Si quieres tener hijos, deberías comer huevos

La falta de vitamina D está relacionada con problemas de fertilidad, asegura el psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer, que añade que la vitamina D también es básica para el buen ciclo menstrual, para eliminar el acné y para reforzar el calcio de los huesos.

En la práctica, esto quiere decir que una pareja que desee tener una criatura, la mujer , sobre todo, tiene que hacer una alimentación basada en yemas de huevo, pescado azul, quesos de oveja y de cabra, setas shiitake, canela y mantequilla ghee (clarificada de vaca), que son fuentes alimentarias de vitamina D. Una propuesta, por ejemplo, puede ser combinar queso de cabra con paté de setas shiitake, y comerlo como reforzante.

La vitamina D también es fabricada por la piel gracias a los rayos del sol. “En nuestra latitud, basta con tomar el sol 20 o 30 minutos en verano para fabricar 20.000 unidades diarias de vitamina D, algo que es impensable conseguir con la alimentación”. Por eso es tan recomendable tomar algo en una terraza o salir a caminar, porque es la manera de obtener vitamina D gratuitamente.

Así pues, una pareja que desee tener una criatura se tiene que asegurar que tiene bien la vitamina D. “Especialmente la mujer, porque la progesterona, que es la hormona que tiene que mantener el útero para que viva el niño, necesita buenos niveles de vitamina D (y zinc).. Podremos sospechar de carencia de progesterona cuando una mujer tiene un ciclo menstrual corto, de 21 o 22 días, y que menstrua de manera abundante. Entonces tendrá que analizar y ver qué puede hacer para aumentar la progesterona, y uno de los mejores aliados es la vitamina D”, dice Verdaguer. La manera científica de comprobarlo es un análisis de sangre el día 22 del ciclo menstrual (5-6 días antes de bajar la menstruación), cuando los niveles de progesterona tendrían que ser los más altos del mes.

El rovell d'ou cuinat per Jordi Cruz al restaurant Angle

La yema de huevo cocinada por Jordi Cruz en el restaurante Angle

En el nuevo restaurante Angle de Barcelona, el cocinero Jordi Cruz prepara uno de los platos que el psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer recomienda como fuente de vitamina D, la yema de huevo. Jordi Cruz me explica que antes de cocinarlo “lo cura con agua de mar”, y después lo cuece con aceite de oliva, que no sobrepase los 62º de temperatura. De este modo se consigue una textura cremosa.

La yema de huevo nunca subirá el colesterol, que es lo que normalmente pensamos”, remacha Xevi Verdaguer. Todo el contrario. “Gracias al colesterol, nosotros fabricamos vitamina D, hormonas sexuales, cortisol y bilis”. Si alguien viene con el colesterol bajo, mal. “Si alguien me viene con el colesterol bajo, le pregunto ¿qué hace para tenerlo tan bajo? Y la bilis, y la vitamina D, ¿cómo hace entonces para obtener la necesaria?”

Todavía más. La yema de huevo es muy rica en B12, colina (fabricante de fosfatidilcolina) e inositol, indispensables los tres para la salud reproductiva y emocional. En este punto, interviene de nuevo el cocinero Jordi Cruz: “La yema del huevo debe ser malo si fríes el huevo con un aceite de mala calidad y lo acompañas con muchas patatas fritas. Si lo comes crudo seguramente tampoco será tan bueno como cuando lo cocinas bien”.

Finalmente, el psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer relaciona la fertilidad con el gluten. “Las mujeres que son intolerantes al gluten o tienen una predisposición genética, tienen menos posibilidades de quedar embarazadas”.

Dicho con otras palabras, hay gente a quien le dicen que no es celiaca, pero sí que tiene unos niveles importantes de intolerancia, es decir, sí que presentan el gen que genera anemia, dermatitis, psoriasis, problemas digestivos, diabetes, hipotiroidismo, problemas de fatiga, problemas de defensas (IgA) bajas y también infertilidad. Este gen, técnicamente implica el sistema HLA del gluten, que es el DQ2, DQ7 y DQ8. También se puede valorar mediante un análisis de sangre que determine la presencia del HLA DQ2 y DQ8.

Las personas que sus heces son pastosas, que tienen fatiga, dolor crónico, dolor de cabeza, anemias, depresión o infertilidad (no hay que tenerlos todos a la vez) pueden relacionarlo con el gluten. Las heces correctas tienen que ser alargadas y ligadas, tienen que hundirse dentro de la taza del lavabo, no deben flotar.

En la práctica, quiere decir que estas personas tienen que estar alertas con el trigo que se utiliza para hacer el pan, que es el más modificado, y también con los otros alimentos con gluten.

Así pues, para concluir, la sentencia que asegura que todo el mundo tiene que comer de todo y muy variado “no es cierta”, porque dime tu dolencia, que te diré qué tienes que comer y qué no.

– Ver más en: https://www.etselquemenges.cat/repte/si-vols-tenir-fills-menja-ous-22758/#sthash.ILzpxhDg.dpuf

Comparte este artículo con los tuyos!