Los fitoestrógenos y la menopausia

Los estrógenos son claves para mantener un buen estado de salud durante la época fértil. Pero llega un día en que los niveles de estrógenos disminuyen y empiezas a experimentar cambios en tu cuerpo: aumentas de peso, el colesterol lo tienes alto, la presión arterial también la tienes alta… estás llegando a la menopausia. Los hombres también experimentan una disminución similar en la producción de hormonas sexuales.

Síntomas de la menopausia

La menopausia es una transición fisiológica de la mujer caracterizada por el cese definitivo de la función ovárica y del ciclo menstrual. Es habitual que llegue de forma natural pero también puede tener un origen iatrogénico, ya sea como resultado de una enfermedad, el uso de un medicamento o bien de una operación.

Esta situación se confirma clínicamente tras haber pasado 12 meses sin menstruación (amenorreas) y mediante una analítica de sangre, que permita evidenciar una disminución de las hormonas sexuales femeninas, es decir, una menor producción de estradiol (hipoestrogenismo) y de progesterona, junto con una mayor fabricación de la hormona folículoestimulante (FSH) y menor fabricación de inhibina (hormona que inhibe la FSH).

La edad promedio de la menopausia suele ser de 46 a 52 años. Si te empieza entre los 35-40 años hasta alrededor de los 65 es normal y natural. La edad en que llega la menopausia y la manera en cómo la padecemos o como la vivimos se considera un marcador de envejecimiento biológico. Todos somos diferentes y dependiendo de la raza, del estado social de cada uno, del peso y los hábitos de vida pasaremos esta etapa de la vida estupendamente o la viviremos como un calvario. ¿Te vendrá temprano o tarde? Mira cuántos datos curiosos. La menopausia tardía es típica en mujeres con:

La menopausia precoz es típica en mujeres:

Los sofocos y sudoraciones nocturnas son más frecuentes en las mujeres con menor nivel educativo, con menos estabilidad económica, en mujeres fumadoras, más sedentarias y con sobrepeso u obesidad (índice de masa corporal elevado).

Los síntomas de la menopausia son:

.

.

La severidad y duración de estos síntomas, que no tendríamos que tener, es variable. Sabemos que durante la menopausia tres de cada cuatro mujeres tienen “pequeños problemas” por la falta de hormonas sexuales cómo: pérdida de masa ósea (osteoporosis), acumulación de grasa visceral, aumento de los triglicéridos, de la glucosa, de la presión arterial y de la diabetes tipo 2.

Una transición saludable

Ahora te explicaré como la microbiota del intestino y la alimentación puede cambiar estas estadísticas de “tres de cada cuatro” que mencionábamos. ¡Qué te parece!

Sólo una de cada cuatro mujeres no presenta ninguno de estos síntomas asociados a la falta de hormonas sexuales. Es muy importante que conozcas como tener una transición saludable en esta época de la vida.

¿Qué propuestas terapéuticas podemos ofrecerte?

La seguridad y eficacia de la THS puede mejorarse cuando se combina con suplementos probióticos y polifenoles con actividad estrogénica (fitoestrógenos), como las isoflavonas, a través de la dieta o de suplementos. A continuación te explicaré el motivo.

Los fitoestrógenos tienen más afinidad por los receptores estrogénicos ERβ que por los ERα, lo cual les confiere efectos protectores.

Las isoflavonas, los lignanos, los cumestranos y los estilbenos son fitoestrógenos.

Come regularmente legumbres (especialmente, soja), cereales integrales, frutas del bosque y frutos secos. Y come isoflavonas que contengan especialmente genisteína, daidzeína y S-equol cómo por ejemplo: soja, habas, sésamo, kudzu (también contiene la aglicona puerarina), fruta de la pasión y trébol rojo.

Con el consumo regular de soja facilitarás que las  isoflavonas ingeridas tengan un efecto inhibidor en la glicólisis, que se reduzca la neoglucogénesis y aumenten los cuerpos cetónicos (acetato, acetoacetato e hidroxibutirato). El consumo regular de soja provoca un cambio en la dirección del metabolismo energético de los hidratos de carbono a favor de los lípidos potenciando la utilización de las grasas como sustrato energético; así quemaremos más grasas y reduciremos el peso.

Aumentando el consumo de estos alimentos probablemente mejorarás gracias a las propiedades de los fitoestrógenos:

Sí, acabas de leer que “probablemente mejorarás”, porque no todo el mundo obtiene los beneficios descritos de las isoflavonas aunque coma los mismos alimentos ricos en fitoestrógenos.

¿Por qué?

¿Cuál es la clave para que estos alimentos se conviertan en superalimentos cuando los ingerimos? ¡No existen los superalimentos!

La clave está en tu intestino y en las bacterias que contiene. La microbiota (bacterias intestinales) y estos alimentos con actividad estrogénica tienen una relación de amor inseparable. Según recientes evidencias científicas, ambos interactúan de forma que la microbiota metaboliza las isoflavonas y otros fitoestrógenos en moléculas más pequeñas y activas, que a la vez favorecen la proliferación y crecimiento de ciertos tipos de bacterias sanas.

Tu microbiota puede cambiarte la vida

Las bacterias intestinales y las enzimas fabricadas por nuestra microbiota intestinal son esenciales para la hidrólisis de las isoflavonas conjugadas en agliconas y sus metabolitos. Esta transformación y metabolismo de las isoflavonas sucede en diferentes etapas que implican diferentes enzimas fabricadas por  diferentes especies bacterianas del intestino.

Hay personas que tienen una microbiota que fabrica enzimas capaces de biotransformar las isoflavonas en formas activas, y otras, que no tienen esta microbiota y no podrán disfrutar de los beneficios de las formas activas de las isoflavonas. Según la microbiota que tengan, hay personas que son  productores de equol o no productores de equol. Cuida tu intestino. Comer soja no implica directamente que podamos beneficiarnos de sus bondades.

Por ejemplo, después de la ingestión de soja más del 50 % de los asiáticos producen daidzeina y equol, mientras que sólo el 20-30 % de los occidentales producimos estas formas activas con la misma ingesta de soja. Los productores de equol tienen en sangre el doble de equol que los no productores y, en cambio, el 80-90 % de la población fabrica normalmente el metabolito inactivo O-demetilangolensina (O-DMA).

Las poblaciones asiáticas  consumen muchas más isoflavonas que las sociedades occidentales (europeos o americanos) y esto promueve un tipo de microbiota intestinal más favorable para fabricar agliconas a partir de las formas glicosiladas inactivas.

Los problemas metabólicos de la menopausia los tenemos que tratar de una forma holística teniendo en cuenta que:

Recomendaciones durante la transición de la menopausia

Come o toma suplementos de isoflavonas: No me digas que comes legumbres solo una vez a la semana. Come regularmente legumbres (especialmente la soja), cereales integrales, frutas del bosque y frutos secos. Te recomiendo especialmente los alimentos que contienen más agliconas activas (genisteína, daidzeína y S-equol) como la soja, habas, sésamo, kudzu (también contiene la aglicona puerarina), fruta de la pasión y trébol rojo. Prepara cada día 1 cucharada pequeña de kudzu (lo encontrarás en el herbolario) mezclado con agua tibia y a continuación calentado ligeramente, que es una manera excelente de empezar el día. Fácil y eficaz para lo que deseamos mejorar.

En un metaanálisis dirigido por Bolaños, De Castillo, & Francià, 2010 se comprobó  que las dosis de 33,3-134,4 mg/día de isoflavonas , ya sea a través de la dieta, en concentrado o en forma de extracto de isoflavonas durante 12-96 semanas (de 3 meses a 2 años) reducen los síntomas vasomotores (sofocos) de la menopausia en comparación con un grupo placebo. La suplementación de 54 mg de genisteína/día durante 6 meses a mujeres postmenopáusicas mejora los niveles de glucosa, de insulina y las funciones vasculares.

El consumo de vegetales y de fruta contribuye a tener una mayor diversidad bacteriana en el intestino, lo cual propicia que después de comer alimentos ricos en isoflavonas la daidzeína se metabolice en el tan apreciado S-EQUOL.

El ácido butírico es un ácido graso de cadena corta (SCFA) fabricado en el colon después de comer fibra soluble o almidón resistente. Las personas que hacen ejercicio físico producen más ácido butírico que las que no hacen deporte. La arginina es un aminoácido que encontramos en la soja, lentejas, semillas de calabaza, sésamo, carne, pescado especialmente en el salmón, chocolate, frutos secos, marisco, yema de huevo, y en frutas como el aguacate, sandía, uvas… procura comerlas.

¡Venga! ¡Qué ya lo tienes! Pequeños cambios pueden cambiarte la vida.

Bibliografía

Journal of Functional Foods, Volume 41, February 2018, Pages 100-111

Impact of microbiota on the use and effects of isoflavones in the relief of climacteric symptoms in menopausal women – A review

Naice E.S. Monteiro, Lívia D. Queirós, Danielle B. Lopes, Adriana O. Pedro, Gabriela A. Macedo

Addressing the inter-individual variation in response to consumption of plant food bioactives: Towards a better understanding of their role in healthy aging and cardiometabolic risk reduction

Claudine Manac, Dragan Milenkovic, Tom Van de Wiele, Ana Rodriguez-Mateos, Baukje de Roos, Maria Teresa Garcia-Conesa, Rikard Landberg, Eileen R. Gibney, Marina Heinonen, Francisco Tomaás-Barberán and Christine Morand.

Am. J. Clinical Nutr. 2016, 103, 694– 702.

Acute benefits of the microbial-derived isoflavone metabo- lite equol on arterial stiffness in men prospectively recruited according to equol producer phenotype: a double-blind ran- domized controlled trial.

Hazim, S., Curtis, P. J., Schar, M. Y., Ostertag, L. M. et al.,

Intestinal microbiota in metabolic diseases: from bac- terial community structure and functions to species of pathophysiological relevance. Gut Microbes 2014, 5, 544–551.

Clavel, T., Desmarchelier, C., Haller, D., Gerard, P. et al.

BJOG : An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, 1–10.

Vasomotor symptoms resulting from natural menopause: A systematic review and network meta-analysis of treatment effects from the National Institute of Health and Care Excellence guideline on menopause.

BJOG : An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, 1–10. http://dx.doi.org/10.1111/1471-0528.14619.

Sarri, G., Pedder, H., Dias, S., Guo, Y., & Lumsden, M. A. (2017).

Bioscience of Microbiota, Food and Health, 35(3), 113–121.

The production of S-equol from daidzein is associated with a cluster of three genes in Eggerthella sp. YY7918.

Kawada, Y., Yokoyama, S., Yanase, E., Niwa, T., & Suzuki, T. (2016).

J Nutr. 2006 Aug; 136(8):2188-93.

Method of defining equol-producer status and its frequency among vegetarians.

Setchell KD, Cole SJ

British Journal of Nutrition, 116(2), 247–257.

The combined effects of soya isoflavones and resistant starch on equol pro- duction and trabecular bone loss in ovariectomised mice. 

Tousen, Y., Matsumoto, Y., Matsumoto, C., Nishide, Y., Nagahata, Y., Kobayashi, I., et al. (2016).

NAMS (2017).

The 2017 hormone therapy position statement of The North American Menopause Society. Menopause: The Journal of The North American Menopause Society, 24(7), 728–753.

Langer, R. (2017).

The evidence base for HRT: What can we believe? Climacteric, 20(2), 91–96. 

Lambert, M. N. T., Hu, L. M., & Jeppesen, P. B. (2017).

A systematic review and meta- analysis of the effects of isoflavone formulations against estrogen-deficient bone re- sorption in peri- and postmenopausal women. American Journal of Clinical Nutrition, 106(3), 801–811. 

Metabolites. 2015 Jan 14;5(1):56-73.

The role of colonic bacteria in the metabolism of the natural isoflavone daidzin to equol.

Rafii F1.

Recommendations on women’s midlife health and menopause hormone therapy. Climacteric.

Baber, R., Panay, N., & Fenton, A. (2016).

 

Chemoprevention of breast cancer by dietary polyphenols.

Molecules 20, 22578–22620

Mocanu, M.-M. et al. (2015)

Complementary and alternative approaches to menopause. Endocrinology and Metabolism Clinics of North America.

Taylor, M. (2015).

Dietary modulation of the gut microbiota.

A randomised controlled trial in obese postmenopausal women. British Journal of Nutrition.

Brahe, L. K., Le Chatelier, E., Prifti, E., Pons, N., Kennedy, S., Blædel, T., … Larsen, L. H. (2015).

Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 100(11), 3975–4011.

Treatment of symptoms of the menopause: An endocrine society clinical practice guideline. 

Stuenkel, C. A., Davis, S. R., Gompel, A., Lumsden, M. A., Murad, M. H., Pinkerton, J. A. V., et al. (2015).

Transforma tu salud

¿Xevi, porqué has decidido escribir este libro?

Decidí escribir este libro porque en el mercado no existe ninguno que relacione las hormonas con los dos cerebros. He “ordenado” todos los documentos y conocimientos que he ido acumulando durante todos estos años de mi experiencia sobre el tema.

Es decir, lo que explico en el libro es lo que nosotros recomendamos en la consulta para “transformar tu salud” teniendo en cuenta que los factores biológicos deter- minan si una persona tiene más sensibilidad a los receptores androgénicos (testosterona) o estrogénicos (estrógenos).

¿Y cómo se sabe si una persona tiene más testosterona o estrógenos?

Si durante el primer trimestre del embarazo estás más expuesto a hormonas masculinas, lo que sucede es que el cuarto dedo de la mano derecha crece más que el segundo. Este parámetro determina que durante la infancia y el resto de tu vida, tendrás tendencia a fabricar más hormonas masculinas o femeninas según lo tengas.

Esto se estudia porque se ha visto que en la época actual, existen demasiados problemas de cánceres hormonodependientes y de fertilidad, y están estudiando porqué suceden. Por ejemplo, se ha visto que los chicos que tienen el cuarto dedo más largo que el segundo, son más fértiles y tienen más espermatozoides que no los que tienen el segundo dedo más largo o igual que el cuarto, que es más típico de exceso de hormonas femeninas. Tener más hormonas masculinas o femeninas ya viene implícito desde pequeños, y esto genera cambios en nuestras estructuras hormonales, que condicionan nuestra conducta y nuestro carácter en la edad adulta.

¿Qué consecuencias pueden desencadenarse si tenemos más hormonas contrarias a nuestro sexo?

Si no se eliminan bien las hormonas masculinas o femeninas contrarias a nuestro “sexo”, esto puede dar lugar a patologías típicas provocadas por estas hormonas “contrarias”.

Por ejemplo, la acumulación excesiva de andrógenos (hormona masculina) en las mujeres, puede derivar en piel y cabello grasos, ovarios poliquísticos o incluso acné o tendencia a engordar. También puede derivar, por ejemplo, en un desarrollo mínimo del pecho, de los glúteos, piernas más delgadas,…que son características más propias de los chicos.

En el caso contrario, la acumulación de estrógenos (hormona femenina) en los hombres, puede derivar en acumulación de grasa en la zona del pecho o de los glúteos, hemorroides, varices en los testículos o incluso en las piernas.

El caso más típico suele ser la acumulación excesiva de estrógenos tanto en chicos como en chicas. El hecho de no eliminar bien el exceso de hormonas femeninas, supone, a nivel del primer cerebro, una conexión distinta de redes neuronales, que condiciona que se tenga más facilidad a tener problemas como la migraña, la ansiedad, la depresión o incluso algún tipo de fobia. Esto con la testosterona no sucede, porque la estructura de la red neuronal cambia.

A nivel del intestino, el exceso de hormonas femeninas, hace que haya más diversidad bacteriana, por lo tanto, la microbiota es más variada, lo que le da más facilidad para provocar fermentaciones. Así pues, el exceso de estrógenos puede provocar más tendencia a tener patologías como el colon irritable o el estreñimiento. Una vez identi cado el problema, el libro te explica cómo ayudar al viaje de los estrógenos para poderlos eliminar.

¿Y cómo se pueden eliminar?

Si eres una persona que fabrica muchos estrógenos, debes cuidar tus hábitos de vida para no introducir más estrógenos en tu cuerpo, porque te pueden penalizar. Por ejemplo a través de la dieta (lácteos, alcohol, la carne,…) o de los tóxicos ambientales como los plásticos. Todo esto fermenta los estrógenos en sangre más los que tú puedes fabricar; entonces, hay que minimizar los estrógenos que circulan en sangre, consiguiendo que los receptores de dichos estrógenos no estén muy activos.

El hígado es el que ayuda a eliminar los estrógenos. Una vez han salido por el hígado, los acabamos eliminando o bien por la orina o por las heces.

Hay un tipo de bacterias intestinales que favorecen que los estrógenos eliminados se reabsorban en la sangre y vuelvan al hígado, y otras bacterias que favorecen la correcta eliminación de los estrógenos. Por eso es importante tener en cuenta que el hígado y la microbiota intestinal debe estar bien.

Al final, la alimentación es la que nos tiene que garantizar que el hígado elimine bien los estrógenos y que la microbiota esté correcta, para que no exista la actividad de las bacterias que reabsorben los estrógenos.

¿Conoces algún caso en el que se haya solucionado la eliminación de estrógenos?

Pues precisamente mi caso. El exceso de estrógenos puede llevar a problemas de eccemas o dermatitis. Por ejemplo en mi caso, yo tenía psoriasis. Y cuando fui consciente de todos estos conocimientos, fue reducir la actividad de la enzima que fabrica estrógenos (aromatasa) y como conseguí frenar la entrada de estrógenos en mi cuerpo, la psoriasis se fue de forma prácticamente inmediata.

Transcripción de la entrevista realizada por la revista News Magazine nº 10 – Primavera-Verano 2017

Los lácteos contienen hormonas, sí. Muchas

Los lácteos de origen animal traen hormonas, muchas hormonas, sí. Y esto tiene un impacto para nuestra salud muy importante. En positivo y en negativo. Se ha demostrado en numerosos estudios que la leche de los humanos y de los animales tiene hormonas y factores esenciales para el crecimiento y la inmunidad del niño y del animal recién llegado.

Por lo tanto, si un niño no puede hacer lactancia materna durante su etapa post natal, que es lo más deseable, siempre es más recomendable que tome una leche animal y no una leche vegetal para favorecer su crecimiento y mejora del sistema inmunitario.

¿Mi bebé lo puedo suplementar con leche de arroz? ¿O de avena? Pues mejor leche de vaca señora, le respondo.

Hay que tener en cuenta que la lactosa o algunas proteínas de la leche animal pueden provocar alergias a algunos niños y habrá que ponerse en manos del pediatra de confianza para que nos facilite una leche animal sin lactosa, por ejemplo.

Después de consultar revisiones y múltiples publicaciones indexadas en webs tan fiables como PubMed, Web of Science, Google scholar, Medline o Science Direct podemos afirmar que la leche animal, especialmente la de vaca, contiene “ingredientes” que son iniciadores o desencadenantes del cáncer de mama, de próstata o de endometrio.

Los ingredientes potencialmente fatales son estos: estrógenos e insulin-like growth factor-1 (IGF-1).

Este es el cóctel que arruina nuestra salud y nuestro envejecimiento. Cada vez que tomas tu vaso de leche por la mañana, que quizás es el café con leche, o quizás el cortado o el chocolate… es igual… los “ingredientes” peligrosos que estás ingiriendo cada día son los que te garantizan que tendrás menos años y disfrutarás del gusto de este vaso de leche y del gusto de la vida durante menos años.

A mí no me quites la leche ¿vale? Me dicen, los pacientes.

La leche no te la quitaré yo, le respondo, te la quitarás tú mismo/a después de que ahora te explique el que ya se ha demostrado que provoca. Y si después de explicarlo todo, todo, todo, alguna persona irresponsable decide seguir tomando regularmente lácteos derivados de animales, especialmente de vaca, es mejor no ayudarla. Yo no acompaño a nadie que circula con un coche que sé que se accidentará. Le doy el alta automáticamente, sencillamente lo invito  a que siga el viaje con su coche por su vida a solas.

Yo soy muy respetuoso con mi propia salud y así lo deseo a mis pacientes y a todas las personas que ayudamos.

La leche y sus productos lácteos derivados

Ciertamente, la leche y sus productos lácteos derivados como los yogures, quesos o mantequilla, son una parte importante de la cultura occidental, o mejor dicho, de nuestra dieta occidental (Western diet). La leche de vaca, de cabra, de oveja o de camello, puedes elegir, contienen una variedad de hormonas que pueden tener efectos fisiológicos y patológicos dentro de nuestro cuerpo, especialmente en las épocas más sensibles: la perinatal y la pubertad.

La cantidad de hormonas que te tomas al consumir un lácteo

Es complicado especificar si la cantidad de hormonas que te tomas al consumir un lácteo, es en una concentración fisiológica o, puede ser, suprafisiológica a nuestras necesidades. Después de comprobar en estudios epidemiológicos estos efectos en nuestra salud, se han estudiado y desarrollado diferentes métodos de análisis y ensayos complejos para determinar la presencia, suficiente o no, de hormonas en los alimentos, especialmente de los estrógenos en los lácteos, y si nos afectan o no.

Recientemente, en estudios hechos in vivo e in vitro, se han comprobado efectos tóxicos de los lácteos dado que la suma de sus componentes  modifican el funcionamiento de nuestro sistema endocrino y alteran el crecimiento y la reproducción de las personas que los consumen, incluso en pequeñas dosis.

La leche de vaca

¿Has visto cómo crece y cómo se engorda a un niño que se alimenta con leche de fórmula exclusivamente? La leche de vaca está pensada para que su estimado ternero crezca rápido y pese aprox. 100 kg después de un año. Pues, así crece el niño/a. Y entonces quizás esta niña tendrá una menarquia precoz, a los 9 o 10 años, y sufrirá los dolores premenstruales, o el estrés por los problemas de fertilidad que la acompañarán en la edad adulta y después de controlarse unos miomas o mamas fibrosas que le aparecieron ya hace tiempo… entonces quizás tendrá que luchar con un cáncer de mama. Piénsalo.

Los efectos biológicamente tóxicos que provoca la leche de vaca son complejos de evaluar, dado que los estrógenos y sus metabolitos los encontramos todos juntos en el producto final.

Las críticas ante tales correlaciones han motivado a los investigadores a esclarecer diferentes aspectos conflictivos en estudios anteriores. Se ha determinado el porcentaje de las diferentes formas de estrógenos que podemos encontrar en la leche, especificando qué % circulan de forma libre, con  transportador y qué % de los estrógenos circulan de forma conjugada después de pasar por la biotransformación del hígado del animal.

Después de estas valoraciones y de diferentes métodos de análisis para precisar qué hormonas encontramos exactamente en los lácteos animales y sus derivados, podemos especificar que la lista de hormonas que se transfieren por difusión a la leche, son:

Prostaglandinas

La leche entera interesa más que la leche desnatada o semidesnatada. Esta hormona se mide en la leche para saber si la vaca tiene mastitis o alguna otra inflamación. Es un marcador que encontramos elevado cuando la vaca sufre inflamación de la glándula mamaría que hace que produzca mucha menos leche por un lado y cambia la composición de la leche que te tomas por el otro. La leche de una vaca con mastitis tiene menos calcio, menos fósforo y menos proteínas o grasas. Si la mastitis era subclínica y el labrador todavía no la había tratado, el lácteo que te tomas tendrá menos minerales y probablemente todavía tendrá las bacterias o microorganismos patógenos que la causan como el Staphylococcus aureus, Streptococcus uberis, Streptococcus agalactiae, Streptococcus dysgalactiae o una Pseudomona, Corynebacterium , Coliformes… Buen provecho.

Pero si el labrador ya la ha tratado, te tomarás los residuos de los antibióticos que se le prescribió como propuesta terapéutica a bestia. Nunca mejor dicho, a labestia. Encontramos residuos de antibióticos en los yogures, quesos… de vacas tratadas por mastitis. Todo para adentro.

Sintetizando las prostaglandinas

Las prostaglandinas las sintetizamos a partir del metabolismo de las grasas poli insaturadas y tienen diferentes funciones. En la leche de vaca, cabra y oveja, concretamente traen Pg E2 (provoca dolores articulares y dolor de cabeza), Pg D2 (…), Pg F2 (…), Pg I2 (…) y tromboxano A2.

En nuestro aparato digestivo, tenemos especialmente las Pg I2 y tiene una función protectora de la mucosa del estómago. Las personas que tienen inflamación de la superficie gástrica o una úlcera de estómago, seguro que habrán experimentado que la quemazón de estómago le mejora cuando toma leche. “A mí la leche me va bien, me saca el ardor”, me dicen. Toma algún yogur y leche entera, no desnatada… y con moderación.

La Pg I2 de la leche también tienen una función protectora en el músculo cardíaco, protegiendo el corazón del estrés oxidativo.

Por lo tanto, las personas que no tienen problemas hormonales y sufren úlceras de estómago, pueden considerar la leche de vaca como algo beneficioso para introducir en la dieta a dosis moderadas.

Altas dosis pueden ser catastróficas por las inflamaciones o problemas hormonales que provocan otros componentes de la leche.

Prolactina

Es una hormona polipeptídica y la encontramos en la leche de muchas especies animales. Se fabrica en la hipófisis anterior de las mujeres en la época de la lactancia, por el estímulo de la succión del bebé.

Las funciones de la prolactina son la lactogénesis, regulación de la función ovárica y testicular, la conducta de los padres, angiogénesis, regulación del sistema inmune, reproductivo y la homeostasis osmótica.

En estudios hechos con animales se ha visto que la prolactina no sólo se fabrica en la glándula hipófisis, sino también en otros órganos como el hipotálamo, hipocampo, amígdala del cerebro, tronco cerebral o médula espinal y entonces se transporta y se acumula en la leche mamaría.

La leche de vaca es la que más interesa (en julio es el nivel máximo y en noviembre los niveles mínimos). Juntamente también con la leche materna, especialmente los primeros días después de parir.

De todos modos, parece ser que los adultos podemos hidrolizar la prolactina de los lácteos que tomamos y eliminarla sin que tenga ningún impacto biológico a nuestra salud.  Habrá que ser cauteloso hasta que no tengamos un consenso, porque algunos estudios concluyen que sí nos afecta.

Una dieta baja en calorías y aumentar los niveles de vitamina C reduce la prolactina. En cambio, una dieta rica en grasas saturadas aumenta la prolactina.

IGF-1

Es un polipéptido que también encontramos en la leche. Se fabrica mayoritariamente en el hígado y en las glándulas mamarías, también en otros muchos tejidos. Está a más altas concentraciones en el calostro de la leche materna que en la leche de la lactancia después del parto. El proceso de pasteurización de la leche animal no destruye la IGF-1 y por lo tanto nos afectará la salud. Vigilar la leche de uso diario del niño y los adultos… ¿qué os tengo que decir?. Nada de nada.

La IGF-1 es una hormona anabólica que  estimula el crecimiento (positivo en el caso de los bebés), también estimula la proliferación celular y promueve el desarrollo de cánceres al tener efectos antiapoptóticos. Según los últimos estudios epidemiológicos, los cánceres asociados a altos niveles de insulina o IGF-1 son el cáncer de páncreas, colon, endometrio, mama y próstata.

Es muy típico comprobar diariamente a alguien con la IGF-1 alta… en las personas con sobrepeso y que cuando se hacen un corte o herida en la piel tienen una cicatrización con una proliferación exagerada y hacen cicatrices queloides. Aquellas cicatrices tanto gruesas como anchas. Yo se los digo… tenemos un problema y no en la piel. Tienes que reducir la IGF-1 rápidamente porque no es nada bueno para la salud hormonal tenerlo alto. La IGF-1 interviene en el metabolismo de la glucosa, lipogénesis…

Hormonas esteroides (glucocorticoides, mineral corticoides – aldosterona-, andrógenos, estrógenos y progesterona)

Glucocorticoides  (cortisol y corticosterona)

También encontramos estas hormonas en los lácteos, especialmente en la leche. El cortisol es la hormona del estrés que desde la sangre pasa a las glándulas mamarías y a la leche de las vacas, cabras y ovejas.

Los glucocorticoides principales de los humanos son el cortisol, cortisona y corticosterona, y los fabricamos endógenamente en la corteza suprarrenal (glándula situada justo encima de los riñones) a partir del estímulo de la hormona ACTH (adrenocorticotrophic hormone) fabricada en la hipófisis. La hipófisis fabrica ACTH y estimula la fabricación de cortisol cuando sufrimos estrés, o cuando tenemos fiebre y también cada día siguiendo el ritmo circadiano, a niveles más altos por la mañana y más bajos al atardecer-noche.

Se ha visto que el uso veterinario de la dexametasona  (glucocorticoide sintético) en enfermedades inflamatorias de los animales, pueden aumentar los niveles de estas hormonas de estrés en las personas que consumimos su leche o su carne.

También pueden elevar los niveles de cortisol en la leche animal las situaciones o condiciones diarias que a ellos les produce estrés, como por ejemplo el transporte, cambios de dietas, cambios de temperatura…

Estas hormonas de estrés, los glucocorticoides, los eliminamos igual que los animales a través del hígado. El cortisol se metaboliza en reacciones de 1ª fase (oxidación, reducción e hidroxilación) y de 2ª fase (glucoronización o UGT y la sulfatación o SULT) en el hígado, formando metabolitos que eliminaremos en la bilis o la orina.

Pues bien, hay que tener en cuenta que también nos pueden subir los niveles de hormonas de estrés cuando tomamos lácteos, sí.

Andrógenos (Androstenediona, testosterona, dihidrotestosteronana)

Las vacas no tienen testículos pero la leche de vaca sí que contiene androstenediona fabricada en las glándulas suprarrenales y en las glándulas mamarias, especialmente cuando están embarazadas.

Esta hormona masculina puede provocar que las chicas que consumen lácteos de origen animal, especialmente de vaca, tengan un exceso de hormonas masculinas tan característico en el acné, ovarios poliquísticos, problemas de fertilidad, hirsutismo, cabello graso, dermatitis seborreica o comprobar que los pelos se enquistan cada vez que te depilas.

Progesterona

La progesterona también difunde de la sangre de los animales a su leche. Encontramos niveles de progesterona muy elevados en las vacas embarazadas y es un parámetro que se utiliza para saber si la vaca está o no embarazada. Los humanos  metabolitzan la progesterona por la 1 fase del hígado mediante las enzimas de la súper-familia CYP p450, concretamente por el CYP 3A4 y el CYP 2D6 y por hidroxilación/dihidrogenación.

La progesterona tiene funciones muy importantes en nuestra reproducción tanto en la ovulación y como en el mantenimiento del embarazo donde tiene efecto inmunosupresor, y también interviene en el desarrollo de las glándulas mamarias, características neuroconductuales, sexuales y aumento de la actividad de las neuronas gabaérgicas. ¡Es ansiolítico!

La progesterona está en niveles elevados en los derivados lácteos más grasosos dada su alta liposolubilidad, como la mantequilla, queso Gouda, crema de leche, yogur y en menos cantidad en la leche o leche semidesnatada.

Si quieres progesterona, come mantequilla.

Estrógenos

Hay una gran controversia respecto a si los lácteos son pro-cancerígenos o no. En el cáncer de mama y próstata especialmente. En estudios epidemiológicos se ha visto una alta incidencia en el cáncer de próstata y de testículo entre los consumidores de leche y productos lácteos (queso, yogur, mantequilla, yogur líquido…).

Casi todos los alimentos de origen animal contienen 17-beta-Estradiol y sus metabolitos. Especialmente la leche y sus derivados, y también la carne de ternera y de cerdo.

El 17-beta estradiol y la estrona los encontramos en diferentes partes  de la vaca, del cerdo, del jabalí y de los terneros, tanto en la carne (músculo del animal) como la grasa o el hígado. Y traen más los animales adultos que los jóvenes. Los estrógenos se encuentran especialmente en las grasas, como la grasa del ganso. También en los huevos hay 17-beta estradiol y estrona.

En las dietas occidentales o western diets, el 60-80 % de los estrógenos provienen de los productos lácteos. Donde encontramos el estriol, el estradiol, la estrona y especialmente el estrógeno sulfato que es el principal estrógeno conjugado y el más activo. El 69% de los estrógenos que encontramos en los lácteos es el estrona E1, y el 90 % de estos estrógenos están de forma conjugada.

De momento no hay consenso sobre si los estrógenos están más presentes en la grasa de la leche o no. Unos autores opinan que el 50 % de los estrógenos está a la grasa de la leche y otros han demostrado que no hay diferencias en el % de estrógenos de la grasa y el resto de la leche. Por lo tanto, tanto la leche entera como la desnatada contienen estrógenos.

Estructura química dels estrògens en la llet

Los niveles más elevados de estrona en forma libre y de forma conjugada se encuentran en la mantequilla seguido después por la crema de leche, queso Gouda, yogur y leche, por este orden.

Si quieres estrógenos come mantequilla.

Concentració d'estrògens en la llet de vaca

Concentración de estrógenos en la leche de vaca

 

Y resulta que en estudios epidemiológicos recientes, se ha visto una clara correlación entre el alto consumo de leche y derivados lácteos y una mayor incidencia en el cáncer de testículo y de próstata.

Las concentraciones de estrógenos libres y conjugados (ng/ml) en la leche de vaca frisona según Qin et. al. 2004:

Concentració d'estrògens lliures i conjugats a la llet de vaca

Los pescados contienen menos estrógenos y sus niveles dependen de la estación y la época reproductiva. Todas las dietas no-vegetarianas contienen estrógenos.

Los estrógenos en los alimentos

Ciertos componentes de nuestra dieta y de la dieta que ofrecemos a nuestros animales, tienen una estructura molecular idéntica a los estrógenos e imitan su función. Los denominamos fitoestrógenos. Se ha encontrado la presencia de fitoestrógenos en la leche de vaca y en la leche materna. Y sus beneficios o prejuicios son efectos controvertidos hoy en día.

Hay alimentos ricos en fitoestrógenos como las isoflavonas o lignanos que tienen una estructura idéntica a los estrógenos endógenos, los que nosotros fabricamos, y ofrecen igualmente actividad hormonal dentro de nuestro cuerpo. Las isoflavonas de la soja y otras legumbres son metabolizadas por las bacterias de nuestro intestino en unos metabolitos finales que tienen gran actividad estrogénica en casi todas las células de nuestro cuerpo.

Si realmente los fitoestrógenos también son capaces de interactuar con los receptores hormonales que tenemos en nuestras células, efectivamente estamos diciendo que ellos actúan como unos disruptores hormonales en casi todos los tejidos de nuestro cuerpo.

Los estrógenos en la leche

Actualmente, las vacas y muchos animales están alimentados con piensos ricos en fitoestrógenos. Después de la digestión de estos alimentos, las vacas obtendrán unos metabolitos con actividad estrogénica, que irán a la sangre y entonces a la leche. Los estrógenos que ellos fabrican, yademás los del pienso … todos hacia la leche.

Así es, los estrógenos que fabrican los animales de forma endógena y los que les damos nosotros mismos para alimentarlo, todos juntos, llegarán a la leche y a nuestra cadena alimentaria en forma de yogures, mantequillas, quesos, chocolate con leche, helados y otros muchos derivados o productos variados donde se añade algún lácteo.

Además, los medicamentos utilizados por el veterinario como las hormonas de crecimiento, acabarán estando presentes como residuos en la leche y sus derivados.

¿Alguien me puede decir qué caray estamos haciendo? Estamos dando un abuso de alimentos y medicamentos con función estrogénica a nuestros animales… para después tomarlo nosotros. Creamos y nos alimentamos de nuestro propio “veneno”.

Dada la importancia de la presencia de estrógenos en los alimentos, actualmente se utilizan sofisticados métodos de detección que determinan con gran sensibilidad la cantidad de estrógenos para intentar mejorar la epidemia que vivimos en nuestro siglo de problemas de fertilidad, obesidad, enfermedades inflamatorias y cánceres hormona dependientes.

La población más sensible a los cambios hormonales

La parte de la población más sensible a los cambios hormonales son los chicos y chicas que están en la época pre-puberal donde las hormonas tienen un efecto en el desarrollo y crecimiento muy importante. En chicos con la enfermedad de Turner, se ha visto que pequeñas dosis de estrógenos aumentan la velocidad de crecimiento, en cambio, un exceso de estrógenos no provoca ninguna aceleración en el crecimiento, incluso puede inhibirlo.

Los estrógenos favorecen el crecimiento de la epífisis de los huesos, y es dosis dependiente. Las chicas que tienen niveles elevados de estrógenos tienen una maduración y fusión de las epífisis de los huesos y una finalización de la línea de crecimiento más precoz que los hombres.

Los estrógenos tienen una gran potencia como factores de crecimiento y tanto el estradiol (E2) cómo alguno de sus metabolitos tienen efectos promotores de cáncer. En reacciones de primera fase del hígado los estrógenos empiezan a degradarse por unas enzimas llamadas CYP P450 y derivan diferentes metabolitos. Especialmente:

Los metabolitos 2-OH y 4-OH, denominados catecol estrógenos, seguirán su camino por reacciones de la 2ª fase en el hígado, concretamente por las enzimas de metilación, convirtiéndose en 2-metoxi E2 y 4-metoxi E2.

Cuando no podemos metilar los catecol estrógenos (2-OH y 4-OH) en metoxi estrógenos por las enzimas catecol-metilo-transferasas del hígado… entonces tenemos un problema. Tendremos una acumulación de catecol estrógenos si no metilamos bien.

Concretamente la oxidación de los catecol estrógenos, es decir, la oxidación de los metabolitos 2-OH E2  y 4-OH E2 provocará la formación de quinonas y semi quinonas que pueden enlazarse a nuestro ADN y provocar la fabricación de aductos en nuestro ADN y actuar como un promotor de iniciación del cáncer.

Oxidació dels metabòlits 2-OH E2 i 4-OH E2

Oxidación de los metabolitos 2-OH E2 y 4-OH E2

Mecanismo de acción de los estrógenos

Los estrógenos son activos cuando se adhieren a su receptor nuclear (ER alfa o ER beta), receptores de la membrana celular y también por la red  de interacción de varias vías de señalización intracelulares. Las acciones de los receptores de estrógenos, alfa o beta, es por la acción del receptor con un elemento de unión en el ADN que causará la activación de la transcripción genética.

Se ha comprobado que la expresión de los ER alfa y beta en cánceres sensibles a los estrógenos, origina una mayor expresión de mRNA y proteínas del ER alfa y beta en tejidos con cáncer que en tejidos sanos.

El ER alfa es un receptor que ha mostrado una actividad neuroprotectora pero también una actividad mitogénica. En cambio, el ER beta se ha sugerido como un receptor con efectos protectores por el desarrollo del cáncer, pero induce la apoptosis de las células neuronales.

Los estrógenos y el sistema reproductivo masculino

En los hombres, la mayor parte de los estrógenos son fabricados en los testículos por la enzima aromatasa. También los fabricamos en las glándulas suprarrenales y otros órganos.

A niveles alimentarios, los estrógenos nos llegan a través del agua, la carne, los huevos, y productos lácteos. La vía exógena alimentaría es la que más nos afecta a los hombres. La leche y los derivados lácteos representan el 70% de los estrógenos que nos entran en nuestro cuerpo. Y, por ejemplo, un vaso de vino tinto contiene 0,5-2 microgramos de estrógenos.

Los estrógenos, cuando se unen a los receptores, tienen unas funciones muy importantes para los hombres. Igual que en las mujeres, regulan funciones muy importantes. Los estrógenos son muy necesarios para la expansión androgénica del periostio de los huesos en la pubertad.

Los hombres sin el ER alfa son infértiles. Los xeno estrógenos que provienen de la dieta se ha visto que provocan, en ratas, una disminución del peso del epidídimo (estructura de los testículos responsable de la maduración y activación de los espermatozoos), una disminución de la cantidad y de la movilidad de los espermatozoos. El ER beta regula la absorción de los espermatozoos y sus fluidos hacia la cabeza del epidídimo y sin esta función estrogénica no podríamos ser fértiles.

Como vemos, en los hombres tienen una gran importancia en la maduración y supervivencia de los espermatozoos, y también en el control del esqueleto y el sistema cardiovascular previniendo  la osteoporosis y la arteriosclerosis.

Concentració d'hormones a la llet de vaca

Concentración de hormonas a la leche de vaca

Bibliografía

Med Hypotheses, 62 (1):133-142. (2004)

Estrógeno: One of the risk factores in milk for prostate cancer.

Qin LQ, Wang PY, Kaneko T, Hoshi K, Sato

J Agric Food Chem, 54 (26); 9785-9791. (2006)

Naturally occurring estrogens in pro-cessed milk and in raw milk (from gestated cows.

Malekinejad H., Scherpenisse P, Bergwerff A

Br J Cancer, 80 (7):1107-1113. (1999)

Animal products, calcium and protein and prostate cancer risk in The Netherlands Cohort Study

Schuurman AG, van den Brandt PA, Dorant E, Goldbohm RA.

Nutr Cancer, 18 (3):277-286. (1992).

Diet and prostatic can-cer: a caso-control study in northern Italy.

Talamini R, Franceschi S, La Vecchia C, Serraino D, Valla S, Negri E.

Int J Cancer, 80 (5):704-708. (1999).

Diet and cancer of the prostate: a caso-control study in Greece.

Tzonou A, Signorello LB, Lagiou P, Wuu J, Tri-chopoulos D, Trichopoulou A .

Br J Cancer, 73 (5):687-691. (1996).

Intake of dairy products and the risk of breast cancer.

Knekt P, Jarvinen R, Seppanen R, Pukkala E, Aro-maa A .

Int J Cancer, 93 (6):888-893.

Childhood and adulto milk consumption and risk of pulsan-opausal breast cancer in a cohort of 48,844 women – the Norwegian women and cancer study.

Hjartaker A, Laake P, Lund E (2001).

Los estrógenos ya preparan su viaje.

Los estrógenos circulan por nuestras arterias y prefieren viajar con crucero, un transportador, y no de forma libre. Os lo aseguro. Los estrógenos, si circulan con un transportador son una delicia.

En cambio, cuando los estrógenos circulan libres por nuestra circulación sanguínea, pueden condicionar muchos problemas para nuestra salud activando  excesivamente las células diana con funciones hormonales.

El predominio de estrógenos libres puede provocar:

Dolores premenstruales, miomas, mamas fibrosas, cálculos en la vesícula biliar, estreñimiento, hipotiroidismo, retención de líquidos, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares crónicos, mala circulación, ICTUS, hemorroides, várices en los testículos,  sobrepeso, hirsutismo, ovarios poliquísticos, ansiedad, depresión, acné y problemas más graves como el cáncer de mama, de endometrio, de próstata, de tiroides y de colon.

Transportadores hormonales

Las hormonas masculinas y femeninas (estrógenos) pueden circular en sangre de forma libre (<10 %) o bien acopladas a un transportador (>90 %):

Estos dos transportadores son los que yo denomino cruceros.

El SHBG y la albúmina regulan la cantidad de hormonas libres circulantes y, por lo tanto,  estos cruceros que transportan y fijan las hormonas masculinas y femeninas, podrán inhibir o activar la actividad hormonal de las células diana. Cuanto más crucero tenemos circulando en sangre… menos estrógenos libres y así menos actividad hormonal tendremos. Una delicia.

La biodisponibilidad de estas hormonas viene determinada por la cantidad de estos dos transportadores, de los cruceros.

Las hormonas… o van libres o van con transportador.

Un pequeño % de estrógenos y de testosterona circulan de forma libre en sangre y son los que serán biológicamente activos al acoplarse a su receptor situado en la mayoría de las células de nuestro cuerpo.

El resto son captados por los transportadores (los cruceros) y no estarán biodisponibles para activar los receptores hormonales de las células diana.

Cuando tenemos pocos transportadores hormonales es seguro sufrir una mala salud hormonal.

Necesitamos que el hígado fabrique transportadores (SHBG y Albúmina) para evitar las enfermedades por exceso de estrógenos y andrógenos (hormonas masculinas). ¡Necesitamos fabricar más transportadores, más cruceros, más SHBG!

Los niveles en plasma del transportador SHBG se utilizan hoy en día como marcadores biológicos para predecir varias enfermedades.

Cuando puedas, valora que tal estás a nivel hormonal y hazte  analíticas de sangre valorando: la Testosterona libre, Testosterona total, DHEA-sulfato, DHEA, 17-beta estradiol, albúmina y el SHBG.

Los valores normales del transportador más importante, el SHBG son:

Tipo de paciente Rango
Mujer adulta, premenopáusica 40 – 120 nmol/L
Mujer adulta, posmenopáusica 28 – 112 nmol/L
Hombre adulto 20 – 60 nmol/L
Edad 1-23 meses 60 – 252 nmol/L
Prepuberal (24 meses a 8 años) 72 – 220 nmol/L
Mujer puberal 36 – 125 nmol/L
Hombre puberal 16 – 100 nmol/L

Por ejemplo, una mujer adulta, en edad fértil, que sufre de problemas por exceso de estrógenos como dolores premenstruales, mamas fibrosas o migrañas… prefiero que tenga niveles altos del SHBG, entre 80-112 (niveles normales 40-120).

El SHBG es segregado por el hígado bajo el control de:

Las concentraciones del SHBG varían a lo largo de nuestra vida y sabemos que las personas con sobrepeso suelen tener bajos niveles del SHBG. Un alto índice de masa corporal BMI>25 o una tasa de WHR alta también se relacionan con bajos niveles del SHBG.

Gracias a los recientes estudios de Rafael Simó de la Unidad de Diabetes y Metabolismo de la Universidad de Barcelona, publicados en julio del 2015, sabemos que las personas con bajos niveles de SHBG tienden a sufrir:

Cuando los niveles de la SHBG son bajo tendremos que buscar el origen a fin de facilitar que el hígado vuelva a fabricar más, y así resolver estas enfermedades consideradas crónicas. Tienes que resolver la situación en que te has puesto.

Se ha comprobado que las personas que tienen niveles bajos de SHBG es por un exceso de citoquinas proinflamatorias (IL-1, Il-6, TNF-alfa), bien por esteatosis hepática (hígado graso), o exceso de alimentos ricos en monosacáridos y ácido palmítico.

Hay que recordar que los cereales que contienen gluten, todos ellos, provocan un aumento de las citoquinas proinflamatorias y por lo tanto son un desastre para la salud hormonal. Aunque no seas celiaco.

Trigo, espelta, kamut, cebada, avena, malta… todos reducen los transportadores, nuestro estimado crucero SHBG, y son un desastre para la salud hormonal.

En humanos, se puede utilizar el nivel plasmático del SHBG como un parámetro muy fiable para predecir el grado de inflamación crónica que tenemos en las enfermedades metabólicas, el grado de grasa en el hígado (esteatosis hepática) y no la grasa visceral como antes se había postulado.

Los pacientes con low grade inflamation o inflamación crónica de bajo grado, típicas en enfermedades como la depresión, la artritis, osteoartritis u obesidad y diabetes, tienen niveles elevados de la citoquina inflamatoria TNF-alfa y niveles de SHBG circulantes más bajos. Los medicamentos para estos enfermos con artritis psoriásica o artritis reumática, que bloquean el TNF-alfa (los anti-TNF) provocan un aumento del SHBG circulante.

La inflamación de bajo grado es el principal factor de riesgo para tener una carencia de SHBG plasmática, que condicionará directamente a sufrir enfermedades metabólicas como la obesidad, la resistencia a la insulina, los ovarios poliquísticos, la menarquia precoz, la diabetes tipo 2 y un riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Nestler et. al. estudiando la relación de la insulina y el SHBG en humanos, publicaron en 1991 que: Las mujeres que tienen ovarios poliquísticos y son tratadas con un medicamento que reduzca la fabricación de insulina, consiguen aumentar sus niveles de SHBG, recuperarse de su enfermedad metabólica y tener una ovulación normal.

Peter et. al. también comprobó en el 2010 que los niveles de glucosa en ayunas se relacionan inversamente con los niveles de SHBG. Niveles de glucosa altos condicionan menos transportadores y más hormonas libres en sangre. La glucosa en ayunas tiene que estar entre 70-100 mg/dL.

Tenemos que evitar los alimentos que nos hacen subir la glucosa como los azúcares, refrescos edulcorados, alcohol o cereales refinados… y dormir entre 6,5h-8h porque dormir poco también nos hace aumentar la glucosa en sangre.

Los hombres y las mujeres obesas de todas las edades tienen niveles bajos en sangre de SHBG y éste aumenta cuando se reduce el peso.

Adelgazar y hacer ejercicio físico hace aumentar el SHBG asociado más a la reducción de la grasa hepática que a la reducción de la grasa visceral o de la grasa corporal total.

Según estudios, desde 1981 se acepta que los niveles elevados de insulina condicionan una menor fabricación de SHBG a nivel del hígado. Los niveles bajos de este transportador SHBG se asocian a un riesgo de sufrir diabetes tipo 2 por resistencia a la insulina, ovarios poliquísticos, acné y enfermedades cardiovasculares.

La dieta también puede regular la síntesis del SHBG

La dieta afecta la expresión del Hepatocyte Nuclear Factor 4-alfa (HNF-4alfa) y del PPARgamma que regulan la estimulación del gen que fabrica el SHBG, nuestro crucero, nuestro estimado transportador.

Alimentos que aumentan y que reducen el SHBG…

No tenemos un consenso muy claro respecto a la influencia de la dieta como único factor sobre el SHBG. Según publicaron C. Longcope et. al.  en “The J. Of Clinical Endocrinology & Metabolism”, sobre la relación entre la dieta y el SHBG:

Los niveles de SHBG no tienen nada que ver con las calorías. Y que no se afecta de forma significativa ni por las calorías, ni por los carbohidratos ni las grasas animales o vegetales.

En cambio, afirman que:

El consumo de fibra y la edad aumenta los niveles de SHBG… y reducen los niveles de testosterona y estrógenos.

Otros investigadores han descrito claros beneficios haciendo cambios alimentarios

Una dieta vegetariana aumenta el SHBG, comparado con una dieta omnívora, reduciendo las hormonas libres circulantes y su actividad hormonal.

El aceite de oliva estimula la fabricación del SHBG.

Un estudio realizado en el 2012 en España, que comprendió el seguimiento de 928 personas durante 6 años comparando el uso de aceite de girasol respecto el aceite de oliva, evidenció que los niveles de SHBG eran más altos en las personas que utilizaban el aceite de oliva para cocinar.

El aceite de oliva frena la actividad del PPARgamma que es una proteína que se ha visto que inhibe la producción hepática de SHBG.

En el 2010, Kalgaonkar et. al. estudiando el mecanismo patológico que provoca la formación de los ovarios poliquísticos, encontraron evidencias de que las almendras (ricas en ácidos grasos mono insaturados) reducen la testosterona libre.

Y que las nueces (ricas en ácidos grasos omega 3) aumentan el SHBG, reduciendo la testosterona y estrógenos libres. Entre horas… cambia el bocadillo, la galleta o torradetes por los frutos secos… ¡Hay que comerlas!

Las grasas saturadas (carne y derivados, lácteos y derivados, mantequilla, aceite de coco y aceite de palma…) reducen el SHBG. No podemos abusar de ellos.

Tanto en humanos como en mujeres japonesas o personas que siguen una dieta lactovegetariana y macrobiótica, y en primates no humanos, se ha visto que… Una dieta rica en fibra aumenta los niveles de SHBG y tienen un menor riesgo de sufrir cáncer de mama u otros cánceres hormona dependientes.

Los lignanos (lino, sésamo, crucíferas, ortigas) y los fito estrógenos (soja, lúpulo, kudzú, legumbres…) aumentan el SHBG… cuando se sigue una dieta rica en fibra.

Una dieta rica en grasas reduce el SHBG y aumenta la testosterona y los estrógenos libres. No es bueno comer brioxeria…

Las dietas muy ricas en hidratos de carbono refinados reducen el SHBG y son un desastre para la salud hormonal porque inducen:

Quizás te podría recomendar la leche de avellana o de almendras en lugar de leche de arroz o de avena, ¿verdad?

Estamos hablando que tenéis que evitar o moderar mucho el consumo de: Monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa) que reducen la expresión genética del SHBG.

Una dieta rica en sucrosa (azúcar de mesa) o glucosa hace bajar los niveles de SHBG en sangre en humanos.

Pero esto sucede especialmente con la fructosa que está presente en el azúcar de mesa (sucrosa o sacarosa), en la miel, las mermeladas de fruta “sin azúcar o dietéticas”, la sucralosa (splenda) de los refrescos, en el jarabe de agave, el jarabe de maíz, los zumos de frutas ricas en fructosa como los caquis, mangos, sandía o melocotón, azúcar de coco…

La fructosa, a diferencia de la glucosa, no provoca la secreción de insulina por las células beta del páncreas y se ha comprobado que hace reducir la SHBG. Por lo tanto, la fructosa reduce la fabricación hepática de SHBG sin provocar picos de insulina.

Tomar miel todas las mañanas es una muy mala idea para la salud hormonal.

Ácido palmítico: Es una grasa saturada presente especialmente en el aceite de palma, la grasa y en la piel de la carne, en la margarina, las grasas de los lácteos (leche, mantequilla, queso, nata), en el aceite de coco… ampliamente extendido como aditivo alimentario legal que disminuye la actividad del gen HNF-4alfa, reduciendo el SHBG y provocando una mayor actividad hormonal y un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, según la Organización Mundial de la Salud.

Preparáis las vacaciones. Preparáis los transportadores. Estos cruceros esperan vuestros estrógenos para mantener la salud hormonal.

Deseo que circuláis por la vida con muchos amigos que os ayuden a fabricar cruceros, ellos te traerán a buen puerto: 

Ejercicio físico, frutos secos, aguacate, aceite de oliva, reducir peso (si te hace falta), … y reducir drásticamente el consumo de cereales que contienen gluten.

!Salud!

 

Bibliografía

Scandinavian Journal of Clinical and Laboratory Investigation

Western diet and Western diseases: Some hormonal and biochemical mechanisms and associations

Published online: 29 Mar 2011

Insulin resistance and endometrial cancer risk: A systematic review and meta-analysis

Adrian V. Hernandeza, b, , 1, , Vinay Pasupuletic, 1, , Vicente A. Benites-Zapatad, , Priyaleela Thotac, , Abhishek Deshpandee, , Faustino R. Perez-Lopezf.

Received 22 June 2015, Revised 24 Augusto 2015, Accepted 30 Augusto 2015, Available online 18 November 2015

J Clin Endocrinol Metab. 2015 Oct;100(10):3778-86. doi: 10.1210/jc.2015-2328. Epub 2015 Jul 22.

Steroid Sex Hormonas, Sex Hormone-Binding Globulin, and Diabetes Incidence in the Diabetes Prevention Program.

Mather KJ1, Kim C1, Christophi CA1, Aroda VR1, Knowler WC1, Edelstein SE1, Florez J.C.1, Labrie F1, Kahn SE1, Goldberg RB1, Barrett-Connor E1; Diabetes Prevention Program.

 

Muele Cell Endocrinol. 2010 Mar 5;316(1):53-9. doi: 10.1016/j.mce.2009.09.020. Epub 2009 Sep 26.

Sex hormone-binding globulin gene expression in the liver: drugs and the metabolic syndrome.

Pugeat M1, Nader N, Hogeveen K, Raverot G, Déchaud H, Grenot C.

PLoS One. 2015; 10(3): e0122050. Published online 2015 Mar 19. doi:  10.1371/journal.pone.0122050. PMCID: PMC4366082

Birth Weight and Polycystic Ovary Syndrome in Adulto Life: Is There a Causal Link?

Stavroula A. Paschou,1 Dimitrios Ioannidis,2 Evangeline Vassilatou,3 Maria Mizamtsidi,1 Maria Panagou,2 Dimitrios Lilis,2 Ioanna Tzavara,2 and Andromachi Vryonidou1,*

Trends in & Endocrinology Metabolism. Volume 26, Issue 7, July 2015, Pages 376–383. Review

Novel insights in SHBG regulation and clinical implications

Rafael Simó , Cristina Sáez-López, Anna Barbosa-Desongles, Cristina Hernández, David M. Selva

Diabetes and Metabolism Research Unido, Vall Hebrón Instituto de Investigación (VHIR), Universitat Autònoma de Barcelona and CIBERDEM (ISCIII), Barcelona, Spain.

 

The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 91(12):4764–4766. Printed in Uno.S.A. Copyright © 2006 by The Endocrine Society. doi: 10.1210/jc.2006-1990

Editorial: Sex Hormone Binding Globulin: Inhibitor oro Facilitator (oro Both) of Sex Steroid Action?

Visceral hado dysfunction is positively associated with hypogonadism in Chinese men

Ningjian Wang* , Hualing Zhai* , Bing Han, Qin Li, Yi Chen, Yingchao Chen, Fangzhen Xia, Dongping Lin & Yingli Lu

Published: 22 January 2016.

 

Medicine (Baltimore). 2016 Jan;95(4):e2621. doi: 10.1097/MD.0000000000002621.

Combined Association of Vitamin D and Sex Hormone Binding Globulin With Nonalcoholic Fatty Liver Disease in Men and Postmenopausal Women: A Cross-Sectional Study.

Wang N1, Zhai H, Zhu C, Le Q, Han B, Chen Y, Zhu C, Chen Y, Xia F, Lin D, Lu Y

Clin Endocrinol (Oxf). 2014 Jun;80(6):877-83. doi: 10.1111/cen.12360. Epub 2013 Debo de 5.

Low serum sex hormone-binding globulin is associated with nonalcoholic fatty liver disease in type 2 diabetic patients.

Hua X1, Sun Y, Zhong Y, Feng W, Huang H, Wang W, Zhang T, Hu Y.

Endocrinology. 2009 May;150(5):2183-9. doi: 10.1210/en.2008-1289. Epub 2009 Jan 29.

Peroxisome-proliferator receptor gama represses hepatic sex hormone-binding globulin expression.

Selva DM1, Hammond GL.

J Muele Endocrinol. 2009 Jul;43(1):19-27. doi: 10.1677/JME-09-0025. Epub 2009 Mar 31.

Thyroid hormonas act indirectly tono increase sex hormone-binding globulin production by liver vía hepatocyte nuclear factor-4alpha.

Selva DM1, Hammond GL.

Review

Sex hormone-binding globulin gene expression in the liver: Drugs and the metabolic syndrome

Michel Pugeata, b, c, , , Nancy Naderd, Kevin Hogeveenb, c, Gérald Raverotb, c, Henri Déchauda, c, d, Catherine Grenota,

Review artículo

Effect of dietary componentes, including lignans and phytoestrogens, donde enterohepatic circulation and liver metabolism of estrogens and donde sex hormone binding globulin (SHBG).

Adlercreutz H, et. al. J Steroid Biochem. 1987.

Authors: Adlercreutz H1, Höckerstedt K, Bannwart C, Bloigu S, Hämäläinen E, Fotsis T, Ollus A.

Differential effects of walnuts vs almonds donde improving metabolic and endocrine parameters in PCOS.

Kalgaonkar S, et. al. Eur J Clin Nutr. 2011.

Kalgaonkar S1, Almario RU, Gurusinghe D, Garamendi ME, Buchan W, Kim K, Karakas SE.

Eur. Eng. Diagnostic Products Corporation

Sex hormone binding globulin and the assessment of androgen status.

Kelly, J and Vankrieken, L.

J clin Endocrinol Metab 1981;53:58-68

Transporte of steroid hormonas: binding of 21 endogenous steroids tono both testosterone-binding globulin and corticosteroid-binding globulin in human plasma.

Dunn JF, Nisula BC, Rodbard D.

Acta E:60-7.

Sex-steroid-binding plasma protein (SBP), testosterone, oestradiol and dehydroepiandrosterone (DHEA) in prepuberty and puberty.

Maruyama Y, Aoki N, Suzuki Y, Ohno Y, Imamura M, Saika T, et. al.

J Clin Endocrinol Metab 1990;71(6):1442-(6).:1442-6.

Androgens, estrogens and sex hormone-binding globulin in middle-aged men.

Longcope C, Goldfield SRW, Brambilla DJ, McKinlay J.

Horm Metab Nada 1995;27:5

Factores related tono sex hormone binding globulin concentrations in women with anorexia nervosa

Tomova A, Kumanov P, Kirlov G.

J Clin Endocrinol. 1985;61(5):873-876.

Non-sex hormone-dinging globulin-bound testosterone as a marker for hyperandrogenism.

Cumming DC, Wall SR.

Ann Clin Biochem 1989;26:311-6.

Relative diagnostic value of serum non-SHBG-bound testosterone, free androgen index and free testosterone in the assessment of mild tono moderate hirsutism.

Blight LF, Judd SJ, White GH.

Ann CPardige WM, Ceflu W, Nisul BC, Bardin CW, Santner SJ and Santen RJ. Bioavailability of albumin-bound testosterone. J Clin Endocrinol Metab 1985;614);705-10.

Sex hormonas binding globulin: origin, function and clinical significance.

Shelby, C.

Vankrieken L. Technical REprot:

Testosterone and the free androgen index (technical report)

Los Ángulos:DPC,1997

N Engl J Med 2009;261:1152-1163.

Sex hormone-binding globulin and risk of type 2 diabetes in women and men.

Ding LO, Song YS, Manson JE, Hunter DJ, Lee CC, Rifai N, Buring JE, Gazian JM, and Liu S.

 

iIustración: Wikipedia

Las hormonas me vuelven loca

¿Por qué tengo estreñimiento durante todo el mes y, en cambio, durante la menstruación voy bien al baño cada día?

Tanto tiempo pensaste que los problemas digestivos los puedes resolver con ciruelas, kiwis, laxantes, infusiones para los gases o quizás antibióticos, probióticos o prebióticos, y ahora, con  una mejor comprensión del efecto de las hormonas sexuales te podemos ofrecer una aproximación terapéutica más efectiva modulando el equilibrio hormonal y la salud intestinal.

¡Nadie ha nacido con falta de “carbonato de magnesio” para ir al baño!

Recientemente ya explicamos que la flora intestinal o bacterias intestinales (microbiota) son reconocidas como un elemento indispensable para la comunicación bidireccional entre el cerebro y el intestino (2n cerebro) por vías neurales, inmunes y endocrinas.

Necesitamos tener la microbiota intestinal en equilibrio.

Gracias a recientes estudios epidemiológicos y observaciones clínicas sabemos que las hormonas sexuales  tienen un papel importantísimo en la regulación del eje formado por el cerebro-intestino y la microbiota (bacterias intestinales).

Así… vemos una significativa conexión entre las mujeres que sufren colon irritable y también endometriosis.

O bien, colon irritable y ovarios poliquísticos (PCOS), que se caracteriza por anovulaciones crónicas, hiperandrogenismo y un BMI (índice de masa corporal) alto. Es decir, son las chicas con sobrepeso, más pelo en la cara y en el cuerpo, acné, colon irritable y PCOS. Parecen muchos problemas… ¿o quizás sólo uno?

¿Por qué los estrógenos provocan tantos problemas en las mujeres? ¿Por qué tenemos esta comorbilidad entre las mujeres y los dolores musculares o articulares crónicos, ansiedad o depresión? ¿Por qué hay una predominancia femenina en enfermedades como la fibromialgia, fatiga crónica, cefaleas o migrañas, dolor pélvico crónico o cistitis intersticial?

Es curioso observar como las mujeres  sufren de colon irritable entre la adolescencia tardía y sus cuarenta largos años de edad, justamente en la época reproductiva.

Y entonces, cuando llegan a los 70 años, ya encontramos la misma incidencia que en los hombres.

Madre mía, ¿una vida sufriendo?

Comparado con los hombres, el doble de las mujeres sufren de colon irritable, ¿por qué? Y las mujeres que tienen colon irritable también sufren más depresión y angustia que los hombres que sufren colon irritable, ¿por qué?

El colon irritable se caracteriza por dolores intestinales, distensión abdominal, gases o malestar, combinado con cambios en las evacuaciones, predominante la diarrea o el estreñimiento.

Esto, efectivamente, es lo que nos encontramos en los países occidentales.

En cambio, en las conclusiones de un metanálisis reciente se ha comprobado que no hay una prevalencia significativa de sufrir colon irritable en las mujeres respecto a los hombre en zonas como  Sudamérica, Sudáfrica y Sur de Asia (Corea, China, India…). Sólo nos pasa en nuestra casa.

Mientras no es muy frecuente en los hombres, que suelen evacuar mejor, las mujeres suelen reconocer como la forma de ir al baño se altera durante las diferentes fases del ciclo hormonal, también durante el embarazo o la menopausia.

Estrógenos

Las mujeres tienen un tránsito intestinal más lento que los hombres. Suelen tener más estreñimiento. Los niveles de estrógenos pueden inducir efectos analgésicos e hiperalgésicos, antinflamatorios y pro-inflamatorios. Los estrógenos pueden provocar cambios e interaccionan con diferentes neurotransmisores.

Modula el sistema serotoninérgico y el sistema de respuesta al estrés influyendo sobre la serotonina y CRF respectivamente.

La serotonina o 5-HT (5-hidroxitriptamina):

El sistema serotoninérgico representa uno de los mayores contribuidores a la diferencia sexual en la modulación de los dolores. Mientras es menos frecuente en los hombres, hay una gran correlación entre el sexo femenino y problemas de la articulación temporomandibular o ATM de la mandíbula, el colon irritable, cefaleas, migrañas, alergias, fibromialgia, fatiga crónica y dolores crónicos.

Los estrógenos aumentan la serotonina en la mayor parte del cerebro por 3 vías:

  1. Aumenta la expresión de la enzima triptófano hidroxilasa
  2. Disminuye la expresión del transportador de la serotonina (SERT) inhibiendo la recuperación de la serotonina a la neurona presináptica  y por lo tanto aumentando la serotonina disponible en el espacio sináptico, entonces se une al receptor de la neurona postsináptica y desencadena la señalización, mejorando el estado de ánimo. Así es  como lo haría el clásico antidepresivo como la fluoxetina, citalopram, escitalopram o prozac.

Los estrógenos en condiciones fisiológicas actúan como un antidepresivo.

3. Los estrógenos mejoran la sensibilidad postsináptica de la serotonina cerebral.

Las fluctuaciones de los niveles de estrógenos durante el ciclo menstrual causan diferentes cambios en el sistema serotoninérgico de las mujeres, mientras en los hombres los niveles de estrógenos y de serotonina son más estables.

Durante el ciclo menstrual, los estrógenos suben (Fase folicular) y entonces caen dos veces (Fase lútea). ¿Las hormonas te vuelven loca?

Examina tus 3 fases y te ayudaremos a entender lo que te pasa:

Algunas chicas optan para tomar anticonceptivos orales que ocasionan un empeoramiento de las funciones intestinales.

Como os podéis imaginar … ¿qué sucederá si tenemos exceso de estrógenos porque no los eliminamos bien a nivel de las enzimas hepáticas y/o el intestino? ¿O si los fabricamos en exceso? ¡En definitiva, si tenemos un exceso de estrógenos nos condicionará el bienestar de muchos aspectos diferentes de nuestra vida!

Se cree que los estrógenos también tienen algún efecto modulador en los receptores de la serotonina, además de aumentarla en sí misma.

El 5-HT3 es el receptor de la serotonina que está presente en el ENTE (sistema nervioso del intestino), SNC o sistema nervioso central (N. Vago, área postrema y sobre todo al Núcleo del Trato solitario), sistema nervioso periférico  y también algunos tejidos no nerviosos.

Se ha visto que está implicado en los dolores crónicos como la fibromialgia y neuropatías periféricas. Y las hormonas sexuales tienen también efecto inhibidor del receptor 5-HT3 de la serotonina. Y el alcohol, por ejemplo, aumenta la actividad de este 5-HT3…

Se ha comprobado que en ratas ovariectomizadas (y sin ovarios no pueden fabricar ni tantos estrógenos ni progesterona) hay un aumento de la expresión del receptor 5-HT3 del colon y después del reemplazo con tratamiento hormonal (suplementación de estrógenos y progesterona) a estas mismas ratas ovariectomizadas, el receptor  5-HT3 reducía su actividad y volvía a la normalidad.

En observaciones clínicas se ha observado que bloqueando el receptor 5-HT3 (alosetrón) se mejora la sensibilidad intestinal y el colon irritable… pero este medicamento tiene efectos secundarios graves para las personas con colitis isquémica y estreñimiento graves… por lo tanto, las hormonas sexuales tienen también un efecto  inhibidor del receptor 5-HT3. Es el enlace que tiene el receptor del colon 5-HT3 con las hormonas sexuales.

También tenemos a nuestro alcance inhibidores naturales de los receptores 5-HT3.

A las señoras y señores que sufren de colon irritable, náuseas y vómitos, fatiga y dolores crónicos como la fibromialgia os recomendamos estas 2 opciones tan increíbles para mejorar estos síntomas relacionados con los estrógenos y el receptor de la serotonina 5-HT3:

Regaliz: Recuerda el regaliz si estos síntomas mencionados se acompañan de estreñimiento, reflujo y úlceras en el estómago o gastritis. En extracto, en infusión o seco… Sus flavonoides Liquiritigenin, Licochalcona A y Glabridin reducen la actividad del receptor de la serotonina 5-HT3 y mejora las inflamaciones intestinales y colon irritable.

Las personas con hipertensión tendrán que vigilar porque un exceso del componente del regaliz denominado ácido glicirrícico puede ocasionar un exceso de aldosterona y sufrir efectos no deseables como dolor de cabeza, cansancio, aumento de la presión arterial o incluso un infarto.

Siguiendo las indicaciones de un especialista en Medicina Integradora o PNIE, benefíciate de un suplemento de regaliz sin ácido glicirrícico (DGL o licor desglicirricinado) para poderlo tomar sin efectos indeseables.

Jengibre: ¡Acuérdate de él si te predomina la diarrea o las heces pastosas! En infusión, cocción, fermentado o con el extracto de jengibre siguiendo las indicaciones de un especialista en Medicina Integradora o PNIE.

Sus componentes picantes (arilalcanos 6-gingerol y 6-shogaol )  reducen la actividad de este receptor 5-HT3  en nuestro sistema nervioso intestinal y mejora la salud intestinal y los dolores crónicos… sin efectos tóxicos.

Ahora ya  sabrás que  determinados días del mes, especialmente en los que tienes los estrógenos más elevados,  te conviene tomar estas 2 raíces tan necesarias para la salud hormonal.

Introdúcelas en tu vida… seguro que ya no irás tanto de nalgas.

Bibliografía

Lovell RM, Ford AC. Effect of gender donde prevalence of irritable bowel syndrome in the community: systematic review and meta-analysis. Am J Gastroenterol. 2012;107:991-1000.

Meier R, Beglinger C, Dederding JP, Meyer-Wyss B, Fumagalli M, Rowedder A, Turberg Y, Brignoli R. Influence of age, gender, hormonal status and smoking habits donde colonic transit time. Neurogastroenterol Motil. 1995;7:235-238.

Lampe JW, Fredstrom SB, Slavin JL, Potter JD. Sex differences in colonic function: a randomised trial. Gut. 1993;34:531-536.

Farage MI, Neill S, MacLean AB. Physiological changes associated with the menstrual cycle: a review. Obstet Gynecol Surv. 2009;64:58-72.

Moore J, Barlow D, Jewell D, Kennedy S. Don gastrointestinal symptoms vary with the menstrual cycle?. Br J Obstet Gynaecol. 1998;105:1322-1325.

Mathur R, Ko A, Hwang LJ, Low K, Azziz R, Pimentel M. Polycystic ovary syndrome is associated with an increased prevalence of irritable bowel syndrome. Dig Dis Sci. 2010;55:1085-1089.

Adeyemo MI, Spiegel BM, Chang L. Meta-analysis: don irritable bowel syndrome symptoms vary between men and women?. Alimento Pharmacol Ther. 2010;32:738-755.

Gupta S, McCarson KE, Welch KM, Berman NE. Mechanisms of pain modulation by sex hormonas in migraine. Headache. 2011;51:905-922.

Markle JG, Frank DN, Mortin-Toth S, Robertson CE, Feazel LM, Rolle-Kampczyk Uno, von Bergen M, McCoy KD, Macpherson AJ, Danska JS. Sex differences in the gut microbiome drive hormone-dependiente regulation of autoimmunity. Science. 2013;339:1084-1088.

Neurogastroenterol Motil. 2014 Jun;26(6):810-20. doi: 10.1111/nmo.12334. Epub 2014 Apr 8.

Natural compounds boldine and menthol are antagonists of human 5-HT3 receptores: implications for treating gastrointestinal disorders.

Walstab J1, Wohlfarth C, Hovius R, Schmitteckert S, Röth R, Lasitschka F, Wink M, Bönisch H, Niesler B.

Pharmacol Ther. 2011 Jun;130(3):338-47. doi: 10.1016/j.pharmthera.2011.02.003. Epub 2011 Feb 26.

Therapeutics of 5-HT3 receptor antagonists: current usas and future directions.

Machu TK1..

Pharmacol Ther. Author manuscript; available in PMC 2012 Jun 1.. Published in final edited form as: Pharmacol Ther. 2011 Jun; 130(3): 338–347..

Therapeutics of 5-HT3 Receptor Antagonists: Current Usas and Future Directions

Tina K. Machu, Ph.D.

Alimento Pharmacol Ther. 2004 Nov;20 Suppl 7:3-14.

Review artículo: serotonin receptores and transporters — roles in normal and abnormal gastrointestinal motility.

Gershon MD1.

Neurogastroenterol Motil. 2013 May;25(5):439-47, e302. doi: 10.1111/nmo.12107. Epub 2013 Mar 12.

Ginger and its pungent constituyentes non-competitively inhibido activation of human recombinante and native 5-HT3 receptores of enteric neurons.

Walstab J1, Krüger D, Stark T, Hofmann T, Demir IE, Ceyhan GO, Feistel B, Schemann M, Niesler B.

Korean J Physiol Pharmacol. 2014 Apr;18(2):149-53. doi: 10.4196/kjpp.2014.18.2.149. Epub 2014 Apr 3.

Ginger and its pungent constituyentes non-competitively inhibido serotonin currents donde visceral afferent neurons.

Jin Z1, Lee G1, Kim S1, Park CS2, Park YS2, Jin YH1.

ScientificWorldJournal. 2015; 2015: 816364.

Published online 2015 May 27. doi:  10.1155/2015/816364. PMCID: PMC4461790

A Review donde Pharmacological Properties of Zingerone (4-(4-Hydroxy-3-methoxyphenyl)-2-butanone)

Bilal Ahmad, 1 Muneeb Uno. Rehman, 1 Insha Amin, 1 Ahmad Arif, 1 Saiema Rasool, 2 Showkat Ahmad Bhat, 1 Insha Afzal, 3 Ishraq Hussain, 1 Sheikh Bilal, 1 and Manzoor ur Rahman Mir

Exp Ther Med. 2015 Jan; 9(1): 49–54.

Published online 2014 Nov 4. doi:  10.3892/etm.2014.2050

PMCID: PMC4247306

Expression of serotonin receptores in human lower esophageal sphincter

HE-FEI LI, JUN-FENG LIU, KE ZHANG, and YONG FENG

Frente Pharmacol. 2015; 6: 130.

Published online 2015 Jul 3. doi:  10.3389/fphar.2015.00130

PMCID: PMC4490227

Identification of Glycyrrhiza as the rikkunshito constituyente with the highest antagonistic potential donde heterologously expressed 5-HT3A receptores due tono the action of flavonoids

Roben Herbrechter, Paul M. Ziemba, Katrin M. Hoffmann, Hanns Hatt, Markus Werner,† and Günter Gisselmann.

El futuro, en tus manos

Las mentes preparadas serán las que sabrán gestionar la “suerte” de su salud. La longitud del 4to dedo, especialmente de la mano derecha, predice tu suerte.

¡Manos a la obra!

Es irresistible no mirar la longitud del 2do y 4to dedo de la mano derecha si te explico la información que te puede dar. Puedes saber la tendencia a tener mayor cantidad de estrógenos o testosterona sólo mirando tu mano derecha.

¡Alucinante!

Diferentes investigaciones de esta última década han revelado como la longitud del 4to dedo (anular) de la mano derecha comparado con el 2do, nos informan de la cantidad de hormona masculina o femenina a la que estuviste expuesto en las primeras semanas de vida, dentro del útero de tu madre.

La exposición a la hormona testosterona y estrógenos durante la época prenatal condicionan, tanto en animales como en humanos, el crecimiento de tu 4to dedo (4D) y 2do dedo (2D) de la mano derecha, y está implicado en el origen de nuestro comportamiento y el de nuestras enfermedades en la vida adulta.

La longitud del 2do y 4to dedo establece una relación 2D:4D determinada. Tanto en hombres como en mujeres…

Cuanto más largo es tu dedo anular de la mano derecha (4D ) más testosterona.

Relación 2D:4D baja.

El 4to dedo será más largo que el 2do: 2D<4D. Es un patrón típicamente masculino.

Cuanto más largo es tu índice de la mano derecha (2D) más estrógenos.

Relación 2D:4D alta.

El 2do dedo será igual o más largo que el 4to: 2D>4D.

Es un patrón típicamente femenino.

MANO DERECHA:

ratio-mesura-longitud-dits-ma-dreta

FEMENINO: 2D > 4D. Relación alta

MASCULINO: 2D <4 D. Relación baja.

Durante el desarrollo fetal, particularmente entre la 8va-12da semana del 1er trimestre (inicio de la formación de hormonas masculinas), es cuando hay más cantidad de testosterona en el líquido amniótico y condicionará un mayor crecimiento del 4to dedo.

Este predominio androgénico prenatal perdurará en la edad adulta provocando cambios en el desarrollo del cerebro, nuestra conducta y ciertas características u otras funciones corporales.

Podemos utilizar la longitud del 4to dedo (o la relación 2D:4D) como marcadores biológicos para saber la exposición prenatal a la hormona masculina y  el equilibrio que tuviste entre la testosterona y los estrógenos en la época fetal.

Este predominio de exposición prenatal a hormonas masculinas o femeninas  condiciona una relación baja 2D:4D (predominio de hormona masculina o 4to dedo más largo) o relación alta 2D:4D (predominio de hormona femenina o 2do dedo más largo) que perdurará en la edad adulta y condicionará un tipo de metabolismo concreto y una conducta concreta en el resto de nuestra vida.

El 4D condiciona la medida y la función testicular.

Los chicos con el 4to dedo más largo, suelen tener menos problemas de fertilidad, tienen más espermatozoos, tienen los testículos más grandes y el pene en erección más largo en la edad adulta! … y además, también suelen tener la cara más atractiva y ser más amables con las mujeres. Pero también tienen un riesgo aumentado de sufrir cáncer de próstata.

La testosterona no sólo da esta particularidad. Recientes estudios han comprobado como la respuesta hormonal en la edad adulta ante una determinada situación está programada por los niveles prenatales de testosterona y estrógenos mientras estabas en el vientre de tu madre, condicionando  nuestra conducta en la edad adulta.

Una persona con un patrón masculino (4D más largo) que se la somete a un estímulo agresivo, reaccionará agresivamente. En cambio, con un patrón femenino no reacciona así ante  un estímulo agresivo  o violento, son naturalmente más sumisos.

Tu comportamiento, tus reacciones y la relación con las personas de tu entorno, vienen condicionados por una exposición hormonal prenatal. Esto es alucinante, sí.

Este ha nacido así, ¡déjalo así! ¡Este toda la vida ha sido un perrito de su pareja! ¡Este es así de espabilado de nacimiento! ¡Este es cariñoso de nacimiento! ¡Este siempre ha sido un buen deportista!… frases que pueden tener más sentido del que nos pensamos según este nuevo paradigma de la relación entre el 2D:4D.

El profundo impacto que tiene la exposición hormonal en la vida prenatal del feto para el resto de nuestra vida, ha provocado un alud de estudios científicos acumulando evidencia respecto a lo que estamos explicando.  Unos estudios realizados en humanos y publicados el noviembre de 2015 en Noruega por Ryckmans J. et. al., estableció que este predominio prenatal de testosterona en el 1er trimestre, influye en el posterior desarrollo del cerebro y la conducta del individuo. Se ha establecido que se puede utilizar la longitud de este 4to dedo como marcador biológico para predecir aptitudes, características o tendencias a padecer una enfermedad u otra.

Un 4to dedo más largo te protege a nivel cardiovascular, por ejemplo.

Por lo tanto, una vez que entendemos la importancia de este paradigma, es la información perfecta para tener en cuenta qué hábitos de vida tienes que mejorar según tu predisposición.

Una evidencia científica muy útil para hacer medicina preventiva.

Es decir: Si tienes predisposición a tener los niveles de estrógenos circulantes más elevados (2D más largo o igual al 4D = 2D>4D) ya sabes que tienes que ser más regular o insistente en hábitos de vida que hagan reducir los estrógenos y la expresión de los receptores estrogénicos para prevenir su exceso.

Y lo mismo para prevenir el exceso de testosterona.

Un predominio estrogénico (2D>4D) o androgénico (2D<4D = 4D más largo que el 2D) influyen directamente en una determinada respuesta del sistema endocrino en tu edad adulta.

La testosterona nos protege de las enfermedades cardíacas, circulatorias y del sobrepeso o diabetes.

En estudios con humanos hemos visto que la testosterona disminuye con el envejecimiento y aumentan los depósitos de grasa abdominal y el riesgo de sobrepeso o diabetes… especialmente si tienes el 2do dedo más largo, bajos niveles de testosterona.

Los hombres o las mujeres con un patrón masculino, 4to dedo más largo (2D<4D), tienen su 1er infarto más tarde  y sufren menos enfermedades coronarías e hipertensión que los que tienen más estrógenos (2D>4D) o 2do dedo más largo.

¡Levante las manos!

¡Hombres! comprobáis vuestra virilidad con un 4to dedo más largo que el 2do de vuestra mano derecha.

¡Mujeres! comprobáis vuestra feminidad con un 2do dedo más largo de vuestra mano derecha.

Las mujeres con un patrón masculino, 4D más largo, tienen:

… pero con los chicos no se ha comprobado ninguna ventaja significativa en estos problema emocional y/o cefalea-migraña.

Los hombres y mujeres con un patrón masculino, relación 2D:4D baja (índice más corto que el anular) asociada con el desarrollo en la edad adulta de:

Tienen conductas tres veces más agradables hacia las mujeres.

Las chicas (u hombres) con un relación 2D:4D alta (índice más largo que el 4to) condiciona en la edad adulta:

Y así seguiremos estudiando cómo ayudar a conocer tu metabolismo y como mejorarlo. ¡Salud!

Bibliografía

Minireview: Organizational Hypothesis: Instances of the Fingerpost

S. Marc Breedlove

Frente Endocrinol (Lausanne). 2014 Jan 30;5:9. doi: 10.3389/fendo.2014.00009. eCollection 2014.

Digit Ratio (2D:4D): A Biomarker for Prenatal Sex Steroids and Adulto Sex Steroids in Challenge Situations.

Manning J1, Kilduff L2, Cook C3, Crewther B4, Fink B5.

J Headache Pain. 2015; 16: 11 · Published online 2015 Feb 11

The second tono fourth digit ratio (2D:4D): a risk factor of migraine and Tension-type headache

Wei Xie, Mianwang He, Ruozhuo Liu, Zhao Dong, Jingdan Xie, Dan Wang, and Shengyuan Yu

Am J Hum Biol. 2010 Sep-Oct;22(5):619-30. doi: 10.1002/ajhb.21054.

Meta-analysis of digit ratio 2D:4D shows greater sex difference in the right hand.

Hönekopp J1, Watson S.

PLoS One. 2015; 10(11): e0143054. · Published online 2015 Nov 17. doi:  10.1371/journal.pone.0143054

Does the Mother oro Father Determino the Offspring Sex Ratio? Investigating the Relationship between Maternal Digit Ratio and Offspring Sex Ratio.

Tae Beom Kim,1 Jin Kyu Oh,1 Kwang Taek Kim,1 Sangre Jin Yoon,1 and Soo Woong Kim2,*

Biol Reprod. 2004 Oct;71(4):1063-70. Epub 2004 Jun 30.

Maternal diet and other factores affecting offspring sex ratio: a review.

Rosenfeld CS1, Roberts RM.

Departments of Biomedical Sciences and Bond Life Sciences Center, University of Misuri, Columbia, MO 65211, USA

Periconceptional influences donde offspring sex ratio and placental responses

Cheryl S. Rosenfeld.

REVIEW J Endocrinol February 1, 2015 224 R45-R62

Early-life nutritional effects donde the female reproductive system

K A Chan1,*, M W Tsoulis1,* and D M Sloboda1,2,3⇑

The Journal of Rheumatology

Second-tono-fourth Digit Ratio in Systemic Lupus Erythematosus

Kentaro Doe⇑, Kazuhisa Nozawa, Takuya Hirai, Hiroshi Tsushima, Eri Hayashi, Kaori Hiruma, Seiichiro Ando, Soichiro Nakano, Takayuki Kon, Hirofumi Amano, Ken Yamaji, Naoto Tamura and Yoshinari Takasaki.

Annals of Human Biology 2003, 30 (6): 728-38

Second tono fourth digit ratio, body mass index, waist-tono-hip ratio, and waist-tono-chest ratio: their relationships in heterosexual men and women.

B Fink, N Neave, J T Manning

British Journal of Cancer 2012 October 23, 107 (9): 1631-6

Second tono fourth digit ratio (2D:4D), breast cancer risk factores, and breast cancer risk: a prospective cohort study

D C Mujer, L Baglietto, J T Manning, C McLean, J L Hopper, D R English, G G Giles, G Severi.

Asian J Androl. 2014 Jan-Feb; 16(1): 140–145. · Published online 2013 Debo de 16

Second tono fourth digit ratio: A predictor of adulto lung function

Y-Nae Park,1 Lo-Kee Yum,1 Sangre Chul Lee,2 Jin Kyu Oh,2 and Tae Beom Kim2.

PLoS One. 2015 Nov 23;10(11):e0143307. doi: 10.1371/journal.pone.0143307. eCollection 2015.

The Influence of Facial Characteristics donde the Relation between Male 2D:4D and Dominance.

Ryckmans J1, Millet K2, Warlop L1,3.

Andrology. 2014 Nov;2(6):862-7. doi: 10.1111/j.2047-2927.2014.00256.x. Epub 2014 Aug 12.

Second tono fourth digit ratio: a predictor of adulto testicular volume.

Oh JK1, Kim KT, Yoon SJ, Kim SW, Kim TB.

2011 by National Academy of Sciences. Department of Psychology, Swansea University, Swansea SANO2 8PP, United Kingdom.

Resolving the role of prenatal sex steroids in the development of digit ratio

John T. Manning1

Andrology. 2014 Nov;2(6):862-7. doi: 10.1111/j.2047-2927.2014.00256.x. Epub 2014 Aug 12.

Second tono fourth digit ratio: a predictor of adulto testicular volume.

Oh JK1, Kim KT, Yoon SJ, Kim SW, Kim TB.

Evolutionary Psychology.

Arte as an Indicator of Male Fitness: Does Prenatal Testosterone Influence Artistic Ability?

Danae Crocchiola, Department of Cognitive Sciences, University of Mesina, Mesina, Italy.

Asian J Androl. 2011 Sep;13(5):710-4. doi: 10.1038/aja.2011.75. Epub 2011 Jul 4.

Second tono fourth digit ratio: a predictor of adulto penile length.

Choi IH1, Kim KH, Jung H, Yoon SJ, Kim SW, Kim TB.

Early Hum Dev. 2015 Aug;91(8):451-6. doi: 10.1016/j.earlhumdev.2015.04.011. Epub 2015 May 26.

Digit ratio (2D:4D) and salivary testosterone, oestradiol and cortisol levels under challenge: Evidence for prenatal effects donde adulto endocrine responses.

Crewther B1, Cook C2, Kilduff L3, Manning J4.

 

 

 

 

Entrevista en la sección (con)ciencia del diario El Periódico

Alimentarse para curarse

Xevi Verdaguer, fisioterapeuta, divulgador científico de la clínica Omega Zeta y experto en psiconeuroinmunología, investiga los efectos de la alimentación sobre la salud, entendiendo el estómago y los intestinos como un segundo cerebro que se comunica con el primero. Mediante el ciclo de conferencias Transfórmate con el cual viajará por todo el país, se ha propuesto divulgar de forma didáctica y entretenida los últimos estudios de prevención de la salud pública. La próxima cita es el día 23 de mayo en la Sala Barts de Barcelona.

La lista de espera de su consulta supera los mil nombres. Son personas que buscan una alternativa a la medicina convencional. A menudo con diagnósticos crónicos bajo el brazo, resignados a vivir con dolor o a tomar medicación diaria, alarmados porque pasan los años y se encuentran cada vez peor. Xevi Verdaguer y su equipo de médicos, químicos, biólogos, fisioterapeutas, psicólogos, farmacéuticos y nutricionistas ofrecen una alternativa a estas medicinas, un cambio en los hábitos de vida y la alimentación después de un estudio personalizado, para que el propio cuerpo encuentre su equilibrio.

-¿La medicina convencional no da respuesta a enfermedades comunes?

– Resuelve muchas y trabajamos complementariamente en otras. Pero muchísimas patologías vienen desencadenadas por los hábitos de vida que resultan nocivos para nuestra salud. Algunos especialistas resuelven el síntoma pero no el origen de la enfermedad y con el tiempo observan cómo sus pacientes empeoran. Desde la medicina integrativa estudiamos a la persona en su conjunto, tanto a nivel emocional como físico. Hacemos análisis clínicos, así como estudios genéticos específicos para cada paciente.

– ¿Hay un origen común en las enfermedades de tus pacientes?

– Hay un desequilibrio, que a menudo se produce por un exceso de estrógenos (hormonas sexuales de tipo femenino, principalmente), que generarán una mayor liberación de histamina en nuestro organismo, desencadenando inflamaciones a nivel celular, provocando migrañas, alergias, afecciones de la piel, fatiga crónica, depresión, colon irritable, dolores menstruales … Si estos síntomas persisten a lo largo del tiempo podrían derivar en miomas, mamas fibroquísticas, endometriosis, varicocele, o un cáncer de próstata, de mama, de endometrio, de ovario o de colon .

– ¿Qué puede causar esta inflamación celular?

– Puede ser debido, entre otros motivos, a una alimentación basada en productos ricos en histamina, en alimentos con gluten, o con exceso de azúcares refinados o demasiado alcohol.

– Para paliar estos síntomas nos medicamos.

– Sí. Para las alergias tomamos antihistamínicos, para los dolores crónicos antiinflamatorios, y para los dolores menstruales anticonceptivos. Esto no sólo no resuelve la situación sino que lo empeora, porque aportan más estrógenos al cuerpo y un exceso que desequilibra nuestra salud hormonal. Hay una clara correlación entre los estrógenos y la histamina.

– ¿Qué tratamiento tienen que seguir las personas que sufren estas enfermedades?

– Seguir una dieta baja en estrógenos y histamina durante un periodo de entre dos y seis meses. Mientras tanto, trataremos el motivo que originó un cúmulo o demasiada actividad hormonal.

Ayudamos a restablecer la salud, regulando la fabricación excesiva de estrógenos, su actividad o bien su correcta eliminación.

– ¿Qué alimentos tienen que introducir en su dieta?

– Diferentes estudios confirman que las verduras crucíferas, como las coles y los brócolis, a los tres días de consumirlos disminuyen el nivel de estrógenos y su actividad. Consecuentemente, también se reducirá el nivel de histamina que produce nuestro cuerpo. El exceso de histamina -una molécula vital presente en nuestras células y en muchos alimentos- desencadena síntomas como las alergias, migrañas, dolores crónicos, dolores menstruales, colon irritable, presión arterial baja … Es esencial para estas personas saber qué alimentos contienen histamina y qué no.

– ¿Existen determinados alimentos que todas las personas tendrían que reducir o eliminar de su dieta?

– Sí, diversos. Los cereales con gluten, los azúcares refinados y los lácteos derivados de la vaca son un ejemplo. Cuando comemos cereales integrales, que contienen gluten y otras proteínas perjudiciales para nuestra salud, a pesar de que no sufras alergia ni intolerancia al gluten (celiaquía), se ha comprobado que entre una y cuatro horas después se produce un aumento de las citocinas inflamatorias en nuestro organismo que inducen inflamación celular.

– La cosa está muy negra.

– Pero no hay que desesperar: mientras estamos vivos, nuestras células tienen la capacidad de regenerarse.

Bròquil per rebaixar la histaminaBajar la histamina

Las naranjas, la soja y sus derivados, los embutidos, el vino, el pescado azul, las espinacas, los tomates y los fermentados como el kéfir, el yogur, el chucrut o el té kombucha son algunos alimentos que provocan mayor liberación de histamina. Deberíamos de eliminarlos de nuestra dieta, hasta conseguir mejorar la capacidad de nuestro organismo para rechazarla. Después se podrán volver a introducir con la ayuda de un profesional especializado.

 

Aliments amb glutenAdiós al gluten

Reducir drásticamente el consumo de alimentos con gluten produce unos efectos directos en nuestro bienestar. «Te sientes más animado, te adelgazas y sientes menos ansiedad para comer dulces», dice Verdaguer. Como resultado de esta desinflamación disminuirán los dolores articulares, las migrañas y los dolores menstruales.

También es conveniente desterrar de nuestra dieta los azúcares refinados y la proteína animal (especialmente los lácteos derivados de la vaca), así como los productos que contengan conservantes, que suponen una gran carga para el hígado.

Transcripción de la entrevista publicada en el diario El Periódico 

 

Menopausia (Parte 2)

Tengo un dato estadístico para abrir los ojos a los que quieren prevenir aquellas enfermedades que ya sabemos que se derivan del sobrepeso… especialmente en la menopausia.

Actualmente, según la Infobase mundial de la OMS (Organización Mundial de la Salud), un 60 % de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad. Este alarmante dato estadístico no lo detallamos para que te sientas más tranquilo por no estar solo, sino para animarte a recuperar el equilibrio hormonal y salir de este negativo porcentaje.

Con el envejecimiento todos fabricamos menos testosterona (hormona masculina) que en la juventud y la época fértil, lo que nos hace más propensos a aumentar el peso corporal y a sufrir diabetes entre otras enfermedades.

Envejecemos, cada día, sí.

En las mujeres menopausicas los ovarios ya no fabrican estrógenos, pero sí testosterona.

La testosterona circulante en sangre es fabricada en un 25 % por los ovarios y, el resto de testosterona y todas las otras hormonas masculinas (androstenediona, DHEA, DHEA-sulfato) se fabrican en las glándulas suprarrenales (córtex suprarrenal) u ovarios. De aquí la importancia que tendrán todas estas hormonas masculinas (testosterona…) en la fisiología de la mujer durante la menopausia.

¿Sabías que en la menopausia los niveles de testosterona circulantes en sangre son mucho más altos que los de estrógenos? Sí. La testosterona te garantiza la fabricación de estrógenos durante la menopausia.

A partir de las hormonas masculinas circulantes en sangre la mujer menopáusica también podrá fabricar estrógenos y dihidrotestosterona (DHT) en los tejidos diana dependientes de estrógenos, donde gracias a la enzima aromatasa se produce la conversión de estas hormonas masculinas en estrógenos.

Es vital mantener niveles saludables de testosterona en sangre porque nos garantizan la fabricación de estrógenos a nivel local.

Durante toda la vida se ha considerado la testosterona como una hormona exclusivamente masculina pero como puedes comprobar no es del todo así…

¿Por qué las mujeres menopaúsicas tienen más sofocos y enfermedades como la osteoporosis o el Alzheimer… que los hombres?

Los niveles más altos de testosterona en los hombres de edad avanzada los permite disfrutar de mejores niveles de estrógenos (hormona femenina) en la andropausia o “pitopausia” como decía mi abuelo) y esquivar las enfermedades relacionadas con el déficit o falta de estrógenos como Alzheimer, osteoporosis o depresión típicas en el sexo femenino..

Los hombres no pierden tanta densidad ósea ni pierden la memoria u otras capacidades cognitivas como suele suceder en las mujeres… que no disfrutan de buenos niveles de hormonas masculinas durante la menopausia.

Las mujeres menopaúsicas necesitan disfrutar de buenos niveles de hormonas masculinas. Sin hormonas masculinas no tendremos estrógenos.

Proponemos mejorar los niveles de testosterona, de estrógenos, progesterona, y serotonina… durante la menopausia.

Con la menopausia en el caso de las mujeres, y la andropausia en el caso de los hombres, la testosterona se va reduciendo progresivamente y tenemos que compensarlo para envejecer saludablemente. A los 50 años la testosterona se reduce un 12 %, a los 60 un 19 %, a los 70 un 28 %, a los 80 un 49 %…

Un envejecimiento sin hormonas masculinas condiciona:

Aquí lo tienes: menos fuerza y más sobrepeso. ¿Queremos llegar a ser abuelos así?

Es importante envejecer sin dejar de practicar deporte, evitar el sedentarismo, para mejorar la testosterona y su eficiencia anabólica. Sinceramente, ya no vale “ir a andar”. No es suficiente.

Es indispensable hacer ejercicios de fuerza cómo por ejemplo hacer pesas en el gimnasio o, si vas a andar, hacer caminos donde necesites mejorar la fuerza intercalando subidas o escaleras. Y todavía mejor hacerlo en horas de sol porque su contacto con la piel nos permitirá fabricar la vitamina D que ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos y prevenir la osteoporosis.

¿Y el estado anímico, el insomnio y la memoria? Necesitamos estrógenos para alejar la ansiedad y el bajo estado anímico, los despistes, la falta de memoria o la concentración.

Tenemos que volver a recuperar los niveles de serotonina que nos facilitaban los estrógenos y nos permitían dormir y disfrutar de un sueño profundo.

Con la caída de los niveles de estrógenos también disminuye la liberación de serotonina y noradrenalina que trae consigo alteraciones en la regulación de la temperatura corporal que se lleva a cabo en el hipotálamo.

Esta alteración de la termorregulación lleva a las mujeres a sufrir sudoraciones diurnas o nocturnas y sofocos. Un calvario que muchas mujeres viven cada día acompañando el té de media tarde con el abanico dentro de la bolsa.

Antes de continuar vamos a resolver rápidamente este tema.

Los sofocos no son por falta de estrógenos como se había pensado antiguamente. Son por menor activación de un receptor de la serotonina a nivel del hipotálamo (5-HTP7).  Es el centro neurológico de la termorregulación, es decir, es donde la serotonina regula nuestra temperatura corporal.

Para reducir estos síntomas vasomotores sólo hay que mejorar los niveles de serotonina a nivel cerebral que han caído hasta el sótano con la caída de los estrógenos durante la menopausia.

¡Venga!

Varías propuestas muy efectivas para mejorar la serotonina en la menopausia, y  por lo tanto, los sofocos y las sudoraciones:

Los podéis tomar individualmente  o combinados entre ellos como suplemento alimentario.

Los encontrarás en el herbolario y siguiendo las indicaciones de un profesional especializado en medicina integradora. En pocas semanas sentirás como todo cambia.

Sé que estarás muy agradecida de haber aprendido algo que te sacará de este pequeño infierno que creías que “ya pasaría”. ¡Salud!

Bibliografía

Review

The Role of Colonic Bacteria in the Metabolism of the Natural Isoflavone Daidzin tono Equol

Fatemeh Rafii.

Division of Microbiology, National Center for Toxicological Research, FDA, Jefferson, AR 72079, USA;

Academic Editor: Wendy Roslyn Russell Received: 7 November 2014 / Accepted: 7 January 2015 / Published: 14 January 2015.

Int J Womens Health. 2015; 7: 773–782. Published online 2015 Aug 20. doi: 10.2147/IJWH.S70073 PMCID: PMC4548761. Migraine in menopausal women: a systematic review

Patrizia Ripa,1 Raffaele Ornello,1 Diana Degan,1 Cindy Tiseo,1 Janet Stewart,2 Francesca Pistoia,1 Antonio Carolei,1 and Simona Sacco1 .

Planta Med. 2013 May;79(7):538-53. doi: 10.1055/s-0032-1328187. Epub 2013 Feb 13.

Botanical modulation of menopausal symptoms: mechanisms of action?

Hajirahimkhan A1, Dietz BM, Bolton JL.

Biol Pharm Hierve. 2007 Jul;30(7):1271-7.

Constituyente properties of licorices derived from Glycyrrhiza uralensis, G. glabra, oro G. inflata identified by genetic information.

Kondo K1, Shiba M, Nakamura R, Morota T, Shoyama Y.

Physiol Behav. 2005 Jan 31;84(1):157-63. Epub 2004 Debo de 8.

Lack of functional estrógeno receptor beta influences anxiety behavior and serotonin contento in female mice.

Imwalle DB1, Gustafsson YA, Rissman EF.

Nucl Recept Signal. 2008; 6: e003. Published online 2008 Feb 1. doi:  10.1621/nrs.06003. PMCID: PMC2254331

Estrógeno receptor β: an overview and update

Chunyan Zhao, Karin Dahlman-Wright, and Jan-Åke Gustafsson.

Frente Microbiol. 2015; 6: 777. Published online 2015 Aug 5. doi:  10.3389/fmicb.2015.0077. PMCID: PMC4525046

Equol status and changes in fecal microbiota in menopausal women receiving long-term treatment for menopause symptoms with a soy-isoflavone concentrate

Lucía Guadamuro,1,† Susana Delgado,1,† Begoña Redruello,2 Ana B. Flórez,1 Adolfo Suárez,3 Pablo Martínez-Camblor,4,5 and Baltasar Mayo1,*

Nutr J. 2013 Sep 13;12:127. doi: 10.1186/1475-2891-12-127.

Effects of short-term fructooligosaccharide intake donde equol production in Japanese postmenopausal women consuming soy isoflavone supplements: a piloto study.

Tousen Y1, Uehara M, Abe F, Kimira Y, Ishimi Y.

Eur J Nutr. 2012 Jun;51(4):389-98. doi: 10.1007/s00394-012-0331-7. Epub 2012 Feb 25.

Does equol production determino soy endocrine effects?

 

Dis Markers. 2015;2015:741972. doi: 10.1155/2015/741972. Epub 2015 Nov 24..

Association between Estrógeno Receptor-α Gene XbaI and PvuII Polymorphisms and Periodontitis Susceptibility: A Meta-Analysis

Weng H1, Zhang C2, Hu YY3, Yuan RX2, Zuo HX2, Yan JZ1, Nido YM4.

Gene Expression and Reproductive Health. 

Jillian Stansbury,

ND. Medicinas from the Earth.  Offical Proceedings.   June 4-7, 2010.  P138-142.

Review. Accepted 8 December 2010

Effects of herbal and dietary supplements donde cognition in menopause:

A systematic review

Yuri N. Clementa,b,∗, Igho Onakpoyab, Shao K. Hungb, Edzard Ernstb.

Menopausia (Parte 1)

Llegamos a los 45-55 años y todo empieza a cambiar. La puerta a la perimenopausia y posteriormente la menopausia, nos esperan. Forma parte del envejecimiento, dejamos de ser fértiles y nos queda 1/3 de nuestra vida por delante. El mundo te espera y los nietos escucharán tu sabia madurez.

Los ovarios dejan de fabricar estrógenos progresivamente de una forma fisiológica y durante unos meses, o incluso años, es probable que muchas mujeres experimenten ciclos menstruales irregulares con sangrados abundantes o quizás muy escasos… hasta la total desaparición de la menstruación.

Se va alejando la época de fertilidad por otra época con menos fabricación de estrógenos, progesterona y testosterona.

¡¡¡Qué liberación!!! … pensarán algunas mujeres. Y entonces aparece la falta de libido, los sofocos y el insomnio… y comprobamos que nos falta algo importante.

Durante la menopausia, ¡quizás echarás de menos los estrógenos!

Los estrógenos eran importantes para la visión. Es curioso observar con la falta de estrógenos como aparecen los problemas de baja visión, cataratas o glaucoma en esta época de la menopausia y no antes… por la falta de estrógenos.

Las mujeres atendidas por su oftalmólogo, olvidan o ignoran que la falta de estrógenos no sólo condiciona su salud hormonal, sino también su salud visual y el éxito de los problemas visuales que el oftalmólogo intenta resolver.

Los estrógenos eran importantes para el esqueleto. Sin los estrógenos la fijación del calcio en los huesos es más difícil y la osteoporosis te puede ocasionar fracturas espontáneas de la  cadera o de vértebras en la espalda, por ejemplo.

¿Y el estado anímico, el insomnio y la memoria? Necesitamos estrógenos para alejar la ansiedad y el bajo estado anímico, los despistes, la falta de memoria o concentración. Tenemos que volver a recuperar los niveles de serotonina que nos facilitaban los estrógenos y nos permitían dormir y disfrutar de un sueño profundo.

Una mala adaptación a esta falta de hormonas sexuales también se acompañan de alteración del metabolismo del colesterol con un aumento del colesterol-LDL, sequedad en las mucosas, en la piel y de desequilibrios vegetativos como la mala regulación de la temperatura corporal con aparición de los temidos sofocos.

¡Esto no se soluciona ni con pastillas para el colesterol, ni cremas hidratantes ni con un abanico!

Hay que mejorar la actividad estrogénica durante la menopausia.

Para aligerar los síntomas de la menopausia, la terapia hormonal substitutoria o THS que te puede ofrecer el ginecólogo, servirá para aumentar los niveles de hormonas, suplementando  estrógenos sintéticos solos,  o bien, estrógenos combinados con progesterona.

A las mujeres posmenopáusicas los niveles de estrógenos en plasma (en sangre) son muy bajos, pero en cambio, en las mujeres con cáncer de mama, se ha visto que en los tejidos endometriales del útero y en los tejidos de las mamas, los niveles de estrógenos son entre 10-50 veces más altos que los que tienen circulando en plasma. Las mismas mujeres menopáusicas, pueden tener riesgo de cáncer aunque fabriquen muchos menos estrógenos durante la menopausia.

Es así porque las mujeres posmenopáusicas pueden tener el estradiol de estos tejidos del endometrio del útero y de los tejidos cancerosos de mama más elevados, debido a la síntesis de estrógenos en los tejidos extragonadales (fuera de los ovarios) y a la mala eliminación de los estrógenos a nivel hepático (sulfatación, metilación y conjugación) o intestinal.

De hecho, el metabolito de estrógenos que eliminamos más lentamente es el que pasa por la sulfatación, la estrona-3-sulfato, ¡tarda aproximadamente 9 horas en eliminarse!… y puede ser activo en la periferia… aunque tengas la menopausia y los ovarios ya hayan dejado de fabricarla. Por lo tanto, el riesgo de cáncer de mama u otros cánceres hormonales no desaparece con la menopausia.

Hay que seguir las indicaciones que hemos dado en anteriores artículos sobre como facilitar la eliminación de los estrógenos que fabricamos cada día, ya sea en los ovarios o en otros tejidos periféricos donde se expresa la aromatasa.

El tratamiento hormonal substitutorio ofrecido médicamente por los sofocos y osteoporosis no está exenta de riesgo, tal como publicaron Rossouw te. al. en el 2012 en la Women’s Health Initiative (WHI), donde los investigadores tuvieron que parar el estudio debido a que el tratamiento hormonal ofrecido a las mujeres posmenopáusicas, desencadenó una alta incidencia en cáncer de mama, accidentes cardiovasculares, enfermedades coronarías y trombosis pulmonar en las mujeres que  formaban parte del estudio, asociados a la terapia hormonal substitutoria (THS).

Son muchos los estudios que describen los potenciales efectos adversos de la terapia hormonal substitutoria (THS ) y que han motivado a los investigadores a mirar en otras direcciones para seguir buscando propuestas de tratamiento con  otras opciones como la fitoterapia y alimentos con propiedades fitoestrogénicas para tratar los síntomas de la menopausia, dada la importancia de mantener niveles saludables de estrógenos.

Si bien los estrógenos químicos nos pueden ofrecer claros beneficios, previamente cada mujer tiene que valorar de forma individualizada la capacidad de degradación a nivel genético para no sufrir un cáncer de mama, de ovario o de útero, o trombosis por un exceso de estrógenos dentro del organismo. Con los adelantos de las nuevas tecnologías tenemos la gran ayuda de los estudios genéticos que nos ofrecen estudios personalizados antes de una propuesta de tratamiento químico para una mujer que sólo quiere mejorar su salud, no acortar su vida.

Las sociedades asiáticas presentan menor cantidad de cánceres estrógeno-dependientes, menos patologías cardiovasculares y mejor salud intestinal por unos hábitos alimentarios y un estilo de vida muy diferentes a los de la sociedad occidental, donde vemos la menopausia casi como una enfermedad en lugar de un proceso  fisiológico normal.

Dado este riesgo de sufrir tromboembolismo venoso, cáncer de mama o cáncer de endometrio con la terapia hormonal exógena THS durante la menopausia, muchas mujeres optan por escoger alternativas naturales que minimicen los efectos adversos y que sean eficaces, ya sean en forma de suplementos naturales o alimentos específicos para envejecer saludablemente.

Seguramente ya te has dado cuenta que hoy en día quedan muy pocas abuelas que lleven aquellos parches hormonales que antes se utilizaban tan habitualmente como propuesta química para aumentar los estrógenos en las mujeres menopáusicas. ¿Te imaginas el motivo?

Proponemos mejorar los niveles de estrógenos, progesterona y serotonina naturalmente.

Recomendamos suplementar y comer alimentos ricos en fitoestrógenos o estrógenos de origen vegetal con una estructura molecular muy parecida al 17-beta Estradiol. Un componente que encontramos en la naturaleza comparable al que encontramos en la farmacia.

Los fitoestrógenos son polifenoles que tienen una gran similitud molecular con el 17-beta-Estradiol endógeno (que fabricamos nosotros) y es capaz de unirse a los receptores estrogénicos, igual como lo hacen nuestros estrógenos y los químicos, mostrando actividad biológica, aunque de una forma más débil.

Mejorando los estrógenos mejoraremos el colesterol, la absorción del calcio en los huesos previniendo la osteoporosis, mejora la mucosa vaginal y de los ojos, la hidratación de la piel, mejora la memoria y el estado anímico… sin el riesgo que conllevan los estrógenos sintéticos.

Los fitoestrógenos los encontramos en nuestro entorno, son exógenos, es decir que no los fabricamos nosotros, pero con su incorporación a la dieta producen unos metabolitos que  nos ofrecen grandísimos beneficios.

Los fitoestrógenos que tenemos que tomar, son:

Coumesteranos. Las sustancias fitoestrogénicas son el Comesterol, wedelolactona y plicadin que están presentes en:

  • Trébol rojo
  • Alfalfa
  • Guisantes
  • Judías

Isoflavonas: Las sustancias fitoestrogénicas son la genisteína, daidzeína, biochanina A, puerarin, gliceteína y formononetina que están presentes en:

  • Judías
  • Soya
  • Trébol rojo
  • Sésamo
  • Cerveza
  • Kudzu

Estilbenos: Resveratrol (presente a la piel y semilla de la uva)

Lignanos: Las sustancias fitoestrogénicas son el pinoresinol, podofillotoxina y el enterodiol que están presentes en:

  • Lino
  • Sésamo
  • Soya
  • Verduras crucíferas
  • Albaricoque
  • Fresas

Prenilflavonoides: Las sustancias fitoestrogénicas son el prenilnaringenina, xanthohumol y desmetilxanthohumol, el isoxanthohumol que están presentes en:

  • Lúpulo: Es el más potente fitoestrógeno por los 2 ER (receptores de estrógenos).
  • Cerveza

Las isoflavonas las encontramos en forma conjugada en las legumbres, mayoritariamente en la soya, y también en el kudzu, en los cereales integrales, frutas del bosque, frutos secos y el sésamo.

Funciones de las isoflavonas:

Las mujeres asiáticas consumen 20-80mg/día de isoflavonas. Y las mujeres europeas y americanas consumen entre 1-3 mg/día (Mesina te. al. 2006), comemos menos, sí. Desde pequeños, pequeños… comemos mucho menos. La diferencia en el consumo diario y la correspondiente protección que tienen las mujeres asiáticas respecto a la incidencia del cáncer de mama, endometrio, ovario y útero, es evidente.

Pero en España no encontramos este mismo beneficio aumentando el consumo de isoflavonas con la dieta y/o suplementación durante el envejecimiento. ¿Por qué?

Interesante…

Las 2 isoflavonas más estudiadas provenientes de la soya son la daidzina y genistina.

La incorporación precoz de la soya a la dieta de estos países orientales se cree que puede incidir en la composición de su  microbiota intestinal, en sus bacterias intestinales, que permitirán que se activen estas 2 isoflavonas en metabolitos mucho más activos como la S-Equol (Mesina te. al. 2010) a diferencia de España donde encontramos que un 30 % de las mujeres menopáusicas toman isoflavonas y, en cambio, muy pocas son capaces de liberarse de los síntomas de la menopausia porque no los metabolizan en su forma activa.

No nos funcionan igual de bien que a las mujeres orientales.

Las mujeres que sí pueden producir el metabolito equol tienen una flora intestinal mejor (tienen más Clostridium leptum y C. coccoides), en comparación con las mujeres que no lo pueden producir… aunque también coman isoflavonas (legumbres como las judías o soya, trébol rojo, sésamo, cerveza, lúpulo). ¡Resulta que hay individuos productores de equol y otros que no! ¡Y el equol tiene 100 más actividad que la daidzeína!

Después de comer isoflavonas derivadas de la soya, sólo un 30-50 % de las personas occidentales produce la Equol, son los afortunados individuos catalogados como “equol producers”,  y un 80 % produce el O-DMA que tiene menor actividad estrogénica (Atkinson et. al. 2004).

En cambio, en el Japón, Korea o China, un 50-60 % de la población sí puede producir de Equol y se beneficiará de la menor incidencia en enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y hormonales cuando comen isoflavonas.

Las asiáticas tienen menos incidencia en los cánceres hormonales como el de mama, colorectal y de próstata, en las enfermedades hormonales, cardiovasculares y osteoporosis.

Tenemos que conseguir metabolizar las isoflavonas en los compuestos que tienen mayor actividad biológica. ¿Me ayudas?

Las isoflavonas no son eficaces para todo el mundo. Aquí tenemos el problema.

Hay personas que producen Equol, los denominamos “equol producers”, y se beneficiarán de las bondades de una dieta y/o suplementación rica con fitoestrógenos, y otras personas que no lo producen.

¿Por qué?

¿Por qué nuestra microbiota no puede producir el metabolito Equol, con mayor actividad estrogénica, aunque comemos la misma cantidad de isoflavonas que las mujeres orientales?

Sólo podemos obtener estos metabolitos si tenemos una correcta fermentación bacteriana después de comer los alimentos que contienen isoflavonas.

Una dieta rica en isoflavonas derivadas de la soya o de las legumbres hoy en día sabemos que no es garantía de triunfar.

El metabolito activo Equol sólo lo obtendremos si tenemos un colon  sano, rico con bacterias que fabriquen la enzima beta-glicosidasa y puedan deglicosidar las isoflavonas en formas más absorbibles y activas.

Se han estudiado diferentes maneras para aumentar las bacterias del colon que permiten obtener este metabolito y se ha visto que suplementando a mujeres japonesas posmenopáusicas una fibra probiótica llamada FUERA (fructo oligosacáridos) 5gr/día  durante 2 semanas, no mejoraba esta capacidad de fabricar equol ni a las productoras de equol ni a las no productoras, después de comer isoflavonas. Esta fibra no mejoró la expectativa del estudio. Yo preguntaría… ¿Quizás un estudio demasiado corto?

Las bacterias intestinales que pueden realizarlo son las productoras de ácido lácteo y las bifidobacterias. (Tsuji et. al. 2010. Champagne et. al. 2010) a nivel del colon, concretamente: Lactonifactor longoviformis, Faecalibacterium prausnitzii, Bifidobacterium sp., Ruminococcus sp.

Consejos claves para que las isoflavonas sí sean tu solución

Nuestros consejos van encaminados a seguir unos hábitos de vida que favorecen la proliferación de estas bacterias sanas del colon que permiten formar el metabolito S-Equol cuando comemos o nos suplementemos isoflavonas. Tenemos que comer regularmente:

Lo primero es consumir alimentos ricos en fitoestrógenos. Puede ser una gran idea tomar suplementos de diferentes isoflavonas en el herbolario para reforzar el efecto hormonal si con la alimentación no fuera suficiente.

Conjuntamente, seguiremos una alimentación que favorezca el crecimiento de estas bacterias específicas (o tomando suplementos de estos probióticos específicos) que saben metabolizar la daidzeína en el metabolito S-Equol, el más activo a nivel hormonal.

¡Así sí que es eficaz comer legumbres, miso, temphe y sésamo para vivir la menopausia de una manera sana y feliz!

¡Salud yaya! Uiiii, tenéis razón, hoy en día todavía no hay muchas yayas con 45-55 años de edad, ¡lo rectifico! Comparte esta información con tus nietas y amigas.

 

También puedes leerte:

La sulfatación de los estrógenos

Ayudando a mantener una buena salud hormonal: ¿Sulfatas lento?

La estrona y el estradiol se conjugan en la 2da fase de hígado con las enzimas de la metilación, sulfatación y de la glucoronización facilitando su eliminación y reduciendo así la actividad biológica de los estrógenos en las células diana.

Si están conjugados no pueden ser activos porque no tienen afinidad con su receptor.

Consigue 4 deliciosas y sanas recetas coleccionables por sólo 0.99€!

Está muy documentada la importancia de facilitar la eliminación de los estrógenos a través de la conjugación con las enzimas de la metilación, sulfatación y glucoronización, y al mismo tiempo, tratar y prevenir los cánceres hormonales y todas las enfermedades provocadas por una predominancia estrogénica.

Continuamos con las enzimas que degradan los estrógenos en la 2da fase de hígado: la sulfatación.

La sulfatación de la estrona y del 17-beta Estradiol sucede en diferentes tejidos como las mamas, glándulas adrenales, útero, placenta, riñones, intestino delgado… pero muy especialmente en el hígado. El metabolito mayoritario es la estrona-3-sulfato.

Sabrás que sulfatas lento si cuando comes espárragos la orina tiene un olor fuerte, si los ajos te repiten, el vino con sulfitos te da dolor de cabeza, los calsots y las cebollas te repiten y no te sientan bien.

Si sulfatas lento, no te recomiendo hacer ayunos para desintoxicar el cuerpo. Es preferible que ayudes diariamente a funcionar mejor las enzimas de la sulfatación comiendo:

Judías, azuquis, judía verde, alforfón (pan o pasta o tostadas), pipas de calabaza, girasol y el alga cochayuyo. Pulpo, calamares y sepia. Semillas o aceite de lino o de sésamo (o crema de tahine) cada día.

Hay que tener en cuenta la interacción de los alimentos y los tóxicos ambientales con las enzimas de la sulfatación. Nos pueden ayudar a mejorar, o al revés.

Recomendamos no abusar de los alimentos que frenan la sulfatación:

¡Venga va! No pongas mala cara. Si sulfatas lento … tú mismo ya habías notado que el zumo de naranja no te caía bien y que la lechuga te dejaba la barriga hinchada… y que el ajo y la cebolla te sienten mal y te repiten, y que el vino con sulfitos enseguida te da dolor de cabeza o migrañas. Y las calsotadas te dejan fatal.

A los que sulfatan bien, esto no les pasa.

La genisteína del trébol rojo, habas, altramuz, miso, tempeh, kutzu y sésamo estimulan el SULT1A1. Hay que comerlos a menudo.

Los tóxicos ambientales que también frenan la sulfatación son:

Hay personas que tienen una predisposición genética a una menor sulfatación, es decir, las enzimas de la sulfatación que degradan los estrógenos no funcionan correctamente porque el gen que codifica la fabricación de esta enzima tiene una actividad reducida y condiciona a estas personas predispuestas, a una menor conjugación con sulfatos. Sufrirán exceso de los estrógenos libres que serán biológicamente activos cuando se acoplan a su receptor. Un riesgo.

Recomendamos a las personas que sulfatan lento, hacerse un estudio genético valorando estos polimorfismos concretos que impiden la fabricación normal de enzimas para sulfatar: SULT 1A1, SULT 1E1, SULT 2A1, SULT 2B1.

En caso de que sulfates lento, un profesional especialista en PNIE o medicina integradora te ayudará con la suplementación individualizada pero tu obligación es seguir estos consejos alimentarios para facilitar la eliminación de los estrógenos por este embudo.

Con Pep Nogué te proponemos unas deliciosas recetas hechas con la mejor intención para potenciar la actividad de las enzimas de la sulfatación.

¡Buen provecho!

 

Biografía

 

La eliminación de los estrógenos. La metilación de los estrógenos.

La aromatasa permite que nosotros fabriquemos estrógenos constantemente, además, tenemos los estrógenos que provienen de la dieta y de los disruptores endocrinos del medio ambiente que tienen función estrogénica (tóxicos como el bisfenol A de los plásticos, los parabenos o ftalatos del mundo de la cosmética o el teflón de las sartenes antiadherentes, etc.). Un montón de trabajo para eliminar.

Consigue 4 deliciosas y sanas recetas coleccionables por sólo 0.99€!

Es muy importante que vayamos degradando correctamente nuestros estimados estrógenos. Valorar cómo se eliminan los estrógenos nos da la información del riesgo de cáncer de mama o de próstata, por ejemplo.

Los estrógenos que tenemos en nuestro organismo serán biológicamente activos cuando se adhieran a su receptor hormonal. La sensibilidad del receptor de estrógenos varía de una persona a otra y se puede modular para que no sea tanto activo. Pero lo que tenemos que conseguir, en principio, es no tener exceso de estrógenos.

En nuestro hígado tenemos una serie de enzimas encargadas de eliminar los estrógenos. Y lo hacen por 2 fases de detoxificación (fase 1 y fase 2).

Iremos describiendo como facilitar la actividad de las 2 fases hepáticas a través de una alimentación concreta para cada fase que aporte nutrientes específicos que activen una eliminación saludable de los estrógenos.

Empezaremos con las enzimas que degradan estrógenos en la 2 fase del hígado: la sulfatación, glutación, glucoronización y metilación.

Hoy hablaremos de las enzimas de la metilación del hígado, que probablemente sea lo que afecta más a la población.

Las personas que metilan lentamente tienen un riesgo de acumular estrógenos y también de sufrir sus consecuencias (ver lista de los síntomas de exceso de estrógenos). Pero tampoco podrá eliminar bien las hormonas de estrés, ni la histamina, ni los tóxicos ambientales que deberíamos poder eliminar de nuestro cuerpo normalmente a través del mismo embudo. Un desastre vaya. ¿Y qué nos encontramos? Como que estas personas tampoco eliminan bien las hormonas de estrés sufrirán problemas de ansiedad, depresiones, fobias, cefaleas o migrañas, dolores crónicos y problemas hormonales… “crónicamente” hasta mejorar la metilación.

Los nutrientes indispensables para una buena metilación son:

Es posible tener una actividad reducida de la metilación hepática por un polimorfismo del gen que codifica su síntesis: COMT(Vale158M). En estudios recientes se ha visto que una buena actividad de la COMT tiene un claro efecto protector, evitando el efecto proliferador de los estrógenos en personas con miomas, endometriosis o cáncer de mama y ofreciendo mejor protección en tumores hormonadepenentes y la preclamsia durante el embarazo.

La gente que metila lento lo sabrá porque en la analítica de sangre tendrá niveles de homocisteína más altos que 12mmol/L. Y una pista que os puedo dar es que suelen ser personas con un carácter “especial”: perfeccionistas, autoexigentes, planificadores, obsesivos; no son frescos ni desordenados ni improvisadores, lo quieren controlar todo y suelen ser muy espabilados y constantes. Y por las noches suelen apretar los dientes (bruxismo)!

¡Revisa el homocisteína en la próxima analítica de sangre! Hay que ponerse en manos de un médico especialista en Medicina Integradora o en PNIE para hacer un diagnóstico y tratamiento personalizado.

Os recomendamos no tomar cafés, reducir el estrés y disfrutar de las deliciosas recetas de Pep Nogué para favorecer la función de este embudo: la metilación del hígado.

 

 

Bibliografía

Los estrógenos en los hombres y las mujeres

Ayer día 18 de agosto, estuve con los compañeros del programa Versió de Rac1 y con Núria Riquelme hablando sobre los estrógenos, y sobre todos los efectos que tienen sobre nuestro cuerpo.

Podéis escuchar la entrevista completa, que ya está subida al podcast Rac 1:

 

Y relacionado con esta entrevista, podéis leer los artículos en el qué hablábamos sobre los estrógenos:

¿Tienen los hombres exceso de hormonas femeninas?

El intestino, nuestro segundo cerebro y las hormonas femeninas