¿Pensabas que tu dolor sería crónico?

Lo mío no tiene solución, es para siempre. Sí, Xevi si… mi dolor es crónico, ya me han dicho que no se me pasará.

Nadie ha nacido con este destino. Mientras estés vivo las células tienen mecanismos de regeneración propios y, por lo tanto, te puedes curar.

El dolor crónico

Los dolores crónicos no existen. Sólo existen personas que sufren dolores crónicamente. Sólo tenemos dolores que no marchan porque todavía no hemos encontrado el origen del problema. Tendremos que hacer mejor las cosas porque si no nos espera un auténtico calvario.

Una inflamación o dolor nunca tendría que durar más de 6 meses

Las inflamaciones y los dolores de las personas están condicionados por varios factores como los virus, hongos o parásitos que pueden alterar el equilibrio de nuestro cuerpo, también por la alimentación con el gluten, el estrés, el descanso nocturno,  los polimorfismos genéticos, el sobrepeso, el exceso de hormonas como la histamina o los estrógenos, la actividad física e incluso algunos medicamentos son capaces de provocar dolores crónicos.

Todo el mundo se merece un tratamiento personalizado para resolver su problema y cada uno de estos puntos mencionados pueden ser claves para resolver definitivamente su problema. Todo tiene su importancia.

Ahora bien, tenemos una cosa que es común para todo el mundo. Nuestro cuerpo, ante una inflamación, pone en marcha unos mecanismos antinflamatorios para resolver la inflamación inicial. ¿Y tú?  ¿no has resuelto bien tu inflamación?

Antinflamatorios

Tenemos que soportar el dolor sin tomar nada para reducirlo. Así la respuesta resolutoria y fisiológica del dolor será más eficaz.

Estudios científicos nos han enseñado que “te recuperarás más rápido si, para empezar, en la fase de dolor agudo no te tomas nada”. Si decides tomar un antinflamatorio la respuesta resolutoria del dolor será peor y el dolor te durará más días.

Si eres de los que, cuando tienes dolor de cabeza y contracturas, te tomas a menudo antinflamatorios, a partir de ahora ya sabes qué puedes hacer para no tenerlos tan a menudo. No le dificultes a tu sistema inmunitario la recuperación. No te tomes nada y aguanta, carai,  que la fase aguda son sólo 2-3 días jodidos.

La aplicación de hielo o calor a la zona adolorida no es una buena idea para mejorar un dolor crónico, ni uno ni el otro.

Tú decides como quieres abordar la fase aguda teniendo en cuenta si posteriormente quieres recuperarte rápido o no.

Muy bien… Hemos pasado una mala noche. Lo has aguantado y no has tomado ningún antinflamatorio, ni químico ni natural, ni te has puesto hielo ni calor… Estás hecho un campeón.

¡Ahora ya hemos empezado bien!

Sustancias resolutorias de las inflamaciones

Después de los críticos días iniciales nuestro cuerpo empieza a fabricar unas sustancias que harán que la lesión se cure y la inflamación marche.

Fabricamos unas sustancias resolutorias de las inflamaciones: los resoliomicos. Aquí tenemos nuestros antinflamatorios, denominados:

  • Lipoxinas
  • Resolvinas
  • Protectinas

Los días pasan y el dolor no te marchará si no fabricas suficientes resolvinas, protectinas y lipoxinas. ¡Las 3!

Necesitamos que las lipoxinas se mantengan mucho rato dentro de nuestro organismo para ayudarnos a que los dolores no se cronifiquen. Tenemos que evitar su rápida degradación.

Tendremos mejores niveles de lipoxinas si tenemos buenos niveles de vitamina D, A, omega 3 y comemos unos antioxidantes que encontramos en varias plantas especiales.

Tenemos que conseguir sus niveles normales:

  • Vitamina A (nivel normal 450-800 mcg/L)
  • Vitamina D (nivel ideal 50-100 ng/ml)
  • Omega 3
  • Las siguientes plantas: Albahaca, romero, tomillo, orégano, cilantro, menta, comino y piñones.

Es buena idea hacer infusiones o bien condimentar los alimentos de nuestro día a día añadiéndolos a nuestros platos de forma variada.

Los omega 3, la vitamina D, la vitamina A y estas plantas favorecen que las lipoxines no sean eliminadas rápidamente y se mantengan activas dentro de nuestro organismo durante más horas y días.

Así finalmente las inflamaciones marcharán de una forma fisiológica y normal. ¡Porque las inflamaciones y dolores crónicos, si estás vivo, pueden marchar, sí!

Tenemos que estar atentos y seguir los siguientes consejos:

  • Necesitamos tener buenos niveles de vitamina A que la encontraremos con suplementos naturales en el herbolario o con alimentos como las zanahorias, calabaza, boniato, brócoli, alga nori, yema de huevo.
  • Necesitamos también la vitamina D3 que la encontraremos con suplementos en la farmacia o herbolario, pero la podemos adquirir estando en contacto con él solo, sin protección solar, un rato cada día, puesto que la piel es capaz de fabricarla gracias a los rayos UVB. A ver, no hay que decir que debemos de ser prudentes, especialmente en verano, y protegernos con cremas protectoras ecológicas, especialmente si tienes la piel clara y ojos claros y si es entre12-16 horas cuando el sol es más peligroso porque puede provocar enfermedades graves como el cáncer de piel (melanoma).
  • Algunos alimentos ricos en vitamina D son las setas shiitake, los quesos, la yema de huevo y el pescado azul.
  • Come estos alimentos, por favor. Aunque, ya lo sabes el sol es tu mejor aliado para la vitamina D.

Es un placer compartir esta la valiosa información de investigaciones muy recientes para que todo el mundo pueda estar informado y así resolver su problema, naturalmente. ¿Serás capaz de creer que estás vivo de verdad?

Bibliografía

Proresolving Lipid Mediators and Mechanisms in the Resolution of Acute Inflammation

Volume 40, Issue 3, 20 March 2014, Pages 315–327 Review

Christopher D. Buckley-1, Derek W. Gilroy-2, Charles N. Serhan-3

1 – Rheumatology Research Group, Center for Translational Inflammation Research, Queen Elizabeth Hospital, Birmingham B15 2WD, UK

2 – Centro for Clinical Pharmacology and Therapeutics, Division of Medicine, University College London, London WC1E 6JJ, UK

3 – Center for Experimental Therapeutics and Reperfusion Injury, Department of Anesthesiology, Perioperative and Pain Medicine, Harvard Institutes of Medicine, Brigham and Women’s Hospital and Harvard Medical School, Boston, MI 02115, USA

Resolvins, Specialized Proresolving Lipid Mediators, and Their Potential Roles in Metabolic Diseases

Cell Metabolism Review

Matthew Spite-1 Joan Cla` ría-2  and Charles N. Serhan-3

1 – Diabetes and Obesity Center, Institute of Molecular Cardiology and Department of Microbiology and Immunology, University of Louisville, Louisville, KY 40202, USA

2 – Department of Biochemistry and Molecular Genetics, Hospital Clinic, Augusto Pino y Sunyer Biomedical Research Institute, Esther Koplowitz Biomedical Research Center, University of Barcelona, Barcelona 08036, Spain

3 – Center for Experimental Therapeutics and Reperfusion Injury, Department of Anesthesiology, Perioperative and Pain Medicine, Brigham and Women’s Hospital and Harvard Medical School, Boston, MI 02115, USA

Abstract:

Inflammation is associated with the development of diseases characterized by altered nutriente metabolism. Although an acute inflammatory response is hueste-protective and normally self-limited, chronic low-grade inflammation associated with metabolic diseases is sustained and detrimental. The resolution of inflamma- tion involves the termination of neutrophil recruitment, counterregulation of proinflammatory mediators, stimulation of macrophage-mediated clearance, and tissue remodeling. Specialized proresolving lipid medio- ators (SPMs)–resolvins, protectins, and maresins–are novel autacoids that resolve inflammation, protect organs, and stimulate tissue regeneration. Here, we review evidence that the failure of resolution programs contributes tono metabolic diseases and that SPMs may play pivotal roles in their resolution.

The resolution of inflammation.

Nato Rev Immunol. 2013 Jan;13(1):59-66. doi: 10.1038/nri3362. Epub 2012 Nov 30.

Buckley CD1, Gilroy DW, Serhan CN, Stockinger B, Tak PP.

Rheumatology Research Group at the Centro for Translational Inflammation Research, School of Immunity and Infection, College of Medical and Dental Sciences, University of Birmingham Research Laboratories, Queen Elizabeth Hospital, Birmingham, B15 2WD, UK. c.d.buckley@bham.ac.uk

Abstract:

In 2012, Nature Reviews Immunology organized a conference that brought together scientists and clinicians from both academia and industry tono discuss one of the mosto pressing questions in medicine–how don we turn off rampante, undesirable inflammation? There is a growing appreciation that, similarly tono the initiation of inflammation, the resolution of inflammation is an intricate and activo process. Can we therefore harness the mediators involved in resolution responses tono treat patients with chronic inflammatory oro autoimmune diseases? Here, we ask five of the speakers from the conference tono share their thoughts donde this emerging field.

Resolvins as regulators of the inmune system.

ScientificWorldJournal. 2010 May 4;10:818-31. doi: 10.1100/tsw.2010.72.

Seki H1, Sasaki T, Ueda T, Arita M.

Author information:

Department of Health Chemistry, Graduate School of Pharmaceutical Sciences, University of Tokyo, Japan. hiro0513@olive.ocn.ne.jp

Abstract:

Inflammation is the first response of the inmune system tono infection oro injury, but excessive oro inappropriate inflammatory responses contribute tono a range of acute and chronic human diseases. Clinical assessment of dietary supplementation of ù-3 polyunsaturated fatty acids (y.e., eicosapentaenoic acid [EPA] and docosahexaenoic acid [DHA]) indicate that they have beneficial impact donde these diseases, although the mechanisms are poorly understood at the molecular level. In this decade, it has been revealed that EPA and DHA are enzymatically converted tono bioactive metabolites in the course of acute inflammation and resolution. These metabolites were shown tono regulate inmune cell functions and tono display potente anti-inflammatory actions both in vitro and in vivo. Because of their ability tono resolve an acute inflammatory response, they are referred tono as proresolving mediators, oro resolvins. In this review, we provide an overview of the formation and actions of these lipid mediators

Comparte este artículo con los tuyos!