Los hombres… ¿tienen exceso de hormonas femeninas?

Es habitual relacionar los estrógenos con el sexo femenino, puesto que se trata de una hormona básicamente femenina, pero hay muchos hombres y chicos que tienen en exceso. Ahora bien, se trata de un problema que se puede solucionar si se siguen unos hábitos de vida y de alimentación concretos.

Normalmente los hombres tienen pocos estrógenos, y su exceso los predispone a ser menos fértiles (producir menos espermatozoides) y a sufrir determinados tipos de cáncer. Los síntomas que delatan este exceso son los siguientes:

  • Aumento de las mamas, conocido como ginecomastia.
  • Accidentes cerebrovasculares o enfermedades cardíacas.
  • Mala circulación. ¿Quizás habíais pensado que tener hemorroides es un tema de mala suerte?
  • Varicocele. ¿Tenéis alguna varice en los testículos?
  • Hipertrofia de próstata, colon irritable.
  • Cáncer de próstata, cáncer de mama.
  • Artritis reumática o dolores articulares crónicos.
  • Hipotiroidismo. ¿Tenéis sobrepeso y os cuesta adelgazar?
  • Menos libido, infertilidad.
  • Cefaleas y dolor en la articulación de la mandíbula (ATM).
  • Enfermedades autoinmunes, como el lupus o la esclerodermia.
  • Sobrepeso, obesidad, depresión, ansiedad.
  • Bilis más espesa. ¿Creéis que es casualidad que la gran mayoría de las personas con cáncer de colon o de próstata también tengan piedras en la vesícula biliar?

El origen de la cuestión

Los hombres producen estrógenos a partir de la conversión de las hormonas masculinas (androstenediona, testosterona), una función que hace una enzima llamada aromatasa. Esta enzima la encontramos especialmente en las células de grasa, por tanto, cuanto más grasa, más aromatasa, y, consecuentemente, más cantidad de estrógenos fabricados a partir de la testosterona y la androstenediona.

El peligro del sobrepeso

El sobrepeso, cuando hay un exceso de estrógenos, es un desastre, puesto que hay muchísimos hombres sedentarios y con grasa acumulada en los pechos que tendrán un susto tarde o temprano. Se ha comprobado que cuando se frena la aromatasa y se pierde peso se normalizan los niveles de estrógenos, por lo cual se reducen las inflamaciones y todos los problemas provocados por el exceso de estrógenos.

Así que perder peso es muy importante, porque si la aromatasa está en las células de grasa, adelgazar permitirá reducir la aromatasa y, como resultado habrá menos conversión de hormonas masculinas en estrógenos.

Hábitos de vida recomendados

Con el objetivo de reducir los estrógenos se recomiendan los siguientes hábitos de estilo de vida y alimentación.

  • No exponerse a los xenoestrógenos. Los tóxicos ambientales con función hormonal o los también llamados disruptores endocrinos son: los parabenos (cremas de cuerpo, champú, maquillaje, pasta dental…), el BPA (envases de plástico), el PFOA (teflón de las sartenes antiadherentes, plástico de dentro de las bolsas de palomitas que se calientan al microondas), los pesticidas y los herbicidas.
  • Vida tranquila. Es importante evitar las situaciones de estrés mantenido.
  • Evitar los fitoestrógenos. El hecho de comer más de cinco raciones de soja a la semana no nos protege hormonalmente.
  • Alimentos prohibidos. Se tiene que rechazar la carne, los lácteos y los derivados de animales criados con hormonas, además del café y el alcohol, que hacen aumentar los estrógenos.
  • Alimentos que ayudan a frenar la aromatasa. Regaliz, champiñones, coriolus, lino, sésamo, pasiflora, canela, té verde, cítricos, frutas del bosque, granada, perejil, apio, espárragos, avellanas, pistachos y piñones.
  • Comer más crucíferas. Col, brócoli, berro, rúcula, nabos, chirivía, mostaza, rábanos… Tenéis que tomar al menos una ración tres veces por semana.

Fotografía de la Wikipedia.

Comparte este artículo con los tuyos!

Deja un comentario

quince − 4 =