Alimentos desintoxicantes

Ahora que nos acercamos al cambio de estación es el momento de superar los excesos alimentarios propios del verano y las vacaciones. El hígado y los riñones son los órganos más perjudicados por una dieta desequilibrada. Agua, verduras y frutas los ayudarán a restablecerse.

El otoño es a tocar y, con el cambio de estación, llegan también los propósitos de seguir unos hábitos más saludables. El ejercicio físico, el autocontrol para mantener el estrés a raya y una dieta más saludable son algunos de los puntos incluidos en la lista mental que muchas personas se hacen después del verano. Una dieta correcta es esencial para controlar el peso. Pero también para sentirnos en forma y, si es el caso, ayudar el organismo a recuperarse de los excesos de los meses precedentes.

Los riñones y el hígado son los órganos más afectados por una dieta pobre en frutas y verduras y abundante en azúcares, alcohol o harina blanca (¿quizás os viene a la memoria un exceso de cervezas, refrescos y pizzas?) El cuerpo nos ofrece señales de alarma para avisarnos que algo no acaba de funcionar. El psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer nos ayuda a identificarlos.

Digestión lenta

«Si nos han salido eccemas, tenemos caspa o descamación en los cabellos, dolor de cabeza, la lengua blanca-amarillenta o hacemos una digestión lenta, nuestro hígado no ha eliminado bien los tóxicos de la alimentación ingerida en verano», explica Verdaguer.

Otros indicios que pueden indicar algún problema hepático son las contracturas o calambres en el lado derecho del cuerpo, marcas grises bajo los ojos o rayas blancas verticales en las uñas de las manos (si las marcas son horizontales, indican carencia de zinc o calcio). Verdaguer aclara que para relacionar estos síntomas con el hígado hay que presentar como mínimo dos de manera simultánea.

A su vez, un riñón que no funciona correctamente también avisa. El repertorio de indicios es extenso: retención de líquidos, barriga hinchada, presión arterial alta, dolores en las lumbares y en los talones que mejoran cuando nos levantamos pero que empeoran cuando estamos sentados, cansancio sin causa aparente, calambres frecuentes…

Una dieta bien planificada, con alimentos que ayudan a desintoxicar el organismo, nos ayudarán a pasar página y empezar una temporada nueva. La recomendación es válida sólo para aquellas personas que tienen motivos para vincular los síntomas con los excesos a mesa. Si no hay razones para hacer esta asociación, hay que ponerse en manos de un especialista para que sugiera los pasos a seguir. Para las personas sanas que necesiten hacer una limpieza, hemos pedido a Xevi Verdaguer que nos recomiende un menú desintoxicante. La consigna es clara: hay que beber mucha agua, preferentemente entre las comidas, y olvidarse de los refrescos y el alcohol. Y tenemos que dar prioridad a las frutas y las verduras. El sentido común será nuestro mejor aliado.

Fotografía de Wikipedia, bajo licencia CC: aquí

Artículo publicado a: www.ara.cat

Aliments desintoxicants

Comparte este artículo con los tuyos!