La interacción de los alimentos y la histamina (actualizado)

Presentamos los alimentos desaconsejables por la intolerancia a la histamina y alimentos sanos para las personas afectadas por esta intolerancia. Los listados están actualizados.

Alimentos desaconsejables:

* Es recomendable evitar los alimentos que contienen gluten: trigo (seitá, cuscús, bulgur…), cebada, kamut, espelta, centeno, malta. Y valorar si la avena está contaminada o no.

Alimentos sanos para que están afectadas por intolerancia a la histamina:

* Hay que tener en cuenta que los alimentos que contienen gluten (como la espelta) no son los más recomendables para ningún intestino y, por tanto, es mejor que las personas más sensibles sigan una dieta sin gluten: mijo, quinoa, alforfón (sarraceno), tapioca, amaranto, teff, sorgo, arroz o maíz. La avena es un cereal que algunos productores la garantizan libre de gluten (hay que comprobar la etiqueta).


Descárgalo en catalán


Descárgalo en español

Este artículo te va a interesar:

Estás en todas partes, estimado. ¿Imaginas una vida sin gluten?

Realmente, cada vez hay más personas sensibles a los cereales con gluten, sin que sean personas alérgicas (reacción mediada por las Ig E) ni intolerantes al gluten (enfermedad celiaca), simplemente son más sensibles a él.

Esta realidad ha llevado a los científicos a reconocer otra entidad nueva conocida como síndrome de la sensibilidad al gluten no celiaca (NCGS).

La sensibilidad a los cereales con gluten afecta negativamente a todos los humanos y el mecanismo parece ser multifactorial.

Las personas desarrollamos  sensibilidad al gluten no celiaca (NCGS) por diferentes componentes que encontramos en el mismo cereal, un cóctel peligroso… sólo si lo comes.

El problema no es sólo el gluten.

¿Cuáles son los componentes peligrosos del gluten?

Vamos a analizarlos uno por uno.

1 – Gliadina

El incansable investigador sobre el gluten, Alessio Fassano y su equipo, nos muestra en esta imagen la molécula alfa-gliadina, que tiene diferentes efectos según la porción estudiada independientemente de que seas celiaco o no: actividad citotóxica (rojo), inmunoreguladora (verde claro), liberación de la zonulina y aumento de la permeabilidad intestinal (azul), y aumento de la citoquina proinflamatòria Il-8 (verde oscuro).

A todo el mundo le provoca disbiosis intestinal (desequilibrio de las bacterias del intestino), mayor permeabilidad intestinal, menor cantidad de células caliciformes en el intestino reduciendo la capacidad de fabricar una buena capa mucosa como primera línea de defensa al intestino. La gliadina reduce en un 35-55 % la actividad de las células caliciformes y como resultado tendremos menos capa mucosa protectora y mayor riesgo de tener parásitos u hongos de repetición, gastritis o inflamaciones intestinales.

2 – Fructanos

Es un oligosacárido (hidrato de carbono de cadena corta) difícil de digerir y de absorber en el intestino delgado, que tiene la particularidad de fermentar mucho cuando llega al colon produciendo muchos gases, haces pastosas o diarreicas e hinchazón o espasmos abdominales.

Lo encontramos en el trigo, la cebada, el centeno, las cebollas y los ajos.

Si después de comer un bocadillo o una pizza te quedas con la barriga muy hinchada y vas de vientre con heces pastosas o con diarrea puedes intuir que los fructanos de los cereales con gluten te hacen daño.

3 – Fitatos

Los fitatos o ácido fítico es un antinutriente que en el intestino se enlaza con diferentes minerales (hierro, zinc, calcio y magnesio) de los alimentos que comemos provocando su menor absorción y carencia nutricional.

Está presente en la soja, el maíz, las semillas, los frutos secos y en los cereales integrales (lo encontramos en el salvado) sobre todo en el trigo.

4 – Lectinas

La lectina del germen del trigo se llama aglutinina (WGA) y también la encontramos en las legumbres, frutos secos, semillas y todos los otros cereales integrales (no los refinados). Podemos minimizar las lectinas germinando las legumbres  o bien, poniéndolas en remojo y cocinándolas a 100 ºC lentamente.

Las lectinas también reducen la producción de la capa mucosa intestinal, aumentan la permeabilidad intestinal y cambian la estructura de las vellosidades intestinales.

5- Los inhibidores de la amilasa tripsina (ATI)

Es una albúmina que resiste la proteólisis en el intestino y llega al intestino delgado y al colon donde aumenta la actividad del sistema inmunitario innato de las mucosas intestinales y también del resto de nuestro cuerpo, vía activación de receptores tipo Toll 1, 2 y 4 (TLR1, TLR2 y TLR4)

Los macrófagos, monocitos y las células dendríticas son células presentadoras de antígenos de nuestro sistema inmunitario innato que tienen unos receptores en su superficie  (TLR o receptores tipo Toll) que les sirven para reconocer los patógenos o sustancias extrañas que entran en nuestro cuerpo,  por ejemplo, algunos componentes alimentarios. Son la primera barrera de defensa de nuestro cuerpo, especialmente en el intestino, los pulmones y la piel.

Cereales con y sin gluten

Los cereales con gluten contienen además entre 2-4 % de ATI (el trigo contiene > 4%). Mientras que en los cereales “sin gluten” está presente en cantidades indetectables.

Cereales con gluten: trigo, cuscús, bulgur, avena, cebada, espelta, kamut, centeno, bebidas con malta o fermentadas con cereales como la cerveza.

Cereales sin gluten: Alforfón, quinoa, arroz, maíz, tapioca, amaranto, mijo, sorgo, teff. (La avena puede estar libre de gluten si el fabricante lo garantiza poniéndolo en la etiqueta “sin gluten”).

¿Si como gluten, me hará daño pronto?

Los inhibidores de la amilasa tripsina (ATI), que contienen todos los cereales con gluten, tiene unos efectos muy negativos para nuestro sistema inmunitario apenas 1-4 horas después de su ingesta.

Un desastre.

La función de los inhibidores de la amilasa tripsina (ATI) es iniciar un proceso inflamatorio y es capaz de cronificar infecciones virales, alergias y enfermedades autoinmunes que sin este efecto potenciador de las inflamaciones que tiene la ATI de los cereales con gluten probablemente nuestro organismo habría sabido resolver sin problemas. Una persona que consume gluten regularmente no resuelve con la misma facilidad un esguince, una alergia o una gripe.

Los ATI (no el gluten) son los que provocan principalmente esta NCGS tant frecuente entre todos nosotros.

Respecto a las personas celiacas, las personas con NCGS tienen:

Pérdida de la homeostasis inmunitaria: probablemente tendrás colon irritable, intolerancias alimentarías, herpes de repetición o alergias de repetición o enfermedades inflamatorias crónicas. Es curioso observar cómo la gente deja de tener herpes o gripes de repetición después de dejar el gluten. O bien, cómo la intolerancia a la fructosa y los gases intestinales desaparecen sólo dejando de inflamar el intestino siguiendo una dieta sin gluten.

La buena noticia es que todo esto se reduce a 0 si no comemos o bien si seguimos una dieta “sin gluten en un 90 %. Los síntomas pueden apareceral cabo de pocas horas o de pocos días después de comer. Es dosis dependiente, cuanto más comas peor. Si quieres saber si sufres esta sensibilidad al gluten no celiaca revisa los síntomas que provoca.

Síntomas intestinales:

Síntomas extraintestinales:

Según los estudios de Aziz et. al. el 2015 en la revista Nat. Rev. Gastroenterology “The spectrum of nonceliac gluten sensivity”, la única forma que una persona puede descubrir si tiene NCGS es hacer la prueba de no comer cereales con gluten durante un mínimo de 6 semanas y preferiblemente durante 3 meses. Y después revisa si estos síntomas han desaparecido milagrosamente.

Una dieta sin gluten es también una dieta sin inhibidores de la amilasa tripsina (ATI).

Si eres de las personas que no practicas deporte, duermes poco y tienes unos dieta deficiente debes saber que realmente tienes el intestino muy poco protegido para cuando comas cereales con gluten y tu futuro es incierto.

Los cereales con gluten son, sencillamente, un factor de carga proinflamatoria y te recomiendo que empieces una dieta «gluten free» ¡ya!. Ahora bien, una dieta equilibrada te ayudará a mantener la mucosa intestinal en equilibrio.

Una dieta rica en fibra, fermentados, polifenoles, y alimentos que fisiológicamente tienen efectos antinflamatorios como las verduras crucíferas (brócoli y col especialmente) y los alimentos ricos en omega 3 te ayudarán a tener el intestino protegido para el día que decidas darte un premio y comer algo preparado con cereales con gluten e iniciar un proceso inflamatorio.

Se avispado y no compres productos procesados

Tienes que ser consciente que comprar un producto “gluten free” o “100% sin gluten” sólo te garantiza esto, que no contienen gluten.

¿Qué harás si lees “gluten free” en la etiqueta de un alimento nefasto por la salud?

Algunas empresas ya utilizan esta información que te damos para promocionar “otras cosas” que tienes que saber distinguir.

Todos podemos encontrarnos la etiqueta de “100 % gluten free” en productos como las bebidas alcohólicas, cereales refinados, bollería, refrescos y bebidas energéticas que están endulzados con azúcares o edulcorantes y, evidentemente, estos productos “gluten free” pueden empeorar tu salud cardiovascular, diabetes, etc.

Para colmos, podemos encontrarnos noticias que nos indiquen que los alimentos «gluten free» te engordan y empeoran tu salud. Se avispado y si decides comprar alimentos “sin gluten” vigila e infórmate del resto del contenido añadido. Piénsalo.

No te conozco bastante bien pero sé que lo harás mejor. ¡Salud!

Bibliografía

Sapone et. al. BMC Medicine 2011, 9:23

Divergence of gut permeability and mucosal inmune gene expression in two gluten associated conditions: celiac disease and gluten sensitivity

Anna Sapone1,2, Karen M Lammers2, Vincenzo Casolaro2,3, Marcella Cammarota4, Maria Teresa Giuliano4, Mario De Rosa4, Rosita Stefanile5, Giuseppe Mazzarella5, Carlo Tolone6, Maria Itria Russo7, Pasquale Esposito7, Franca Ferraraccio8, Maria Cartenì4, Gabriele Riegler1, Laura de Magistris1, Alessio Fasano2*

Aziz, I. et. al. (2015)  doi:10.1038/nrgastro.2015.107

Nato. Rev. Gastroenterol. Hepatol.

The spectrum of noncoeliac gluten sensitivity

Review. Clinical Nutrition

Non coeliac gluten sensitivity e A new disease with gluten intolerance

Graz_yna Czaja-Bulsa a, b, *

BMC Med. 2014 May 23;12:85. doi: 10.1186/1741-7015-12-85.

An Italian prospective multicenter survey donde patients suspected of having non-celiac gluten sensitivity

Cerca Uno1, Bardella MT, Calabrò A, Troncone R, Corazza GR; Study Group for Non-Celiac Gluten Sensitivity

Nonceliac gluten and wheat sensitivity

Alessio Fasano, Anna Sapone, Victor Zevallos, Detlef Schuppan

Gastroenterology 2015;148:1195–1204

BMC Gastroenterology 2014, 14:26

Effect of gluten free diet donde inmune response tono gliadin in patients with non-celiac gluten sensitivity

Giacomo Caio1,2,3, Umberto Cerca1,2,3*, Francesco Tovoli1,2,3 and Roberto De Giorgio1,2,3

Sapone, A.; Bai, J.C; Ciacci, C; Dolinsek, J, Green, P.H; et. al.

Spectrum of gluten-related disorders: consensus donde new nomenclature and classification.

BMC Medicine 2012, 10:13

Catassi, C; Bai, J.C; Bonaz, B; Bouma, G; et. al.

Non-celiac gluten sensitivity: New Frontier of Gluten related disorders.

Nutrientes 2013, 5 , 3839-3853. Review.

Czaja,- Bulsa, G.

Non celiac gluten sensitivity: A new disease with gluten intolerance.

Clinical Nutrition 2014, 1-6 in press.

Review Nutrientes 2013, 5, 3839-3853; doi:10.3390/desnudo5103839

Non-Celiac Gluten Sensitivity: The New Frontier of Gluten Related DisordersCarlo Catassi 1, Julio C. Bai 2, Bruno Bonaz 3, Frambuesa Bouma 4, Antonio Calabrò 5, Antonio Carroccio 6, Gemma Castillejo 7, Carolina Ciacci 8, Fernanda Cristofori 9, Jernej Dolinsek 10, Ruggiero Francavilla 9, Luca Elli 11, Peter Green 12, Wolfgang Holtmeier 13, Peter Koehler 14, Sibylle Koletzko 15, Christof Meinhold 16, David Sanders 17, Michael Schumann 18, Detlef Schuppan 19,20, Reiner Ullrich 18, Andreas Vécsei 21, Umberto Cerca 22, Victor Zevallos 19, Anna Sapone 23 and Alessio Fasano 24,*

REVIEW

Cellular & Molecular Immunology (2013) 10, 383–392

Non-celiac gluten sensitivity: questions still tono be answered despite increasing awareness

Umberto Cerca, Giacomo Caio, Francesco Tovoli and Roberto De Giorgio

 

Entrevista en la sección (con)ciencia del diario El Periódico

Alimentarse para curarse

Xevi Verdaguer, fisioterapeuta, divulgador científico de la clínica Omega Zeta y experto en psiconeuroinmunología, investiga los efectos de la alimentación sobre la salud, entendiendo el estómago y los intestinos como un segundo cerebro que se comunica con el primero. Mediante el ciclo de conferencias Transfórmate con el cual viajará por todo el país, se ha propuesto divulgar de forma didáctica y entretenida los últimos estudios de prevención de la salud pública. La próxima cita es el día 23 de mayo en la Sala Barts de Barcelona.

La lista de espera de su consulta supera los mil nombres. Son personas que buscan una alternativa a la medicina convencional. A menudo con diagnósticos crónicos bajo el brazo, resignados a vivir con dolor o a tomar medicación diaria, alarmados porque pasan los años y se encuentran cada vez peor. Xevi Verdaguer y su equipo de médicos, químicos, biólogos, fisioterapeutas, psicólogos, farmacéuticos y nutricionistas ofrecen una alternativa a estas medicinas, un cambio en los hábitos de vida y la alimentación después de un estudio personalizado, para que el propio cuerpo encuentre su equilibrio.

-¿La medicina convencional no da respuesta a enfermedades comunes?

– Resuelve muchas y trabajamos complementariamente en otras. Pero muchísimas patologías vienen desencadenadas por los hábitos de vida que resultan nocivos para nuestra salud. Algunos especialistas resuelven el síntoma pero no el origen de la enfermedad y con el tiempo observan cómo sus pacientes empeoran. Desde la medicina integrativa estudiamos a la persona en su conjunto, tanto a nivel emocional como físico. Hacemos análisis clínicos, así como estudios genéticos específicos para cada paciente.

– ¿Hay un origen común en las enfermedades de tus pacientes?

– Hay un desequilibrio, que a menudo se produce por un exceso de estrógenos (hormonas sexuales de tipo femenino, principalmente), que generarán una mayor liberación de histamina en nuestro organismo, desencadenando inflamaciones a nivel celular, provocando migrañas, alergias, afecciones de la piel, fatiga crónica, depresión, colon irritable, dolores menstruales … Si estos síntomas persisten a lo largo del tiempo podrían derivar en miomas, mamas fibroquísticas, endometriosis, varicocele, o un cáncer de próstata, de mama, de endometrio, de ovario o de colon .

– ¿Qué puede causar esta inflamación celular?

– Puede ser debido, entre otros motivos, a una alimentación basada en productos ricos en histamina, en alimentos con gluten, o con exceso de azúcares refinados o demasiado alcohol.

– Para paliar estos síntomas nos medicamos.

– Sí. Para las alergias tomamos antihistamínicos, para los dolores crónicos antiinflamatorios, y para los dolores menstruales anticonceptivos. Esto no sólo no resuelve la situación sino que lo empeora, porque aportan más estrógenos al cuerpo y un exceso que desequilibra nuestra salud hormonal. Hay una clara correlación entre los estrógenos y la histamina.

– ¿Qué tratamiento tienen que seguir las personas que sufren estas enfermedades?

– Seguir una dieta baja en estrógenos y histamina durante un periodo de entre dos y seis meses. Mientras tanto, trataremos el motivo que originó un cúmulo o demasiada actividad hormonal.

Ayudamos a restablecer la salud, regulando la fabricación excesiva de estrógenos, su actividad o bien su correcta eliminación.

– ¿Qué alimentos tienen que introducir en su dieta?

– Diferentes estudios confirman que las verduras crucíferas, como las coles y los brócolis, a los tres días de consumirlos disminuyen el nivel de estrógenos y su actividad. Consecuentemente, también se reducirá el nivel de histamina que produce nuestro cuerpo. El exceso de histamina -una molécula vital presente en nuestras células y en muchos alimentos- desencadena síntomas como las alergias, migrañas, dolores crónicos, dolores menstruales, colon irritable, presión arterial baja … Es esencial para estas personas saber qué alimentos contienen histamina y qué no.

– ¿Existen determinados alimentos que todas las personas tendrían que reducir o eliminar de su dieta?

– Sí, diversos. Los cereales con gluten, los azúcares refinados y los lácteos derivados de la vaca son un ejemplo. Cuando comemos cereales integrales, que contienen gluten y otras proteínas perjudiciales para nuestra salud, a pesar de que no sufras alergia ni intolerancia al gluten (celiaquía), se ha comprobado que entre una y cuatro horas después se produce un aumento de las citocinas inflamatorias en nuestro organismo que inducen inflamación celular.

– La cosa está muy negra.

– Pero no hay que desesperar: mientras estamos vivos, nuestras células tienen la capacidad de regenerarse.

Bròquil per rebaixar la histaminaBajar la histamina

Las naranjas, la soja y sus derivados, los embutidos, el vino, el pescado azul, las espinacas, los tomates y los fermentados como el kéfir, el yogur, el chucrut o el té kombucha son algunos alimentos que provocan mayor liberación de histamina. Deberíamos de eliminarlos de nuestra dieta, hasta conseguir mejorar la capacidad de nuestro organismo para rechazarla. Después se podrán volver a introducir con la ayuda de un profesional especializado.

 

Aliments amb glutenAdiós al gluten

Reducir drásticamente el consumo de alimentos con gluten produce unos efectos directos en nuestro bienestar. «Te sientes más animado, te adelgazas y sientes menos ansiedad para comer dulces», dice Verdaguer. Como resultado de esta desinflamación disminuirán los dolores articulares, las migrañas y los dolores menstruales.

También es conveniente desterrar de nuestra dieta los azúcares refinados y la proteína animal (especialmente los lácteos derivados de la vaca), así como los productos que contengan conservantes, que suponen una gran carga para el hígado.

Transcripción de la entrevista publicada en el diario El Periódico 

 

¿Qué es la aromatasa?

Tanto los hombres como las mujeres fabricamos estrógenos a partir de una enzima denominada AROMATASA.

La aromatasa fabrica estrógenos a partir de hormonas masculinas:

La aromatasa se localiza especialmente en las células de grasa, también en el hígado, la piel, las glándulas suprarrenales, el cerebro, las mamas, los huesos, los ovarios, las células de Leydig de los testículos y en la placenta, pero especialmente en las células de grasa.

Consigue 4 deliciosas, sanas y coleccionables recetas creadas junto con  Pep Nogué por sólo 0.99€!

¡Cuanto más sobrepeso tengamos… más estrógenos!

Esta enzima puede tener una actividad acelerada por una predisposición genética con un polimorfismo del gen CYP 19A 1. Sospechamos de este problema que condiciona tener niveles de estrógenos elevados en las chicas que han tenido una pubertad muy precoz (antes de los 11 años).

También sabemos que los mismos estrógenos condicionan mayores niveles de una sustancia proinflamatoria llamada Pg E2 que provoca: cefaleas, inflamaciones y dolores crónicos… y, además, ¡las Pg E2 provocan mayor actividad de la aromatasa! Así pues, cuanto más actividad de la aromatasa, más estrógenos tendremos… y cuanto más estrógenos, más actividad de la aromatasa. Tenemos que salir de este círculo vicioso.

Hemos comprobado que cuando frenamos la aromatasa y perdemos peso se normalizan los niveles de estrógenos, reduciendo así el riesgo de sufrir patologías asociadas al predominio estrogénico. Por tan tenemos que hacer ejercicio físico regular para evitar el sobrepeso y así facilitar la salud hormonal.

Podemos frenar la actividad de la aromatasa con los siguientes alimentos:

Estos son los alimentos que tienes que eliminar o reducir:

Síntomas del exceso de estrógenos

 

MUJERES HOMBRES
Síndrome premenstrual Morenas (hemorroides)
Miomas Varices en los testículos (varicocele)
Endometriosis Infartos
Mamas fibroquísticas Crecimientos de mamas (ginecomastia)
Flujo vaginal Hipertrofia de próstata
Sangrados abundantes Cáncer de próstata o de colon
Cefaleas o migrañas
Ansiedad o depresión
Alergias
Cálculos en la vesícula biliar
Piel seca
Presión arterial baja
Frío
Contracturas musculares de repetición
Enfermedades autoinmunes
Colon irritable
Estreñimiento

Recomendamos ponerse en manos de un especialista en PNIE o en Medicina Integradora, en caso de no resolver el predominio estrogénico siguiendo, durante 3 meses, estos hábitos alimentarios.

Ir arriba

Bibliografía

El estreñimiento en el programa Els matins de TV3

Ayer, día 11 de febrero del 2015 estuve en Els matins de TV3 hablando sobre el estreñimiento y sobre los alimentos y la dieta que podemos seguir.

Estas son algunas de las frases destacadas:

Las judías azuki ayudan a fabricar ácidos en estómago.

Si llevamos muchos días sin ir al baño, la piel nos delatará: piel seca, eccemas…

Evitar el gluten es básico para aquellas personas que sufren inflamación en los intestinos.

¡El té kombucha es la bomba!

Vuelve a ver el corte del programa aquí:

Fertilidad femenina

Un artículo-consejo que escribí para Veritas, muy interesante:

El embarazo…, la magia de la naturaleza. ¿Por qué no puedo tener hijos? Muchas parejas en edad fértil han pasado de la ilusión a la angustia para conseguir lo más bonito del mundo: tener un hijo.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra fertilidad?

Hay tres aspectos conocidos que reducen la fertilidad y es importantísimo mantenerlos controlados:

Para un metabolismo correcto de la homocisteína, necesitamos evitar o reducir el consumo de café̀ y mantener niveles adecuados de ácido fólico, vitamina B12, vitamina B6 y betaína. Por lo tanto, recomendamos los alimentos ricos en:

La mejora de estos hábitos alimentarios es una herramienta muy poderosa para recuperar la fertilidad.

¡Mucha suerte!

El gluten y la intolerancia

El gluten es el responsable de la elasticidad de la masa del pan, lo que permite, junto con la fermentación que el pan obtenga volumen, consistencia elástica y esponjosidad.

Este es un grupo de proteínas insolubles en agua que se encuentran en el trigo, la cebada, la avena, el centeno o cualquiera de sus variedades cómo la espelta, la escanda, el kamut, y también en el cuscús y el bulgur.

El 90 % del gluten está formado por una poteína llamada Glutelina y otras prolaminas (proteínas ricas en prolina y glutamina) llamadas Gliadina del trigo, hordeína del cebada, o secalina del centeno.

Las prolaminas son las desencadenantes de la reacción inmunológica de la enfermedad Celíaca. Enfermedad intestinal, caracterizada por la mala absorción del gluten, el cual al entrar en contacto con el intestino produce una reacción inflamatoria en este y lo acaba dañando. Las personas que tienen esta enfermedad presentan una mala ́ absorción de los nutrientes, en especial de las vitaminas D y K y del hierro…

El hecho de que unas personas sean intolerantes y otras no viene dado, en gran parte, por la manipulación del trigo por parte del hombre, hibridaciones, cambios de terreno, clima y manipulación genética a lo largo de los años. Las proteínas de estos cereales han sufrido muchos cambios, lo cual ha provocado que las enzimas de los humanos no se hayan adaptado.

Alimentos con gluten

Cereales

  1. Trigo / cuscús / bulgur
  2. Centeno
  3. Cebada
  4. Avena
  5. Kamut
  6. Espelta

Otros

  1. Productos de bollería (galletas, pasteles…)
  2. Pastas de trigo (fideos, macarrones, tallarines….)
  3. Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales (cerveza, algunos licores)
  4. Bebidas malteadas (proceso aplicado a los granos de cereal)

Se recomienda mirar las etiquetas para descartar almidones modificados:

E-1404, E-1412, E-1414, E-1422, E-1442, E-1410, E-1413, E-1413, E-1420, E-1440, E-1450

Alimentos que pueden contener gluten

  1. Charcutería en general: Mortadela, salchichas, empanadas de jamón o carne, patés….
  2. Margarina
  3. Yogures de sabores y con trocitos de fruta
  4. Quesos fundidos
  5. Conservas de carnes y pescado con diferentes salsas
  6. Golosinas
  7. Sucedáneos de café̀ y otras bebidas de máquina
  8. Frutos secos, fritos y tostados con sal
  9. Helados y sucedáneos de chocolate

Alimentos sin gluten

  1. Leche y derivados lácteos (queso, mantequilla, requesones, nata)
  2. Carne, pescado y marisco fresco.
  3. Huevos
  4. Frutas, verduras, hortalizas y legumbres (judías, guisantes, lentejas, soja)
  5. Arroz, maíz y tapioca (harina y almidones), quinoa, amaranto, mijo, alforfón, sorgo, teff
  6. Azúcar, miel
  7. Aceite
  8. Especies y colorantes naturales o en grano, sin moler
  9. Café y té natural (no instantáneos), manzanilla, poleo, hierba luisa

NOTA:Se sobreentiende que todos estos alimentos están permitidos en su estado natural, pero no en conserva. Con ellos se pueden cocinar, preparar salsas, combinar entre sí, etc….

Imagen extraída de: CSIRO

 

Recopilación de artículos interesantes en etselquemenges.cat

Son muchos los artículos que hemos escrito a lo largo del tiempo. Aquí dejamos una recopilación de algunos artículos en los que de alguna manera he colaborado, participado o escrito. Todos son de ETS EL QUE MENGES , tocan temas muy variados y son todos muy interesantes:

Fotografía de Wikipedia

¿Cuando puedo darle gluten a mi hijo?

El consumo precoz de gluten durante los primeros meses de vida condiciona el desarrollo de la celiaquia. También influye la cantidad de gluten que  ingiere el pequeño. La mejor opción es incorporar el gluten de manera escalonada a partir de los 4 meses, mientras el niño todavía toma el pecho.

El gluten es la proteína del trigo (gliadina que ofrece viscosidad y glutenina que da elasticidad), de la avena (hordeïna) o del centeno (secalina). Todas son proteínas muy ricas en prolina y glutamina, y por eso se denominan prolamines.

El gluten está presente en el pan, la pasta italiana, la bollería, los rebozados, las pizzas, las galletas, la alimentación infantil de continuación, los embutidos, las salsas, etc.

Muchos padres se preguntan cuando es el mejor momento para introducir en la alimentación de su hijo las fórmulas infantiles de continuación basadas en harinas. El momento ideal es a partir de los 4-6 meses de vida, cuando se irán introduciendo pequeñas cantidades de gluten de manera progresiva hasta los nuevo meses, momento en que ya se le puede ofrecer con libertad total.

Se tiene que combinar la introducción con la lactancia materna

Durante todo el proceso se tiene que mantener la lactancia materna, que es un factor indispensable para conseguir la tolerancia oral. Así lo recomiendan la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la ESPGHAN (European Societies for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition). Las dos organizaciones aconsejan dar el pecho mientras se introduce el gluten en las fórmulas infantiles, harinas, bastones, galletas… para modular el sistema inmunitario y prevenir una reacción autoinmune.

De hecho, ahora sabemos que la tradicional creencia que “basta con dar el pecho durante seis meses” es mentira y ha pasado a la historia, puesto que son necesarios más meses de lactancia materna para ayudar a prevenir ciertas enfermedades en la edad adulta, como la diabetes, la depresión, las alteraciones tiroideas o la obesidad.

¿Qué puede pasar sí…?

En relación con la introducción del gluten en la dieta de los niños, estudios recientes han demostrado que es muy importante hacerlo en el momento adecuado

para evitar consecuencias negativas.

Ya somos grandes: ¿y ahora qué?

Si no se tomó lactancia materna y en la edad adulta se tiene fatiga, fibromiàlgia, ansiedad, depresión crónica, estreñimiento, diarreas o, en el caso de las mujeres, dolores menstruales, es posible que todo esté originado por un solo problema: la intolerancia al gluten. En este caso, hay que ponerse en manos de un profesional cualificado que hará un análisis de sangre para valorar la predisposición genética y los anticuerpos relacionados con intolerancia al gluten.

Quan puc donar gluten als meus fills ?

Silvia Abril, Actriz

“A pesar de cuidarme, me estaba intoxicando sin saberlo”

El fisioterapeuta Xevi Verdaguer, a quién entrevistamos la semana pasada, ha cambiado la vida de muchos pacientes, como por ejemplo la de la actriz Silvia Abril y también la de su pareja. Tal como os avanzábamos en aquella entrevista, hemos hablado con Silvia de las consecuencias que ha tenido en su vida haber cambiado la alimentación.

¿Xevi te tiene el corazón robado, eh?

… Él habla del cerebro grande y del cerebro pequeño. ¿Te lo ha explicado? El cerebro grande es la cabeza; y el pequeño, el estómago, o a la inversa, y están totalmente relacionados. Con él he aprendido que, con la alimentación, puedes solucionar problemas incluso de carácter, y esto es impresionante. Me ha enseñado la relación que hay entre el estado del estómago y el bienestar en todos los campos: de la salud física y de la salud emocional.

¿Cómo y por qué llegaste a la consulta de Xevi?

Por una amiga que él había curado. Andreu y yo hacía tiempo que queríamos ser padres y no había maneras. Visitamos diferentes especialistas, nos hicieron múltiples pruebas, y aparentemente todo estaba bien.

Y quizás pensabais en el estrés, en la edad…

Yo tengo 41 años, pero esto no tiene por qué ser un problema definitivo. Todo suma, no obstante hay muchas mujeres que sí quedan embarazadas con mi edad. Él me ayudó a poner la maquinaria en orden. Había una disfunción, que yo no había detectado nunca, que era la intolerancia al gluten, y demostró que el hecho de ingerir gluten durante tantos años me había afectado el sistema reproductivo, y yo no lo sabía ni tenía ningún síntoma.

¿Dejaste el gluten y te quedaste embarazada?

¡En un mes!

¡Qué fuerte!

Sí, increíble. Después supe que a otras mujeres también les había funcionado.

La relación entre el gluten y los problemas de fertilidad

Hay pacientes que sólo con desintoxicar los riñones, el hígado, el intestino y el sistema linfático han quedado embarazadas. Otras, como Silvia, han comprobado que el gluten no les va bien.

El sistema inmunitario no está orientado a hacer crecer una vida nueva cuando tiene que regular una inflamación intestinal o las alteraciones genéticas que esta comporta. ¡Tiene otro trabajo!

Se ha demostrado que la sensibilidad al gluten, aunque no se tengan los anticuerpos, es origen de enfermedades autoinmunes, alteraciones del sistema nervioso o de valores bioquímicos como anemia, falta de ácido fólico o hipertransaminasas en pacientes sin sintomatología intestinal. La ovulación normal y la fertilidad también lo son.

¿Y no tenías ningún síntoma de intolerancia al gluten?

Bueno, a posteriori, hemos visto que tengo vitiligo, que son estas manchas blancas en la piel, despigmentación, que podría ser una consecuencia de la intolerancia al gluten.

¿Te hiciste la prueba genética?

Sí, y tengo toda la predisposición genética a ser celiaca. Hay una analítica rutinaria que muy a menudo sale negativa, pero que no es del todo fiable. Tienes que mirar los genes –el DQ2 y el DQ8–, y ver si tienes predisposición genética, porque quizás no has desarrollado la celiaquía, pero puedes acabar haciéndolo. Los cambios genéticos en los humanos se producen cada miles de millones de años y el hombre que empezó a ingerir gluten no estaba preparado para ingerir y tolerarlo bien, y todavía no se ha producido el cambio. Si la población general se pusiera a hacer analíticas más profundas y más serias, veríamos que afecta a mucha gente. Tengo un sobrino que es muy irritable, nada le está bien y no va al lavabo. Esto está totalmente relacionado. Todas estas toxinas pasan a la sangre, y todo esto ensucia el organismo, el cerebro, irrita las terminaciones nerviosas, te hace irascible. El hecho que seamos lo que comemos –eresloquecomes!– es una verdad como un templo de grande.

¿Qué más has hecho, además de eliminar el gluten?

Hice una depuración del hígado durante siete días.

¿La del zumo de manzana?

¡Sí!

¿Te notaste diferente después?

Sí. De energía muy diferente.

¿Qué más has hecho?

He cambiado la alimentación y estoy empezando a notar pequeños cambios. Resuelves inercias con las cuales has convivido toda la vida, energéticamente te vas encontrando diferente. Te das cuenta que pasamos de puntillas por la vida, que estamos muy desconectados… ¡Ah! Al principio de cambiar la alimentación, para que veamos que no es inocuo, tuve mucho dolor de cabeza, ¿eh?, y a mi madre también le ha pasado…

¿Tu madre también ha pasado por la consulta de Xevi?

¡Sí! Mi madre arrastraba un dolor lumbar desde hacía muchos años, concretamente veinticinco. Hace dos meses que hace dieta, y ahora se sienta y se agacha sin dolor, va a la playa, se estira ¡y no tiene dolor! El dolor crónico en la zona lumbar ha desaparecido. Y es que el dolor que aparentemente es muscular no es más que un aviso de que hay un órgano vital afectado. ¡No me lo podía creer! El problema de mi madre no era lumbar. Estamos acostumbrados a que, cuando tenemos un dolor, nos tomamos una o varias pastillas para calmarlo: no buscamos el origen. La medicina tradicional busca el remedio, pero no el origen del dolor. En la visita Xevi le preguntó: “¿Después de dormir toda la noche, cómo te sientes al levantarte?”. Y ella le contestó: “Con el mismo dolor”. Era lógico, entonces, que su dolor no podía tener un origen lumbar, porque cuando dormimos el músculo se relaja y, por lo tanto, al levantarse debería sentirse mejor. El origen del problema era un mal funcionamiento de los riñones: estaban intoxicados.

¿Tú siempre te has cuidado, verdad?

Sí. Siempre me ha interesado el mundo de la alimentación. He asistido a cursos de cocina vegetariana y me cuidaba pero, fíjate, ¡comía cereales integrales con gluten! O también, solía tomar un té con leche de soja al levantarme, y ahora sabemos que la soja no es tan recomendable… A pesar de cuidarme, me estaba intoxicando sin saberlo.

¿Qué más comes?

Tostadas de pan sin gluten, jamón ibérico… Bien, ahora no porque estoy embarazada, y no me dejan. No me gusta el café y he reducido el té. Ahora he entrado en el mundo de las infusiones, a pesar de que también se tiene que controlar.

Ah, ¿sí?

Esto me lo decía un homeópata. Son hierbas medicinales y funcionan cuando hay síntomas. Si no tienes dolor de estómago o no estás nervioso, no hay que tomar cada día una manzanilla o una tila.

Ahora vas muy a menudo a Madrid para los rodajes Lo que me espera. ¿Cuándo no estás en casa, cómo te organizas?

¡Uy! Tienes que aprender a ser muy organizado, sobre todo cuando tienes que comer sin gluten. Esta noche, por ejemplo, no hemos dormido en casa y, cuando me he levantado, no tenía las cositas que ahora suelo comer en el desayuno. Solución: he comido dos cortes de sandía, que me encanta y ¡ya está! Además, ahora hay muchos más lugares que ofrecen menús sin gluten y, si no, hay muchas alternativas: arroz, verdura, ensaladas.

¿Qué más sueles comer?

Más pescado que carne. No soy vegetariana, pero como muchos cereales, quinoa cocinada con verdura, me gusta mucho el tofu y siempre traigo frutos secos en el bolso! ¡Mira! almendras naturales, naturales, ¿eh? Sin tostar.

Y las manchas en la piel, ¿se han aclarado un poco?

No. Me han dicho que tardan bastantes meses en desaparecer y puede ser que no desaparezcan nunca.

*Advertimos a los lectores que es importante hacer analíticas personalizadas. El hecho de eliminar el gluten de la dieta no asegura el embarazo. Se tiene que mirar caso por caso.

Fotografía: Xevi Garnica – extraída de etselquemenges