¿Cómo resuelves las inflamaciones? (Parte 1)

Tras una infección o una lesión en cualquier tejido de nuestro cuerpo siempre tenemos una inflamación aguda inicial y una posterior resolución de la inflamación.

Ya… pero hay personas que tienen dolor crónico e inflamaciones crónicas, ¿Verdad? ¿Te has preguntado por qué tienes que tomarte antiinflamatorios?

Durante los últimos 40 años las investigaciones para reducir las inflamaciones de múltiples enfermedades se han dirigido en buscar medicamentos para reducir la inflamación inicial y evitar la cronificación de estas inflamaciones. Y ahora ya tenemos antiinflamatorios eficaces que reducen la inflamación inicial que nos ayudan a no sufrir tanto, pero que no resuelven la inflamación cuando los dejas de tomar.

Es posible que incluso te parezca normal, tener tus antiinflamatorios preferidos en el botiquín de casa, porqué sabes que algún día los tomarás. Si no resuelves la inflamación y solo te preocupas de reducirla, ya formas parte del juego. No te recomiendo depender ni de antiinflamatorios naturales ni químicos

Actualmente, los estudios más recientes van en otra dirección, nos dan luz para comprender cómo actúa el sistema inmune y sistema nervioso para resolver las inflamaciones y limitar el daño del tejido. La respuesta de resolución de la normal inflamación empieza cuando se produce el cambio de citoquinas pro inflamatorias a antiinflamarorias. Las inflamaciones crónicas como la arteriosclerosis, depresión, diabetes, Alzheimer, artritis, inflamaciones intestinales, tiroiditis… ¿Son un fracaso de esta respuesta de reparación celular antiinflamatorios cada mes?

Realmente, todos podemos tener una inflamación aguda en cualquier momento de nuestra vida, pero, ¿Por qué hay personas que esa inflamación después no le desaparece definitivamente? Tenemos que ser conscientes que las inflamaciones crónicas no deberían de existir si todo funcionara bien. Tu no naciste predestinado a tener dolor crónico ni a padecer ninguna enfermedad autoinmune. Piénsalo.

Entonces, hoy te explicaré qué podemos hacer para resolver las inflamaciones y el dolor crónico definitivamente.

Una alimentación específica, asociada a posibles suplementos dietéticos naturales puede alejarte de las inflamaciones que antes creíste que eran crónicas.

Las Claves a tener en cuenta para resolver los dolores crónicos

El peso corporal normal (el BMI normal es entre18,5 y 25kg/m2  ) ayuda positivamente en el manejo del dolor y las inflamaciones crónicas. Las personas con sobrepeso (<25kg/m2 ) u obesidad (<30kg/m2 ) tienen niveles más elevados de la hormona leptina y una mayor cantidad de citoquinas pro-inflamatorias fabricadas por los macrófagos que son atraídos alrededor de los adipocitos (células de grasa). La buena noticia es que si pierdes masa grasa y te mantienes en tu peso normal el tono inflamatorio de tu sistema inmune también mejora enseguida (se reduce la leptina hasta valores normales de 3-10  y se reducen la citoquinas pro-inflamatorias).

Inflamaciones como la gingivitis-periodontitis de la boca, un intestino con una microbiota intestinal desequilibrada, una infección vírica, bacteriana o parasitaria, etc.

Estrés oxidativo. Por exposición a tóxicos i falta de antioxidantes, por ejemplo.

Factores psicosociales. El estrés crónico, por ejemplo.

Factores biomecánicos. Los micro traumas y la contracción constante de un músculo puede activar sus tigger points.

Inflamaciones neurales. Por una endodoncia infectada, por ejemplo. Si te mataron un nervio de una muela y tienes dolores o inflamaciones crónicas, revisa que no tengas un foco infeccioso en la cavidad del nervio que te mataron. El odontólogo te puede resolver este calvario.

Pirámide alimentaria para reducir el dolor crónico

En la parte ancha, la de abajo, está lo indispensable y más importante. En la punta de la pirámide está lo menos saludable.

Pirámide alimentaria

¿Dónde están situados los lácteos como el queso? Entre los cereales, solo se contempla ingerir los cereales integrales de bajo índice glucémico y en poca cantidad (P.e. arroz integral, basmati, doongara rice o copos de avena). 3 veces/día.

Fruta y verdura

¿Es importante la cantidad de fruta y verdura que tomamos? Si, debemos tomar 5 tomas/día.

El consumo de fruta y vegetales favorece que estos alimentos ricos en fibra fermenten en el colon y las bacterias produzcan butirato que reduce inflamaciones en la mucosa del colon (reduce el NFKappa-beta). El alto consumo de fruta y vegetales se relaciona con menor estrés oxidativo y menor inflamación en el cuerpo, así están inversamente correlacionados con parámetros indicadores de estrés oxidativo e inflamatorios como la PCR, Il-6, TNF-alfa.

Estos efectos positivos se deben a su contenido en:

  • Alta cantidad en fibra.
  • Micronutrientes como la vitamina C, E y B9.
  • Alta cantidad de fotoquímicos (carotenoids, phenolics, isoflavones and indoles)

Concretamente los flavonoides (cítricos, manzanas, frutas del bosque, hinojo, coliflor…) mantienen el sellado intercelular de las células del intestino (tight junction de los enterocitos) previniendo la entrada de tóxicos y contenido de la luz intestinal hacia la sangre, ayudando así a mantener el efecto de barrera intestinal.

Hidratos de carbono

¿Importa el tipo de hidratos de carbono que como cada día? Sí, mucho. Debemos tomar 3 tomas/día.

El consumo de hidratos de carbono con alto índice glicémico contribuye al estrés oxidativo y a la inflamación de bajo grado aumentando la actividad del NF-κB, tanto en el dolor agudo como en los dolores crónicos. Entonces estas tres tomas que recomendamos diarias puede variar mucho según si suben la glucosa rápidamente o no.

Cuando comemos alimentos que después de su digestión y absorción en el intestino elevan fuertemente la glucosa (alto índice glicémico), luego causan un aumento de óxido nítrico (NO) que se combina con súper óxido y forma la molécula pro-oxidante peroxinitrito. Esto ocurre dentro de tu cuerpo cada vez que comes un alimento que te aumenta la glucosa rápidamente, ya no lo puedes parar. No te recomiendo los cereales refinados. Es mejor no tenerlos en tu vida cotidiana.

Después de comer cereales refinados o alimentos ricos en almidón como la patata, o el arroz blanco, la glucosa sube rápidamente en sangre y ya no lo puedes parar … generarás inflamación y estrés oxidativo en tu cuerpo.

Si te preguntas, ¿Puedo comer pan, pasta, crepes, tortitas o cereales en el desayuno? Sí, solo si son cereales integrales porque estos no hacen subir la glucosa tan rápidamente, yo además te añadiría que los tomes en cantidades moderadas. Los cereales integrales son los que debes elegir para evitar picos de glucosa en sangre, y según las investigaciones del equipo de Farget, también ayudan a reducir las inflamaciones en tu cuerpo, reducir los radicales libres, el estrés oxidativo y a activar los enzimas antioxidantes.

Hemos visto que los alimentos con un menor índice glucémico (como los cereales integrales o el almidón resistente) son más efectivos para reducir las inflamaciones crónicas, reduciendo marcadores inflamatorios, concretamente la PCR analizada sangre, y en reducir el estrés oxidativo provocado especialmente por los picos de glucosa en sangre después de su ingesta.

Los cereales integrales son sanos no solamente por su contenido en fibra sino también por otros componentes bioactivos como los polifenoles, ácido fítico y lignanos, con propiedades antioxidantes e antiinflamatorias. Con la finalidad de reducir las inflamaciones “mis cereales elegidos” son los que tienen menor carga glicémica y menor índice glicémico:

  • Trigo sarraceno
  • Quínoa
  • Avena
  • Mijo
  • Amaranto
  • Arroz rojo.
  • Arroz basmati
  • Arroz integral

Tres tomas cada día. Míralos y elige entre ellos.

Y los alimentos ricos en almidón resistente también tienen un bajo índice glicémico, y son: plátano verde, avena, cereales enfriados en la nevera a 4ºC después de su cocción, legumbres enfriados en la nevera a 4ºC después de su cocción y patata o moniato (u otros tubérculos) enfriados en la nevera a 4ºC después de su cocción.

Legumbres

Ricas en fibra insoluble, en polifenoles y también en almidón resistente cuando se consumen el día siguiente tras enfriarlas en la nevera, mira que bien. Independientemente del peso corporal, en revisiones sistemáticas, se ha comprobado, con respecto al consumo de carne, que el consumo de legumbres como fuente de proteína mejora los marcadores inflamatorios (CRP, IL-6 y el TNF-α).

Las legumbres en general y la soja en particular son propuestas dietéticas muy ricas en genisteina, una isoflavona que reduce la expresión de la IL-1β, la enzima COX (cicloxigenasa) y el NO (óxido nítrico), es decir, reduce las inflamaciones y el estrés oxidativo. La genisteina y el equol (isoflavonas) de las legumbres activan el receptor de estrógenos beta (ER-beta) con efectos protectores y anti proliferativos. La soja es un legumbre que tiene un efecto antiinflamatorio al activar el receptor PPAR γ que reduce las citoquinas pro-inflamatorias producidas por el sistema inmune.

En contraste a los resultados obtenidos con el consumo de lácteos de origen animal, vemos que un suplemento que te ofrece 40gr/día de proteína de soja, ha demostrado reducir los síntomas de dolor a pacientes con osteoartritis.

Para reducir el dolor unos frenan el COX con ibuprofenos y otros lo hacen con el equol y la genisteina, es decir, comiendo yogures de soja, miso, temphe, salsa de soja, legumbres o humus regularmente. La fibra y el almidón resistente de las legumbres fermentaran en el colon produciendo gases y  SCFA en el colon, metabolitos bacterianos que mejoran nuestra salud intestinal, emocional, inmune y hormonal. No olvides que tus bacterias intestinales desean que las alimentes con los guisantes, lentejas, garbanzos, alubias, habas, azuquis o el altramuz por ejemplo. Recomendado: Cuatro veces por semana.

Frutos secos, semillas y sus aceites

Los frutos secos, las semillas y sus aceites han sido ampliamente estudiados para reducir inflamaciones y deben estar presentes cada día en nuestro plato. Poseen grasas sanas y no engordan. Entre los frutos secos destacamos a las nueces y a los pistachos.

Las nueces tienen una matriz tan rica en macro- y micronutrientes que las convierten en una elección muy apetecible para mejorar las inflamaciones y la función endotelial (circulatoria). Son muy ricas en ácidos grasos Omega-3 (ALA o ácido alfa linolenico), magnesio (Mg), arginina y antioxidantes.

Cuando aumentamos el consumo de nueces conseguimos reducir la producción de las citoquinas pro-inflamatorias IL-6, IL-1β y TNF-α (por su contenido en ALA), reducir la concentración sanguínea de la PCR y reducir el vascular cell adhesion molecule-1 (VCAM-1) (por su contenido en ALA, arginina y Mg).

Los pistachos son muy ricos en γ-tocopherol, vitamina K, fitosteroles, carotenoides, algunos minerales (Cu, Fe y Mg) y vitaminas del grupo B. Si los consumimos regularmente, los pistachos nos permiten reducir los niveles de las citoquinas pro-inflamatorias (Il-6, TNF-α) y de la PCR, nos ofrecen mejora antioxidante (mayores niveles de superoxide dismutase o SOD), mejora del estrés oxidativo (menores niveles de malondialdehido) y mejora en la vasodilatación vascular.

Así, las nueces y los pistachos parecen ser los mejores por su actividad anti-inflamatoria demostrada en pacientes con dolor crónico. Recomendado: 30g/día de aceite de nueces o aceite de pistachos.

Entre las semillas destacamos las semillas de lino, las de calabaza y las semillas de uva. Las semillas de lino son muy ricas en ALA, el ácido graso Omega-3 que nos reduce las inflamaciones al reducir la PCR. Recomendamos: 30g/día de semillas de lino.

Las semillas de calabaza (o pipas de calaba) son muy antiinflamatorias y antioxidantes al ser especialmente ricas en vitamina E (tocopherol). Cuando comemos pipas de calabaza conseguimos aumentar la actividad de nuestras enzimas antioxidantes superoxide dismutase (SOD) y glutathione peroxidase, y así reducimos los niveles de malondialdehido (marcador de peroxidación lipídica o lesión de las membranas de nuestras células). Cuando uno tiene artritis puede tomar medicamentos antiinflamatorios como la indometacina o tal vez optar por tomar aceite de calabaza cada día para mejorar las inflamaciones, ¿Qué te parece?

En estudios realizados en animales hemos visto que las semillas de  las uvas, sí esas pepitas que hay dentro de las uvas y algunas personas desechan al comerlas, tienen un efecto positivo reduciendo el dolor reduciendo la sensibilización periférica y central,  probablemente por la alta cantidad de proantocianidinas que poseen. A comer uvas! ¿No serás de las personas que compran las uvas sin pepitas, verdad?

De la carne roja, blanca, del pescado, los huevos, los lácteos, yogurt y quesos, los aceites vegetales, las especies, el vino, el alcohol, los dulces, … lo hablaremos en el próximo mes. También será importante conocer sus particularidades para reducir inflamaciones y los dolores crónicos.

Seguimos!

Bibliografía

Nutrition Research Reviews, page 1 of 21 doi:10.1017/S0954422417000270 © The Authors 2018 Food pyramid for subjects with chronic pain: foods and dietary constituents as anti-inflammatory and antioxidant agents. Mariangela Rondanelli, Milena Anna Faliva, Alessandra Miccono, Maurizio Naso, Mara Nichetti, Antonella Riva, Fabio Guerriero, Manuela De Gregori, Gabriella Peroni and Simone Perna.

Mild dehydration modifies the cerebrovascular response to the cold pressor test. Exp Physiol 101, 135–142 Perry BG, Bear TL, Lucas SJ, et al. (2016)

Dietary α-linolenic acid inhibits proinflammatory cytokine production by peripheral blood mononuclear cells in hypercholester-olemic subjects. Am J Clin Nutr 85, 385–391. Zhao G, Etherton TD, Martin KR, et al. (2007)

A preliminary study on how hypohydration affects pain perception. Psycho- physiology 53, 605–610. Bear T, Philipp M, Hill S, et al. (2016)

New hypotheses for the health-protective mechanisms of wholegrain cereals: what is beyond fibre? Fardet A (2010) Nutr Res Rev 23, 65–134.

A preliminary study on how hypohydration affects pain perception. Psycho- physiology 53, 605–610. Bear T, Philipp M, Hill S, et al. (2016)

AESAN (2007). Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición sobre Alergias Alimentarias. Revista del Comité Cientí co de la AESAN, 5, pp: 19-76. Disponible en: http://www.aesan.msps.es/AESAN/web/publicaciones_estudios/subdetalle/ revista_aesan_5.shtml [acceso: 10-9-10].

Effects of weight loss and long-term weight maintenance with diets varying in protein and glycaemic index on cardiovascular risk factors: the Diet, Obesity, and Genes (DiOGenes) study: a randomized, controlled trial. Circulation 124, 2829–2838. Gögebakan O, Kohl A, Osterhoff MA, et al. (2011).

Journal of Experimental Neuroscience. 2018. An Integrative Approach to Neuroinflammation in Psychiatric disorders and Neuropathic Pain. Diana I Lurie

Assessment of anti- inflammatory and antinociceptive activities of Olea europaea L. J Med Food 13, 352–356. Suntar IP, Akkol EK & Baykal T (2010)

Seaman DR (2002) The diet-induced proinflammatory state: a cause of chronic pain and other degenerative diseases? J Manipulative Physiol Ther 25, 168–179.

Mediterranean dietary patterns and cardiovascular health. Annu Rev Nutr 35, 425–449. Shen J, Wilmot KA, Ghasemzadeh N, et al. (2015)

Dietary pattern, inflammation and cognitive decline: The Whitehall II prospective cohort study. Clin Nutr 36, 506–512. Ozawa M, Shipley M, Kivimaki M, et al. (2017)

The impact of beef steak thermal processing on lipid oxidation and postprandial inflammation related responses. Food Chem 184, 57–64. Nuora A, Chiang VS, Milan AM, et al. (2015)

Comparte este artículo con los tuyos!

Deja un comentario

7 + diecisiete =

BLOG

El apoyo social. ¿Necesitas un abrazo?

Sentir apoyo social te ayuda a reducir el estrés, a tomar decisiones, a resolver problemas, a reducir la percepción de la importancia de una decisión o de un problema y eventualmente a desviar la atención de estos problemas.

Máster en PNIE

Máster en Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE), acreditado por SENMO https://www.youtube.com/watch?v=PNBU2eS1Tbc El Master en Psiconeuroinmunoendocrinología «Evidence Based» (PNIE), título propio de la Sociedad

Vivir con amigos difíciles: las cándidas

¿Cómo podemos saber si tenemos cándida? ¿Qué dieta debemos seguir para evitarlo? Te cuento como conocer los síntomas y las prevenciones de la cándida.

¿Cómo resuelves las inflamaciones? (Parte 2)

Para reducir las inflamaciones y los dolores crónicos es importante conocer las particularidades de la carne roja, de la carne blanca, del pescado, de los huevos, de los lácteos, ¿Dirías que la alimentación importa?

¿DÓNDE VISITAMOS?

INSTUTUT XEVI VERDAGUER OLOT
Av. Sant Jordi, 146
17800 OLOT (Girona)
 972 263 030
info@xeviverdaguer.com

INSTITUT XEVI VERDAGUER BCN
C/ Bruc, 151
08037 Barcelona
+34 626 71 47 70
933 95 99 40
reserva@institutxeviverdaguer.com
DUBTES:

coach@institutxeviverdaguer.com

MEDICINA MODERNA
Ctra. de Vic, 10
08241 Manresa
 938 752 550
info@medicinamoderna.eu

CENTRE SANITARI CAN MORA
Unitat de Medicina Bioreguladora
C/ Sant Jordi, 30-32 1r 5a
Sant Cugat del Vallès
 93 589 79 18
 626 48 00 22
integral@centrecanmora.com

INSTITUT XEVI VERDAGUER OLOT
Av. Sant Jordi, 146
17800 OLOT (Girona)
 972 263 030 
info@xeviverdaguer.com

INSTITUT XEVI VERDAGUER BCN
C/ Bruc, 151
08037 Barcelona
+34 626 71 47 70
933 95 99 40
reserva@institutxeviverdaguer.com
DUBTES:

coach@institutxeviverdaguer.com

MEDICINA MODERNA
Ctra. de Vic, 10
08241 Manresa
 938 752 550
info@medicinamoderna.eu

CENTRE SANITARI CAN MORA
Unitat de Medicina Bioreguladora
C/ Sant Jordi, 30-32 1r 5a
Sant Cugat del Vallès
 93 589 79 18
 626 48 00 22
integral@centrecanmora.com

© 2019 Xevi Verdaguer | Todos los derechos reservados ®