría recomendar la leche de avellana o de almendras en lugar de leche de arroz o de avena, ¿verdad?

Estamos hablando que tenéis que evitar o moderar mucho el consumo de: Monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa) que reducen la expresión genética del SHBG.

Una dieta rica en sucrosa (azúcar de mesa) o glucosa hace bajar los niveles de SHBG en sangre en humanos.

Pero esto sucede especialmente con la fructosa que está presente en el azúcar de mesa (sucrosa o sacarosa), en la miel, las mermeladas de fruta “sin azúcar o dietéticas”, la sucralosa (splenda) de los refrescos, en el jarabe de agave, el jarabe de maíz, los zumos de frutas ricas en fructosa como los caquis, mangos, sandía o melocotón, azúcar de coco…

La fructosa, a diferencia de la glucosa, no provoca la secreción de insulina por las células beta del páncreas y se ha comprobado que hace reducir la SHBG. Por lo tanto, la fructosa reduce la fabricación hepática de SHBG sin provocar picos de insulina.

Tomar miel todas las mañanas es una muy mala idea para la salud hormonal.

Ácido palmítico: Es una grasa saturada presente especialmente en el aceite de palma, la grasa y en la piel de la carne, en la margarina, las grasas de los lácteos (leche, mantequilla, queso, nata), en el aceite de coco… ampliamente extendido como aditivo alimentario legal que disminuye la actividad del gen HNF-4alfa, reduciendo el SHBG y provocando una mayor actividad hormonal y un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, según la Organización Mundial de la Salud.

Preparáis las vacaciones. Preparáis los transportadores. Estos cruceros esperan vuestros estrógenos para mantener la salud hormonal.

Deseo que circuláis por la vida con muchos amigos que os ayuden a fabricar cruceros, ellos te traerán a buen puerto: 

Ejercicio físico, frutos secos, aguacate, aceite de oliva, reducir peso (si te hace falta), … y reducir drásticamente el consumo de cereales que contienen gluten.

!Salud!

 

Bibliografía

Scandinavian Journal of Clinical and Laboratory Investigation

Western diet and Western diseases: Some hormonal and biochemical mechanisms and associations

Published online: 29 Mar 2011

Insulin resistance and endometrial cancer risk: A systematic review and meta-analysis

Adrian V. Hernandeza, b, , 1, , Vinay Pasupuletic, 1, , Vicente A. Benites-Zapatad, , Priyaleela Thotac, , Abhishek Deshpandee, , Faustino R. Perez-Lopezf.

Received 22 June 2015, Revised 24 Augusto 2015, Accepted 30 Augusto 2015, Available online 18 November 2015

J Clin Endocrinol Metab. 2015 Oct;100(10):3778-86. doi: 10.1210/jc.2015-2328. Epub 2015 Jul 22.

Steroid Sex Hormonas, Sex Hormone-Binding Globulin, and Diabetes Incidence in the Diabetes Prevention Program.

Mather KJ1, Kim C1, Christophi CA1, Aroda VR1, Knowler WC1, Edelstein SE1, Florez J.C.1, Labrie F1, Kahn SE1, Goldberg RB1, Barrett-Connor E1; Diabetes Prevention Program.

 

Muele Cell Endocrinol. 2010 Mar 5;316(1):53-9. doi: 10.1016/j.mce.2009.09.020. Epub 2009 Sep 26.

Sex hormone-binding globulin gene expression in the liver: drugs and the metabolic syndrome.

Pugeat M1, Nader N, Hogeveen K, Raverot G, Déchaud H, Grenot C.

PLoS One. 2015; 10(3): e0122050. Published online 2015 Mar 19. doi:  10.1371/journal.pone.0122050. PMCID: PMC4366082

Birth Weight and Polycystic Ovary Syndrome in Adulto Life: Is There a Causal Link?

Stavroula A. Paschou,1 Dimitrios Ioannidis,2 Evangeline Vassilatou,3 Maria Mizamtsidi,1 Maria Panagou,2 Dimitrios Lilis,2 Ioanna Tzavara,2 and Andromachi Vryonidou1,*

Trends in & Endocrinology Metabolism. Volume 26, Issue 7, July 2015, Pages 376–383. Review

Novel insights in SHBG regulation and clinical implications

Rafael Simó , Cristina Sáez-López, Anna Barbosa-Desongles, Cristina Hernández, David M. Selva

Diabetes and Metabolism Research Unido, Vall Hebrón Instituto de Investigación (VHIR), Universitat Autònoma de Barcelona and CIBERDEM (ISCIII), Barcelona, Spain.

 

The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 91(12):4764–4766. Printed in Uno.S.A. Copyright © 2006 by The Endocrine Society. doi: 10.1210/jc.2006-1990

Editorial: Sex Hormone Binding Globulin: Inhibitor oro Facilitator (oro Both) of Sex Steroid Action?

Visceral hado dysfunction is positively associated with hypogonadism in Chinese men

Ningjian Wang* , Hualing Zhai* , Bing Han, Qin Li, Yi Chen, Yingchao Chen, Fangzhen Xia, Dongping Lin & Yingli Lu

Published: 22 January 2016.

 

Medicine (Baltimore). 2016 Jan;95(4):e2621. doi: 10.1097/MD.0000000000002621.

Combined Association of Vitamin D and Sex Hormone Binding Globulin With Nonalcoholic Fatty Liver Disease in Men and Postmenopausal Women: A Cross-Sectional Study.

Wang N1, Zhai H, Zhu C, Le Q, Han B, Chen Y, Zhu C, Chen Y, Xia F, Lin D, Lu Y

Clin Endocrinol (Oxf). 2014 Jun;80(6):877-83. doi: 10.1111/cen.12360. Epub 2013 Debo de 5.

Low serum sex hormone-binding globulin is associated with nonalcoholic fatty liver disease in type 2 diabetic patients.

Hua X1, Sun Y, Zhong Y, Feng W, Huang H, Wang W, Zhang T, Hu Y.

Endocrinology. 2009 May;150(5):2183-9. doi: 10.1210/en.2008-1289. Epub 2009 Jan 29.

Peroxisome-proliferator receptor gama represses hepatic sex hormone-binding globulin expression.

Selva DM1, Hammond GL.

J Muele Endocrinol. 2009 Jul;43(1):19-27. doi: 10.1677/JME-09-0025. Epub 2009 Mar 31.

Thyroid hormonas act indirectly tono increase sex hormone-binding globulin production by liver vía hepatocyte nuclear factor-4alpha.

Selva DM1, Hammond GL.

Review

Sex hormone-binding globulin gene expression in the liver: Drugs and the metabolic syndrome

Michel Pugeata, b, c, , , Nancy Naderd, Kevin Hogeveenb, c, Gérald Raverotb, c, Henri Déchauda, c, d, Catherine Grenota,

Review artículo

Effect of dietary componentes, including lignans and phytoestrogens, donde enterohepatic circulation and liver metabolism of estrogens and donde sex hormone binding globulin (SHBG).

Adlercreutz H, et. al. J Steroid Biochem. 1987.

Authors: Adlercreutz H1, Höckerstedt K, Bannwart C, Bloigu S, Hämäläinen E, Fotsis T, Ollus A.

Differential effects of walnuts vs almonds donde improving metabolic and endocrine parameters in PCOS.

Kalgaonkar S, et. al. Eur J Clin Nutr. 2011.

Kalgaonkar S1, Almario RU, Gurusinghe D, Garamendi ME, Buchan W, Kim K, Karakas SE.

Eur. Eng. Diagnostic Products Corporation

Sex hormone binding globulin and the assessment of androgen status.

Kelly, J and Vankrieken, L.

J clin Endocrinol Metab 1981;53:58-68

Transporte of steroid hormonas: binding of 21 endogenous steroids tono both testosterone-binding globulin and corticosteroid-binding globulin in human plasma.

Dunn JF, Nisula BC, Rodbard D.

Acta E:60-7.

Sex-steroid-binding plasma protein (SBP), testosterone, oestradiol and dehydroepiandrosterone (DHEA) in prepuberty and puberty.

Maruyama Y, Aoki N, Suzuki Y, Ohno Y, Imamura M, Saika T, et. al.

J Clin Endocrinol Metab 1990;71(6):1442-(6).:1442-6.

Androgens, estrogens and sex hormone-binding globulin in middle-aged men.

Longcope C, Goldfield SRW, Brambilla DJ, McKinlay J.

Horm Metab Nada 1995;27:5

Factores related tono sex hormone binding globulin concentrations in women with anorexia nervosa

Tomova A, Kumanov P, Kirlov G.

J Clin Endocrinol. 1985;61(5):873-876.

Non-sex hormone-dinging globulin-bound testosterone as a marker for hyperandrogenism.

Cumming DC, Wall SR.

Ann Clin Biochem 1989;26:311-6.

Relative diagnostic value of serum non-SHBG-bound testosterone, free androgen index and free testosterone in the assessment of mild tono moderate hirsutism.

Blight LF, Judd SJ, White GH.

Ann CPardige WM, Ceflu W, Nisul BC, Bardin CW, Santner SJ and Santen RJ. Bioavailability of albumin-bound testosterone. J Clin Endocrinol Metab 1985;614);705-10.

Sex hormonas binding globulin: origin, function and clinical significance.

Shelby, C.

Vankrieken L. Technical REprot:

Testosterone and the free androgen index (technical report)

Los Ángulos:DPC,1997

N Engl J Med 2009;261:1152-1163.

Sex hormone-binding globulin and risk of type 2 diabetes in women and men.

Ding LO, Song YS, Manson JE, Hunter DJ, Lee CC, Rifai N, Buring JE, Gazian JM, and Liu S.

 

iIustración: Wikipedia

Comparte este artículo con los tuyos!